¿Cómo elegir una mascota ideal cuando están formando una familia?

Elegir una mascota para la familia requiere de una tarea conjunta y responsable para asegurar una convivencia saludable y feliz para todos, ya que será un miembro más de la misma.

Llega el momento y sienten la necesidad de elegir una mascota para incorporar a la familia. La mayoría considera que la adopción de un animal para traer al hogar es muy positiva para todos.

Los niños, en particular, disfrutan y aprenden mucho cuando tienen su compañero animal en casa. Así pues, saber por qué tipo de mascota optar es muy importante. No solo depende de los gustos de cada uno, sino de otros factores como los hábitos de la casa, la salud, etc.

Elegir una mascota ideal: Evaluar las posibilidades familiares

Antes de salir en busca de la mascota hay que conversar y acordar ciertos puntos. Esto facilita la decisión y los tiempos de elección.

1. Presupuesto para el cuidado

Una mascota necesita sus propios cuidados relacionados con la alimentación, controles en el veterinario, vacunas y demás. Existen algunos animales que requieren mayor atención que otros para vivir saludablemente.

  • Es preciso conocer con cuánto dinero se cuenta cada mes para solventar ese costo extra. De esa manera, se aseguran de elegir una mascota que realmente será feliz y se evitan dolores de cabeza.

Lee este artículo: Descubre los diferentes gustos de perros y gatos en la alimentación

2. Estilo de vida familiar

Al sumar una mascota también hay que pensar en el tiempo que pueden dedicarle. Si los componentes de la familia van a la escuela o trabajan fuera y la mayoría del tiempo la casa se encuentra vacía, ese animal estaría solo.

Asimismo, si se trata de una familia que realiza muchos viajes durante el año, es un tema importante para evaluar. Es necesario plantearse una serie de preguntas: ¿quién cuidará de ella cuando no estén? ¿es posible sumar la mascota a los viajes?

En los hogares donde hay niños pequeños, se debe elegir una mascota que sea capaz de convivir con ellos. No todas son recomendables y mucho menos si provocan algún tipo de alergia con su pelaje. Asimismo, hay otras que son muy beneficiosas para su crecimiento.

3. Todos serán responsables

Sucede a menudo, que unos quieren con todo su ser tener mascotas, pero otros simplemente no quieren saber nada de la idea. Por lo tanto, es fundamental conversar y acordar los términos con respecto al cuidado.

Quizá, lo mejor es especificar quiénes serán los responsables de sus cuidados y su higiene para evitar discusiones futuras. Para ser sinceros, con el tiempo todos terminan enamorados de su mascota y olvidan los primeros tiempos.

4. El espacio físico es clave

Los metros cuadrados del ambiente son un condicionante para elegir una mascota. Los animales grandes y activos no estarán cómodos dentro de un departamento, por ejemplo. En esos casos, quizás sea conveniente pensar en una pecera, que además decora el lugar.

Cuando tienen un buen parque pueden optar por perros, que además de ofrecer seguridad y pueden jugar libremente. Y si piensan en animales exóticos es necesario leer las normas vigentes en su localidad. Asimismo, hay que verificar si cuentan con todo lo necesario para el mantenimiento.

Descubre: 3 hábitos para perder peso con ayuda de tu mascota

5. Los paseos no pueden faltar

Algunas mascotas, son seres sociales que esperan sus paseos diarios para estar en contacto con el resto del mundo. Así que, más allá de las obligaciones de los integrantes de la familia, alguien tiene que llevarlo.

Por las mañanas o las tardes, salir a caminar con el animal los une y ayuda a que ambos se ejerciten. Es un lindo plan que tiene que estar previsto y analizado. Si nadie quiere cumplir con esa tareas, muchas mascotas deben ser descartadas en la búsqueda.

6. Todos los planes futuros deben incluir a la mascota

Parece que ya es algo demasiado puntilloso, sin embargo elegir una mascota necesita estos planteamientos previos. Imaginar el futuro de la familia y sus cambios, es básico para saber si la mascota podrá seguir con ustedes.

Si piensan en mudarse tendrán que optar por residencias donde acepten animales y así con cada punto. Una vez que es parte de la familia no se la puede abandonar.

Elegir una mascota: algunos ejemplos

Cuando ya se encuentran en la búsqueda, lo importante es indagar sobre la personalidad del animal. Algunas razas o tipos de animales suelen ser más sociables y otros más solitarios. Estos rasgos son distintivos y ayudan a pensar en su adaptación a la familia.

1. Perros

En su mayoría son animales muy sociables, cariñosos y leales. Es muy sencillo que se acostumbren en un ambiente familiar y encuentren su propio lugar rápidamente. Algunas razas aman a los niños y se convierten en sus mejores amigos apenas reciben la primera muestra de afecto.

También sucede que marcan su territorio y, en ocasiones, son demasiado celosos de sus amos. Por otro lado, necesitan estar acompañados la mayor parte del tiempo. La soledad no es para nada una situación que les plazca y quizá lo demuestren rompiendo algo.

Asimismo, los perros de mayor tamaño suelen necesitar más actividad física. Es fundamental procurarles un lugar donde corretear y jugar al aire libre o más horas de paseos.

2. Gatos

Los felinos son más apropiados para aquellas familias que cuentan con un espacio físico más pequeño. Por otro lado, se llevan bien con el silencio y poca gente a su alrededor. Pueden quedarse solos un rato en casa y no les provoca la misma ansiedad que a otras mascotas.

Un inconveniente de los gatos es que su pelaje suele ser causa de algunas alergias. Sin embargo, si en casa todos son sanos, es una buena opción que se mantiene con pocos cuidados.

3. Peces

Los peces no necesitan más espacio que una pecera que puede colocarse en algún rincón de la casa. Sus cuidados son ínfimos: basta con la alimentación e higiene de su hábitat.

Tener peces es un lindo ejercicio para enseñar a los más pequeños la responsabilidad de cuidar una mascota. No obstante, hay que controlar que no los alimente por demás, para que no enfermen.

4. Hámsteres

Al igual que los anteriores, tampoco necesitan muchos cuidados, simplemente basta con mantener su lugar limpio y alimentarlos. Pueden pasar un largo rato jugando dentro de su jaula y seguro que los niños disfrutan viéndolo.

Conclusión

Elegir una mascota es una tarea divertida y responsable para hacer en familia. Lo ideal es que todos participen, no solo en su búsqueda, sino en los cuidados de la misma cuando ya esté en la casa. Se necesita paciencia, afecto y responsabilidad para que todos tengan un convivencia feliz.