Cómo detectar si tu madera tiene carcoma

Virginia Martínez · 8 mayo, 2019
La carcoma o quera no es fácil de detectar, a pesar de que puede encontrarse en el interior de la madera durante años. En efecto, cuando al fin somos capaces de comprobar que existe, quizás se haya dañado ya seriamente la estructura.

La carcoma es uno de los principales enemigos de la madera. Además, puesto que los agujeros y túneles que crean las larvas no son perceptibles hasta que ya existen daños importantes, es necesario estar atentos para prevenir y detectarla cuanto antes. En este artículo, te contamos qué es la carcoma y cómo detectarla a tiempo.

La carcoma

La carcoma es el nombre que reciben las larvas de varias especies de coleópteros especialmente conocidos por roer, perforar y deteriorar la madera. En efecto, estas larvas son xilófagas, es decir, se alimentan de madera.

Por otra parte, además de carcoma, también es conocida con el nombre de «quera», puesto que el serrín o polvo que producen al perforar se denomina de este modo.

En cualquier caso, al alimentarse, van royendo y creando túneles y galerías en el interior de la madera, dañando seriamente su estructura. Por esta razón, es esencial estar atentos y tratar de prevenir su aparición.

¿Qué madera prefiere la carcoma?

Muebles de madera
Generalmente, la carcoma se asocia a la madera manipulada por el ser humano, ya que las temperaturas con más agradables y la presencia de humedad baja.

La carcoma es un insecto vinculado al ser humano, es decir, suele aparecer allí donde existen estructuras de madera construidas por el hombre, de modo que su presencia en la naturaleza es escasa.

En efecto, la carcoma prefiere maderas poco húmedas, en lugares lejos del frío y del calor excesivos y también del agua. Por esta razón, es realmente extraño encontrarla en árboles vivos o en bosques.

Así, es más probable que se de una plaga de carcoma:

  • En maderas de muebles o estructuras viejos.
  • Donde existe una temperatura de aproximadamente 20 – 24 ºC.
  • Por otra parte, las maderas más susceptibles y vulnerables son el haya, el arce y el castaño.

Te recomendamos leer: 6 remedios caseros para mantener los insectos lejos de casa

¿Cómo detectar la carcoma?

Las plagas de carcoma no son fácilmente detectables en las primeras etapas, puesto que los orificios que crean apenas llegan a los tres milímetros. No obstante, poco a poco el tamaño de los agujeros irá creciendo, llegando a los 10 milímetros.

Además, el ruido característico de los insectos al masticar es difícil de escuchar, casi imperceptible. Por eso, normalmente la plaga es detectable sólo cuando se observa serrín alrededor del mueble y los orificios característicos creados por los insectos son visibles. Por desgracia, cuando al fin podemos reconocerla, la carcoma está bastante extendida.

Las queras colonizan la madera y la deterioran cuando aún se encuentran en estado de larva. Van alimentándose de la madera durante años y, posteriormente, sufren un proceso de metamorfosis para convertirse en coleópteros capaces de volar. Cuando salen al exterior, viven muy pocos días: dejan sus huevos en otras maderas y después mueren.

¿Cómo saber si la plaga aún existe?

Madera con agujeros: carcoma
Tras una infestación por carcoma, aparecen agujeros y serrín próximos a la madera.

Según explicamos anterioremente, para detectar una plaga de carcoma, debemos tener en cuenta la existencia de:

  • Serrín o polvo de madera alrededor del mueble o estructura
  • Pequeños orificios.

No obstante, la existencia de estos indicios no significa que la carcoma aún se encuentre en el interior. En efecto, quizás ya no esté presente y se trate de una infestación antigua. Puesto que las larvas pueden vivir en la madera y alimentarse de ella durante años, cuando observamos el serrín y los orificios, debemos tener en cuenta:

  • El color del serrín. Si es blanco, seguramente la infestación es reciente y puede que aún existan larvas en el interior. Por el contrario, si es de color marrón, quizás se trate de una plaga que ya ha desaparecido.
  • El tamaño de los agujeros. Recordemos que la larva sufre un proceso de metamorfosis convirtiéndose en coleóptero que, posteriormente, saldrá al exterior. Por eso, si los agujeros son grandes, esto puede indicar que ya ha salido y que la plaga ya no se encuentra en la madera.
  • Sonido de las larvas royendo. Obviamente, si somos capaces de escuchar el sonido característico de estos insectos masticando la albura de la madera, estamos ante un indicio de que aún se encuentra en el interior de la madera.

Te recomendamos leer: Ideas para restaurar y reciclar tus muebles viejos

¿Cómo combatirla?

Existen varios métodos para eliminar la carcoma:

  • Congelación. Puesto que estas larvas no soportan el frío, los objetos infestados pueden almacenarse durante un tiempo en cámaras frigoríficas a fin de erradicarlas. No obstante, se trata de un método que debe ser aplicado por profesionales, puesto que el enfriamiento podría afectar a la madera.
  • Gas. Algunos restauradores utilizan cámaras herméticas y aplican gas.
  • Además, podemos encontrar otros métodos de erradicación profesionales como la aplicación de calor o anoxia (privación de oxígeno).
  • Tratamientos químicos. Se trata de la aplicación de geles e inyecciones de productos químicos específicos que eliminan la plaga en pocos días.

Por otra parte, existen también remedios caseros contra la carcoma que podrían ser efectivos:

  • En muebles u objetos no muy grandes, podemos aplicar el calor de un secador de mano a fin de evitar la humedad. Luego, podemos aplicar un insecticida específico contra la carcoma y envolverlo en plástico hasta que la plaga desaparezca.
  • Aplicar frío. No les gusta el calor, pero tampoco el frío. Por esta razón, una buena idea sería dejar el mueble en el exterior de la casa, si las temperaturas son bajas. De este modo, quizás desaparezca.

¿Cómo prevenirla?

Muebles de madera
Barnizar la madera es una de las técnicas más empleadas para prevenir la aparición de carcoma.

Para prevenir la aparición de la carcoma, podemos tener en cuenta los siguientes consejos:

  • Airear. Se trata de algo imprescindible. La acumulación de humedad en la madera la hace más blanda y, por tanto, más apeticible para la carcoma.
  • Barnizar. Aunque no es un remedio que asegure que la carcoma no vaya a penetrar, una buena capa de barniz es una barrera de seguridad contra esta plaga. De hecho, en el mercado existen barnices específicos para evitar la entrada de la carcoma.
  • Estar atentos. Nada mejor que prestar atención a nuestros muebles y estructuras de madera para poder detectar cuanto antes la presencia de las queras.

En cualquier caso, debemos estar siempre atentos. Como se ha explicado anteriormente, cuando somos capaces de detectar las huellas de la carcoma, quizás es ya demasiado tarde y la plaga haya producido serios daños a la estructura. Por esa razón, es mejor prevenir que curar y, si es el caso, contar la ayuda de profesionales.

  • Zahradník, J., 1990. Guía de los Coleópteros de España y de Europa. Omega, Barcelona
  • Hickin, N.E. (1963), The woodworm problem.
  • D. B. Pinniger, R.E. Child (19996), “Woodworm: A necessary case for tratment? New techniques for the detection and control of furniture beetle”, Proceedings of the Second International Conference on Urban Pests.