Cómo elegir un destino para la luna de miel

Virginia Martínez · 19 febrero, 2019
Antaño la luna de miel era seguramente el único gran viaje que una pareja haría en sus vidas. Hoy en día, viajar es mucho más asequible, y seguramente la luna de miel no vaya a ser vuestro único gran viaje juntos. Por esta razón, la luna de miel debe ser especial, comenzando por el destino.

Seguro que los novios no están deseando solamente que llegue el día de la boda. De hecho, seguro que están deseando que comience su vida en común. En este sentido, la luna de miel suele ser el primer gran momento de convivencia de los recién casados. Por eso, es fundamental escoger bien el destino para la luna de miel.

En efecto, la unión y el inicio «oficial» de la vida de casados suele celebrarse con un viaje. Pero, ¿a dónde ir? ¿Qué destino escoger? En este artículo, te ayudamos a tomar una decisión.

¿Cómo elegir destino para la luna de miel

Novio cogiendo en brazos a la novia en una playa
Actualmente, son muchas las posibilidades que se ofrecen para una luna de miel.

En un mundo globalizado, viajar es cada vez más asequible. En consecuencia, las posibilidades son muchas más. Una pareja de novios antaño apenas podía darse el lujo de un viaje que, seguramente, sería el único gran viaje de sus vidas.

Por el contrario, hoy en día, viajar es algo mucho más al alcance de la mano, y seguramente la pareja realizará muchos otros juntos a lo largo de su vida. Por esta razón, la luna de miel debería ser un viaje especial.

Sin embargo, no todos tenemos los mismos gustos, ni las mismas circunstancias ni, por supuesto, el mismo presupuesto.

Haced una lista de los destinos que os gustaría visitar

Reloj con mapa del mundo
Debéis tomar un tiempo para investigar las múltiples opciones que se ofrecen para el viaje de novios.

Decidir un destino para la luna de miel es cosa de dos. En efecto, tanto la opinión del novio como de la novia son igual de importantes. En este sentido, debéis sentaros juntos e imaginar dónde os gustaría ir y qué os gustaría hacer.

Caminar por playas vírgenes, turismo urbano en una gran ciudad, países exóticos y lejanos, deportes de riesgo, turismo rural, turismo gastronómico, lugares románticos, etc. Las opciones son muchas y para todos los gustos.

Por eso, es mejor que tú y tu futuro esposo os sentéis juntos e imaginéis cómo sería la forma ideal para vosotros de pasar el viaje de novios. Después, haced una lista con los destinos para la luna de miel que más os gustaría visitar, y descartad el resto.

En este punto, referir que la sobreinformación no os ayudará mucho. Puede ser extenuante estar recopilando información y opiniones sobre cada uno de los destinos que os podrían interesar. Por eso, es importante realizar una investigación dentro de unos límites para poder procesar toda la información.

Además, en este punto, os ayudarán a limitar la lista otros aspectos fundamentales a tener en cuenta:

  • La duración de la luna de miel. Quizás por motivos de trabajo, no podáis disfrutar de muchos días. Este aspecto, por tanto, podría descartar destinos muy lejanos u opciones con demasiadas cosas por hacer.
  • Cuándo se realizará el viaje. En efecto, algunos destinos maravillosos no son ideales en invierno, u otros no lo son en verano. En este sentido, la época del año en la que vayáis a viajar debe ser determinante para limitar vuestra lista.

Te recomendamos leer: Cómo organizar una luna de miel

Ceñíos al presupuesto

Monedas y bolígrafos
Hacer una lista de todos los gastos asociados al viaje es un factor importante para su elección.

Debéis realizar un presupuesto antes del viaje, claro está. En este sentido, ceñirse al presupuesto puede ser una de las razones de más peso para elegir finalmente cuál será el destino para la luna de miel.

Para ello, imaginad las actividades que os gustaría realizar en cada uno de los lugares que habéis incluído en la lista y pensad en el coste. ¿No sería una pena tener que dejar de realizar algunas de ellas porque no os va a llegar el dinero? ¿No sería mejor un destino más económico en el que podáis disfrutar de todo?

En efecto, el presupuesto no debe limitarse sólo al precio del hotel y del medio de transporte. Por el contrario, debe incluir todos los gastos, en general, desde salir a comer platos típicos cuando queráis al dinero para el taxi hasta el aeropuerto y las compras previas al viaje.

Informaos sobre el destino

En el mundo hay millones de destinos, donde viajar sería una aventura o experiencia única. No obstante, el mundo está en movimiento constante, de forma que es importante informarse de la situación de un país antes de decidirse a visitarlo.

Por esta razón, comprobad primero las recomendaciones de viaje de las embajadas de vuestro país para corroborar que no existen peligros y que podréis disfrutar de vuestra luna de miel.

Por otra parte, quizás no os apetezca empezar el viaje con una dosis de vacunas. Así, quizás prefiráis descartar ciertos destinos para los que es necesario pasar por un programa de vacunación previo.

Te recomendamos: 10 viajes para la luna de miel ideal

Visitar uno o más lugares

Pareja haciendose un selfie
Otra opción para el viaje es realizar visitas a varios lugares próximos.

Si el presupuesto y el tiempo lo permiten, quizás queráis visitar más de un lugar durante vuestra luna de miel. Por ejemplo, dos cuidades importantes, o dos localidades cercanas y encantadoras.

En este sentido, quizás sería más interesante decantarse por países o regiones con medios de transporte adecuados que os permitan moveros con facilidad y disfrutar de más encantos.

En busca del tesoro perdido

Quizás tengáis dos destinos en mente y sois incapaces de decidiros por uno u otro. Por eso, podéis usar internet para buscar esos encantos desconocidos o menos conocidos de los lugares que queráis visitar. Quizás sea, finalmente, la razón para decidir vuestro destino para la luna de miel.

En cualquier caso, es importante que hagáis del viaje una experiencia única que poder contar a vuestros hijos.