Cómo educar a un niño altamente sensible

Un niño altamente sensible es un pequeño con una gran capacidad sensorial y de percepción. Sin embargo, este don puede exigir mayor atención en su crianza. A continuación te compartimos algunos consejos.

Educar a un niño altamente sensible conlleva tiempo y esfuerzo. ¿Por qué razón? La alta sensibilidad es un rasgo de la personalidad que poco se conoce en algunas partes del mundo. Sin embargo, entre el 15 y 30% de la población nacen con una mayor capacidad de percepción sensorial.

Tener alta sensibilidad no es considerado un trastorno o enfermedad, sino un conjunto de características que, si no se toman en cuenta, podrían ocasionar problemas en la vida y desarrollo del pequeño.

No obstante, antes de compartirte consejos sobre cómo educar a un pequeño con estas características, es necesario definir qué significa ser un NAS, es decir un niño altamente sensible.

¿Quiénes son los niños altamente sensibles?

El concepto de la “alta sensibilidad” fue un concepto desarrollado por la Dra. Elaine Aron en la década de los 90. De acuerdo con sus investigaciones, un niño con Sensibilidad de Procesamiento Sensorial presenta 4 comportamientos importantes, además de otras características, para ser clasificado como tal dentro de este grupo. A continuación describimos brevemente estas 4 consideraciones:

Profundidad de procesamiento

Este aspecto se refiere a la tendencia de evaluar constantemente pensamientos o experiencias anteriores para elaborar un análisis muy detallado antes de tomar cualquier decisión.

Gran empatía y reactividad emocional

Quizás es uno de los factores centrales de los niños y personas con alta sensibilidad, ya que presentan una gran intensidad emocional y capacidad para percibir y sentir el estado de ánimo de otras personas.

Te puede interesar: Cómo desarrollar la inteligencia emocional del niño

Perciben sutilezas

Los niños altamente sensibles son expertos en percibir detalles en los olores, sabores, texturas, detalles visuales, entre otros aspectos que no son evidentes para la gran mayoría de las personas.

A veces se sienten sobre estimulados

La saturación o sobre estimulación en los niños con alta sensibilidad se origina debido al exceso de información, sonidos, luces brillantes o por análisis intenso y profundo.

Actualmente, es posible encontrar distintos sitios confiables en la red para realizar el test de alta sensibilidad. Aunque los resultados no suelen ser definitivos, pueden ser de ayuda para realizar un diagnóstico temprano en tus pequeños.

Cómo educar a un niño altamente sensible

En resumen, un niño altamente sensible es distinto a los demás; sus capacidades para sentir y percibir están más desarrolladas a comparación con las de otros niños; suelen ser reflexivos, atentos, creativos, comprensivos, emocionales y a veces un tanto tímidos.

Ahora bien, considerando las características principales, ¿cómo puedes educar a un niño altamente sensible? No te pierdas los siguientes consejos.

Escuchar y expresar emociones

Es vital escuchar a un niño altamente sensible para comprenderlo y poder ayudarlo. Tal vez tu hijo o hija llegue a confesar sus temores o miedos y te parezcan poca cosa, sin embargo, para tu pequeño es importante, así que evita hacer comentarios del tipo “¡Tienes que ser más fuerte! o ¡No es para tanto!”. En vez de eso, es mejor hacerlo sentir seguro e impulsarlo a superar barreras.

Ayúdale a entender

En el caso de los pequeños con alta sensibilidad es preciso hacerles notar la importancia de la diversidad y que ser diferente no es malo, sino una gran oportunidad.

Ser distintos nos permite complementarnos los unos con los otros. Y para que esto suceda es muy importante el respeto, que es justamente una de las características inherentes en los niños altamente sensibles.

Ver también: Los niños aprenden a reír de sus padres

Acepta a tu pequeño

Probablemente este es el mejor consejo que un padre de un niño altamente sensible puede seguir. Saber que el pequeño ha llegado al mundo con una alta sensibilidad le permite a los padres respetar su forma de ser y evitar juicios inapropiados que pueden afectar su autoestima.

Sé comprensivo

Para un niño altamente sensible el descanso y la quietud son vitales, por ende debes ser comprensivo, a la hora de salir procura evitar los lugares agobiantes; por ejemplo, sitios en los que haya mucho ruido, multitudes de gente o demasiado movimiento; en su lugar, opta por el contacto con la naturaleza o bien lugares en donde puedas validar su carácter introvertido sin apoyar conductas asociales.

Potencia las habilidades del niño

Como hemos visto, los niños altamente sensibles poseen habilidades y capacidades diferentes. Por esa razón, es importante ayudarle a confiar en sus propios talentos.

Generalmente, suelen orientar sus habilidades hacia la música, la pintura, la lectura; cualquier actividad relacionada con la creatividad, las artes, los sentidos y los deportes. Asimismo, al pequeño le ayudará bastante saber que estás orgulloso de sus logros y que estarás allí, junto a él, para apoyarlo.

Conclusiones

Sin duda alguna, educar a un niño altamente sensible no es sencillo pues implica tiempo y esfuerzo. No obstante, para Karina Zegers de Beijl, especialista en el tema; los niños con estas características son extra-especiales al ser guardianes de la cultura, de los valores, de la naturaleza y de las artes mismas.

Por lo tanto, educar con amor, respeto y comprensión a un niño con alta sensibilidad es lo más recomendable; Sobre todo, porque la manera en que los eduquemos incidirá en su desarrollo y calidad de vida.