Cómo dormir bien: 6 rutinas para descansar lo adecuado

Tener una buena calidad de sueño es determinante para mantener una óptima productividad física y mental. Por suerte, hay algunas rutinas saludables que ayudan a dormir mejor cuando se presentan dificultades

Aunque muchos le restan importancia, dormir bien es uno de los hábitos imprescindibles para disfrutar una buena calidad de vida. Esta necesidad biológica de todos los seres vivos es determinante para los procesos físicos y mentales que inciden sobre la salud.

De hecho, se recomienda que todas las personas le dediquen entre 7 y 8 horas diarias sin interrupciones, ya que es el lapso propicio para descansar lo adecuado. Además, reducir este tiempo interfiere en funciones importantes, pues el organismo es incapaz de cumplirlas.

Como consecuencia, se pueden desarrollar dificultades metabólicas, somnolencia, pérdida de la concentración y otras reacciones que afectan las tareas cotidianas. Por lo tanto, es fundamental prestarle atención a los problemas de sueño y adoptar rutinas para lograr conciliarlo.

Las 6 mejores rutinas para descansar lo adecuado

El estilo de vida moderno, la tecnología y las ocupaciones laborales son algunos de los factores que influyen en el insomnio. Aunque se ha recomendado dormir bien para gozar de buena salud, muchos han reducido su periodo de descanso.

Lo más preocupante es que no se le ha prestado suficiente atención y algunos se han acostumbrado a dormir hasta solo la mitad del tiempo recomendado. Por consiguiente, han aumentado muchos desórdenes que disminuyen la productividad. ¿Cómo evitarlo?

1. Preparar una cena ligera

 

El consumo diario de una cena ligera es una de las claves para dormir bien y descansar lo adecuado. Si bien algunos lo ignoran, comer platos demasiado irritantes desencadena reflujo ácido y otras molestias digestivas que afectan el descanso.

Es muy importante hacer a un lado las fuentes de grasas saturadas y procesados, y optar por comidas ligeras basadas en vegetales frescos, cereales integrales y carnes magras. Además, también es fundamental comer, por lo menos, dos horas antes de ir a la cama.

2. Practicar yoga

El yoga es una de los métodos de relajación más efectivos para mejorar la calidad de sueño. Su práctica regular disminuye la sensación de cansancio muscular y los problemas emocionales que se asocian con el insomnio. ¿Qué otros beneficios aporta?

Adicionalmente, se trata de una disciplina con muchas ventajas para la salud, el peso y el estado mental. Debido a los efectos que produce, permite fortalecer los músculos, mejorar la circulación y disminuir el estrés y ansiedad.

3. Cuidar el ambiente de descanso

Habitación estilo campechano.

Para poder dormir bien es importante que el ambiente elegido para el descanso sea apropiado. Estar en un entorno con ruido de fondo, temperaturas irregulares o mucha iluminación no ayudará en ello. Por ende, es necesario preparar la habitación para que sea lo más cómoda posible.

Asimismo, hay que acabar con la costumbre de utilizar el cuarto para prolongar el trabajo o hacer actividades de ocio. Para que el cerebro no se confunda y asocie este lugar con la hora de dormir, todos estos deben quedarse por fuera.

4. Evitar las sustancias estimulantes

Las exigencias del estilo de vida actual hacen que muchos vean los productos estimulantes como la mejor vía para “energizar” el cuerpo. Aunque es cierto que muchos ayudan a paliar esos bajones, su consumo en exceso puede producir problemas de sueño y riesgos en la salud.

La función de este tipo de sustancias es aumentar la excitación del sistema nervioso para prolongar el estado de alerta. Por lo tanto, para dormir bien, es mejor evitar la ingesta de café, bebidas energéticas y otros estimulantes desde la media tarde.

5. Tomar una ducha caliente

tomar-ducha

Irónicamente, la sensación de cansancio que se produce por las agotadoras jornadas laborales son desencadenantes de insomnio o dificultades para dormir. Por eso, para relajar el cuerpo antes de ir a la cama, resulta ideal tomar una ducha con agua caliente.

Este tipo de temperatura tiene un ligero efecto terapéutico que ayuda a disminuir la tensión de los músculos y el estrés. Gracias a esto, impide que provoquen molestias al ir a la cama, induciendo al descanso.

6. Escuchar música relajante

Una de las mejores rutinas para descansar lo adecuado cuando hay problemas para dormir es escuchar sonidos relajantes, a volumen bajo. En la actualidad es muy fácil encontrar melodías que proporcionan calma a la mente para lograr conciliar el sueño con más facilidad.

¿No has podido dormir bien en las últimas noches? No dudes en incorporar estas sencillas rutinas en tu día a día. Aunque un mal dormir parece “inofensivo” al principio, con el paso del tiempo puede provocar problemas que son más difíciles de tratar.