Cómo eliminar la depresión del domingo

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez el 18 septiembre, 2018
Cada vez más personas temen los domingos por los sentimientos que experimentan. Estas claves te ayudaran a mejorar tu estado de ánimo cuando la nostalgia, el miedo o la tristeza invadan el último día de la semana.

Muchas personas tienen marcados los domingos como esos días en los que todo se derrumba, los miedos aparecen y las preocupaciones se vuelven un poco más intensas. De ahí la expresión depresión del domingo. En cambio, para otros, son días clave para recargar las pilas, desconectar y recuperar fuerzas.

Lo preocupante es que el número de personas que viven con angustia y desgana este día de la semana cada vez es mayor. Es como si la nostalgia buscara protagonismo cada domingo con la intención de que reflexionemos sobre nuestra semana, nuestros asuntos pendientes y aquellos que, de algún modo, duelen, pero intentamos evitar.

La depresión del domingo abre ese cajón que con tanto empeño intentamos cerrar durante la semana para no entrar en contacto con el sufrimiento, el dolor, la decepción o la frustración. Es como si de repente el último día de la semana nos pusiera frente a nuestra propia existencia, sin distracciones ni vendas. Veamos qué podamos hacer para gestionarlo. 

Depresión del domingo, cada vez más frecuente

Ansiedad, tristeza, miedo, sensación de vacío, inestabilidad emocional y melancolía son algunos de los síntomas de la depresión del domingo. Un síndrome cada vez más frecuente en la actualidad y que, en algunos casos, se encuentra acompañado de sintomatología física como dolores de cabeza, malas digestiones o contracturas.

Ahora bien, aunque la depresión del domingo no sea algo grave porque desaparece de forma progresiva en los días siguientes, suele ser una profunda experiencia de malestar presente cada semana y esto agota, sobre todo en invierno.

Mujer con depresión llorando en el sofá

Por otro lado, esa sensación de tristeza que aparece a cierta hora del domingo está indicando que el tiempo de descanso o de “libertad” está llegando a su fin, hasta que pase la semana laboral. Algunos dicen que ese sentimiento aparece después de comer, otros al atardecer. Lo cierto es que se va agudizando con el pasar de las horas y se hace realmente insoportable por la noche.

Quizás te interese: ¿En qué momento de la depresión se debe buscar ayuda?

¿Por qué emerge esa soledad los domingos?

Durante los días de diario solemos encontrarnos ocupados trabajando, es decir, percibimos un sentido en nuestra rutina, una dirección, una estabilidad, una contribución a la sociedad. Ahora bien, normalmente los domingos son para desconectar y descansar. Y precisamente esto a muchas personas les genera angustia y malestar porque no saben qué hacer y porque se encuentran en una especie de limbo entre el papel que ocupan en la sociedad como profesionales y sus aspectos más íntimos.

Al tener tiempo libre, analizamos lo que nos ocurre, reflexionamos sobre nuestra vida, pensamos en el futuro o en aquello que deseamos… Los domingos fantaseamos con lo que podrá ser y nos dejamos llevar por lo que fue, repasamos nuestra existencia y en ocasiones pensamos más de la cuenta. Y todo ello puede atraparnos en una espiral de ansiedad, depresión o tristeza.

El domingo sabe a soledad para muchas personas, de ahí que opten por escaparse y realizar mil planes con tal de no sentir ese profundo vacío. Un vacío que encontraran al llegar a casa…

Otra de las razones que pueden explicar la depresión del domingo es que la llegada del último día de la semana es un recordatorio de que el descanso se acaba y en poco habrá que regresar a la prisión del trabajo.

Claves para combatir la depresión del domingo

A continuación explicamos algunas claves para mejorar el estado de ánimo cuando decae los domingos. ¿Preparado?

Practicar mindfulness

Atender a nuestro presente para aceptarlo en lugar de generar juicios es la tarea pendiente de cada uno de nosotros. Desconectar de las preocupaciones diarias y conectar con el aquí y ahora es fundamental si queremos alcanzar el bienestar. Y precisamente, a esto es a lo que nos ayuda la práctica del mindfulness.

El mindfulness implica aceptar nuestras emociones sin tener que luchar ni quedarnos atrapados en ellas. De esta forma, nos será mucho más sencillo gestionarlas para equilibrar cómo nos sentimos. De hecho, un estudio realizado en la Universidad de Lund demostró que los síntomas de depresión se reducían tras realizar mindfulness al favorecer el desbloqueo de la atención.

Mujer haciendo meditación

Socializar

La depresión reduce el contacto con los demás. Por eso, aunque a veces no se tengan ganas y resulte difícil es importante no quedarse en casa. Por ejemplo, se puede dar un paseo, quedar con los amigos o compañeros de trabajo o incluso, intentar conocer a nuevas personas. Cualquier cosa que sea agradable es bienvenida.

Practicar ejercicio

El bajo estado de ánimo ralentiza nuestros movimientos, nuestra capacidad de expresarnos e incluso, nuestro pensamiento. Es como si viviéramos a cámara lenta. Lo peor de todo es que nuestro cerebro al registrarlo, manda señales a nuestro cuerpo para reforzar más este estado, de ahí que sea tan importante realizar ejercicio físico para activarlo.

Cualquier deporte puede ser adecuado para combatir la depresión del domingo. Lo importante es activar nuestro organismo para que genere endorfinas, unas sustancias químicas que actúan como neurotransmisores y que favorecen una sensación de felicidad.

Quizás te interese: ¿El deporte mejora nuestra vida psicológica?

Escuchar música

Escuchar música tiene un gran impacto en el cerebro, además de regular el estado de ánimo y generar bienestar. La música es capaz de traspasar los límites de la mente racional para ir directamente a la amígdala, la principal sede de las emociones. De ahí que sea tan recomendable para esos momentos en los que las fuerzas nos flaquean. Eso sí, nada de escuchar canciones tristes o melancólicas, sino aquellas que sean motivadoras y que funcionen como impulso para continuar.

Como vemos, para combatir la depresión del domingo no basta con querer que desaparezca, es importante que establezcas un compromiso contigo mismo para poner en marcha diferentes estrategias.

  • American Psychiatric Association. Depressive disorders. In: American Psychiatric Association. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders. 5th ed. Arlington, VA: American Psychiatric Publishing. 2013:155-188.
  • Hofmann, S. G., Sawyer, A. T., Witt, A. A., & Oh, D. (2010). The Effect of Mindfulness-Based Therapy on Anxiety and Depression: A Meta-Analytic Review. Journal of Consulting and Clinical Psychology. https://doi.org/10.1037/a0018555
  • Zeidan, F., Johnson, S. K., Diamond, B. J., David, Z., & Goolkasian, P. (2010). Mindfulness meditation improves cognition: Evidence of brief mental training. Consciousness and Cognition. https://doi.org/10.1016/j.concog.2010.03.014
  • Dunn, A. L., Trivedi, M. H., Kampert, J. B., Clark, C. G., & Chambliss, H. O. (2005). Exercise treatment for depression: Efficacy and dose response. American Journal of Preventive Medicine. https://doi.org/10.1016/j.amepre.2004.09.003
  • Schäfer, T., Sedlmeier, P., Städtler, C., & Huron, D. (2013). The psychological functions of music listening. Frontiers in Psychology. https://doi.org/10.3389/fpsyg.2013.00511