Cómo elegir un instrumento musical para tu hijo

Marilu Caldera 13 septiembre, 2018
Todos los padres nos sentimos orgullosos cuando vemos a nuestros hijos tocar un instrumento. Sin embargo, al momento de comprarle uno es importante que tomen en cuenta la opinión de tu hijo.

Los beneficios que aporta la música al desarrollo de los niños son indiscutibles. Entre los más destacables encontramos la concentración, el trabajo en equipo, expresión de sus emociones o la disciplina. En el caso que decidas apuntarle en una orquesta instrumental, es necesario conocer bien lo que le gusta al momento de elegir un instrumento musical para tu hijo.

Lo importante es no precipitarse al tomar esta decisión. Se recomienda que los padres e hijos se informen bien acerca de los instrumentos que le convenga tocar al niño. Una forma es que la familia asista a conciertos en vivo donde podrán observar el tamaño del instrumento y apreciar su melodía.

Sin duda alguna, al iniciar a los niños en el mundo de la música es fundamental tomar en cuenta el interés que él tenga. Si, por el contrario, es impuesto por los padres puede que resulte no ser tan agradable para el pequeño. El resultado será que fracases en el intento.

Recomendaciones para elegir un instrumento musical para tu hijo

En muchas ocasiones los maestros solicitan un instrumento en común para iniciar sus primeras clases. Sin embargo, al momento de comprar alguno especialmente para tu hijo, es ideal que él participe en la elección del instrumento que va a utilizar.  A continuación, te damos algunas recomendaciones.

1. Toma en cuenta la edad

La edad recomendada para iniciar a tu hijo en este arte es a partir de los 6 años. No obstante, hay sus excepciones. Si te das cuenta de que desde pequeño realmente le gusta la música, puede iniciarse a más temprana edad. En tal caso puedes adquirir un instrumento que le guste o que pueda manipular de acuerdo a su edad.

El piano y el violín son opciones indicadas para iniciarlos. Pueden comprender mejor la música y aprender a leerla tocando el piano. Además, tienen una representación visual en el teclado.

Por otra parte, los violines se pueden confeccionar acorde al tamaño del niño. También con este instrumento aprenden afinación, lo que permite el desarrollo de la habilidad musical.

Lee este artículo: 8 beneficios de tocar un instrumento musical en la infancia

2. Evalúa tamaño y características físicas del niño

La estatura es un factor fundamental al momento de elegir un instrumento musical. Si el niño es alto, se acostumbrará fácilmente a uno grande como el contrabajo o el fagot, entre otros.

En caso de que le gusten los instrumentos de viento debes considerar la forma y tamaño de los labios. Si tiene los labios pequeños le resultará más cómodo utilizar el corno francés, la flauta dulce o la trompeta. El saxofón está recomendado para aquellos de labios gruesos.

En el caso del piano y los instrumentos de cuerda, es recomendable que tengan los dedos largos y delgado para una mejor manipulación del instrumento en cuestión.

3. Presupuesto familiar

Conflictos familiares por dinero.

Se debe tomar en cuenta la inversión que se realizará en el instrumento. Este no debe afectar considerablemente el presupuesto familiar. Por lo general, cuando están comenzando, se adquieren instrumentos diseñados para principiantes cuyos precios son asequibles.

Otra opción es adquirir uno usado o pedir uno prestado de algún pariente o vecino. También existe la posibilidad de alquilar por unos días el instrumento para que pueda familiarizarse con varios y tomar la mejor decisión.

Es fundamental tener en cuenta que el instrumento cumpla con las medidas de higiene que amerite el caso, especialmente los de viento. No podemos olvidar que el pequeño se los tiene que llevar a la boca.

No te pierdas: Consejos para ahorrar en familia

4. Solicita asesoría

Pregunta a los instructores de música de la escuela donde asiste tu hijo. De seguro deben haber notado, durante las clases de música, alguna característica que indique cuál es el instrumento adecuado para el pequeño. Por ejemplo, cuál es que más disfruta cuando lo toca.

Consideraciones finales para elegir un instrumento musical para tu hijo

Finalmente, los estudios de música que va a realizar tu hijo requieren el apoyo de toda la familia. Durante los primeros años, será preciso adaptar la logística para el traslado a presenciar las clases, las prácticas y transportar el instrumento elegido.

La constancia y dedicación es la base del éxito en el aprendizaje de tocar un instrumento. Sin embargo, algunos niños requieren más tiempo para poder emitir una melodía. Esto no significa que deba desistir. Si al primer intento no lo puede hacer, de seguro la hará después de algunas prácticas.

Cuando se decide formar parte de este arte como una disciplina se debe contar con el apoyo presencial de todos los seres queridos. Sobre todo, cuando tu hijo tenga el compromiso de presentarse a brindar un concierto. Así podéis ver los resultados del esfuerzo en conjunto, producto de la constancia y dedicación.

Te puede gustar