¿Cómo elegir la mejor temporada para la boda?

Al elegir la temporada para la boda deberemos tener en cuenta muchos aspectos, puesto que la organización varía sustancialmente de una celebración en primavera o verano a una en otoño o invierno.

Elegir la temporada para la boda requiere de pensar en todas las circunstancias que imaginen. En lo posible no hay que poner una fecha al azar ni por capricho, sino analizar el contexto. Desde esta primera decisión se derivan luego todos los preparativos, por lo que hay que pensarlo bien.

Si no es urgente la necesidad de contraer matrimonio, lo ideal es elegir una fecha superior a 6 meses. De esta manera se aseguran de que tendrán el tiempo suficiente para organizar todo. Cada detalle, por mínimo que parezca, repercute en el resultado final.

Consejos para elegir la temporada para la boda y hacer una fiesta inolvidable

Son varios los factores que hay que tener en cuenta para elegir la mejor temporada para la boda, y van desde lo personal hasta lo climático.

1. Una fecha única para los enamorados

Pareja en boda con ramo

Una fecha muy elegida es aquella que recuerda algún momento especial a la pareja. La primera vez que se vieron, el primer beso o el aniversario de novios. Es una elección romántica que les permite revivir el amor que se tienen desde esa fecha.

Sin embargo, no siempre puede coincidir con el resto de los factores que hay que evaluar. Por lo tanto, puede tomarse este día como una primera delimitación para elegir la mejor temporada para la boda.

Lee este artículo: 7 inspiraciones para la boda de tus sueños

2. Día de la semana

Viernes o sábados son los días en que más bodas se celebran en todo el mundo. Sin embargo, en algunos países se cree que casarse en sábado trae mala suerte. En general, los festejos se realizan los fines de semana para contar con mayor asistencia de invitados.

No son días laborables y queda el domingo para descansar. En la actualidad, y por una cuestión de costos, se realizan también muchas bodas los domingos. Es bueno tomar el calendario y marcar los feriados largos para aprovechar esas fechas.

3. Estación del año

Boda en inverno

Saber en qué mes del año se hará la boda define, en gran parte, el estilo de la misma. El vestido, los accesorios, las flores, la luna de miel y muchos más se relacionan directamente con el clima. Además, el presupuesto que se invierte cambia considerablemente de una temporada a otra.

Las más habituales son las bodas en primavera y verano, pero no significa que sean por defecto las mejores. En todas las estaciones del año se pueden realizar ceremonias y fiestas soñadas. Simplemente se trata de preferencias de pareja, disponibilidad de fechas personales y costos.

Lo que es importante tener en cuenta es la posibilidad de lluvias para la fecha elegida. Hay épocas y zonas geográficas que suelen tener meses muy inestables. Lo ideal es evitarlos para no tener que sufrir hasta el último momento.

4. Lugar de la boda

Como ya se ha aclarado, todo está conectado y relacionado, y el lugar no queda fuera de esta lógica. Si el plan es tener una ceremonia en la playa, la mejor temporada para la boda es verano.

Si, en cambio, desean hacer una fiesta temática en un salón rodeado de cerros nevados, la temporada será invierno. El entorno y el medio ambiente suelen ser determinantes para elegir la fecha.

¿Lo sabías? La organización de la boda puede afectar nuestra salud

5. Creencias personales

Boda en iglesia

Algunas novias son más supersticiosas y deciden seguir sus creencias para elegir el día en que celebrará su unión de pareja. Así, muchas evitan contraer matrimonio un viernes 13 por ser considerado de mala suerte.

En relación a los meses, junio y enero son símbolo de buena fortuna y felicidad. Asimismo, se suele optar por viernes o domingos, donde se sienten más seguras con su compromiso.

6. El período femenino

Toda novia quiere poder disfrutar al máximo su boda y su luna de miel, sin ninguna complicación que interfiera. Entonces, pensar en la fecha probable del período menstrual es de gran ayuda para evitarlo.

Si bien existen muchos métodos actuales para la higiene femenina durante la menstruación, mejor estar libres ese día. Un detalle que pocas veces se tiene en cuenta, pero que sirve de mucho para la tranquilidad de las chicas.

Conclusión

La mejor temporada para la boda es aquella que elijan juntos y que les permita disfrutar con todos sus invitados. Quizá, ayuda a una mejor fiesta un feriado largo y el buen clima. No obstante, es cierto que la naturaleza no está bajo el control de las personas.

Mientras se tenga el tiempo para organizar la boda, cualquier época del año es buena para festejar el amor. Existen las mejores ideas, decoraciones, vestidos y salones para todas las fechas.