Cómo eliminar las bacterias de las manos de manera natural

Yamila Papa Pintor · 16 marzo, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico José Gerardo Rosciano Paganelli el 3 enero, 2019
Lavarse las manos es un hábito que puede evitarnos un sinfín de afecciones. Es necesario adoptar esta costumbre desde pequeños.

¿Sabías que las bacterias de las manos son un gran problema para la salud en general? Así es, porque están en contacto con cualquier cosa, tanto limpias como sucias.

Es por ello que se torna en algo vital, a cualquier edad, aprender a lavarlas correctamente. En el siguiente artículo aprenderás cómo eliminar las bacterias de las manos de manera natural.

Lavarse las manos: en todo momento y lugar

Las manos son las partes más activas de nuestro cuerpo. Las tenemos en constante contacto con cientos de objetos y gracias a ellas tenemos la capacidad de limpiar, acariciar, trabajar, cocinar, jugar y un largo etcétera.

Con cada actividad que realizamos, las manos se encuentran con millones de bacterias y virus que pueden transmitir diferentes enfermedades. Si bien algunas bacterias son inocuas (no hacen daño), tenemos que preocuparnos de las que tienen la capacidad para enfermarnos. La manera más eficaz para eliminar las bacterias es la higiene de manos.

Desde que somos pequeños, debemos adoptar ese hábito y, si no lo hemos incorporado todavía, no importa, ya que siempre es un buen momento para cambiar.

Con el paso de los días, los gérmenes y bacterias se van acumulando en nuestras manos. Pero los problemas aparecen cuando, después de estar en contacto con algunos objetos, nos tocamos la boca, la nariz, los ojos, etc. Así es como los virus ingresan en el organismo, como señala esta información de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Si bien debemos lavarnos las manos cada vez que las sentimos sucias, especialmente se aconseja hacerlo antes de preparar la comida, tratar heridas o manipular lentillas.

Lavar las manos

También es bueno que nos lavemos las manos después de:

  • Preparar comida con carne cruda.
  • Ir al baño.
  • Cambiar pañales.
  • Tocar un animal (aunque sea nuestra mascota).
  • Sacar la basura.
  • Sonarse la nariz.
  • Estornudar.
  • Manejar productos químicos.
  • Limpiar los zapatos.
  • Viajar en transporte público y tocar dinero.

Ver también: 7 recomendaciones para cuidar las manos del envejecimiento

¿Cuáles son los pasos para lavarse las manos y eliminar las bacterias?

Tal vez pueda parecerte algo innecesario, sin embargo, la mayoría de las personas no sabemos cómo lavarnos las manos de manera correcta, con el fin de eliminar las bacterias o los virus.

Un buen hábito de limpieza, no lo olvides, es el primer paso para evitar ciertas enfermedades contagiosas, como el resfriado. Los pasos para lavarse las manos de manera correcta son:

Moja con una buena cantidad de agua

El agua tiene que estar tibia, no caliente ni fría porque, además de eliminar las bacterias, podrás reducir la irritación que producen algunos jabones industriales. Lo más recomendable es que cierres el grifo para no gastar agua de manera innecesaria.

Utiliza jabón

No es necesario que el jabón sea antibacterial, ya que la función es quitar los gérmenes. Puedes hacer tus propios jabones caseros, usar los que no tienen perfume, los que son líquidos, los de tipo gel o hasta los que son en espuma.

Haz mucha espuma

Con la pastilla de jabón, o el producto en tus manos, frota bien las manos, haciendo hincapié en la punta de los dedos y las palmas. No te olvides de lavar debajo de las uñas, en las muñecas y entre los dedos. Este paso lo debes cumplir de 20 a 30 segundos para que el jabón pueda hacer su trabajo.

Últimos dos pasos para eliminar las bacterias de las manos

Enjuaga bien con un poco de agua hasta que el jabón se haya eliminado por completo y, por último sécate con una toalla limpia. Dicha toalla es conveniente cambiarla con regularidad.

Lavar manos

Recetas de jabones

Si quieres eliminar las bacterias de manera natural, eres alérgico a algunos componentes o a los perfumes de los jabones, o quieres hacerle un bien al medio ambiente, puedes ponerte manos a la obra y hacer jabones caseros.

Te puede interesar: 10 recomendaciones para cuidar las manos agrietadas

Receta número 1 de jabón casero

¿Que necesitas?

  • Una pastilla o barra de jabón blanco, de esos que se usan para lavar la ropa, por ejemplo, que no tienen perfume (son neutros).
  • 30 gotas de aceite esencial (el que más te guste).
  • Un rallador para quesos.
  • Una olla.
  • Un frasco de vidrio y una cuchara de madera.

Preparación

  • Con el rallador, desmenuza todo el jabón blanco y colócalo en la cacerola.
  • Derrite a fuego lento y revuelve bien con la cuchara de madera, ya que así eliminarás los grumos.
  • Añade 30 gotas de tu aceite esencial preferido y vuelve a mover bien.
  • Si quieres, puedes optar entre los aceites de lavanda, romero, limón, árbol de té, eucalipto o clavo de olor, que tienen propiedades antibacterianas, como señala este estudio publicado en la revista Ciencia.
  • Vierte la mezcla en un frasco de vidrio una vez se haya enfriado.
  • Por último, esta se solidificará y tomará la forma del recipiente. Para usarlo, simplemente quita una porción con una cuchara.

Lavanda

Receta número 2 de jabón para eliminar las bacterias de las manos

¿Que necesitas?

  • 70 ml de alcohol etílico.
  • 20 ml de agua de hamamelis.
  • ¼ cucharadita de glicerina.
  • Dos aceites esenciales diferentes (cualquiera de los nombrados antes puede servir).
  • Un envase de plástico o vidrio con tapa, con una capacidad de 100 ml.

Preparación

  • Mezcla los ingredientes (de los aceites esenciales se echan 20 gotas de cada uno de los dos elegidos).
  • Agita bien hasta que formes una mezcla homogénea.
  • Guárdala en un sitio bastante oscuro.
  • Cuando lo vayas a utilizar, solo tienes que agitar un poco.
  • Coloca una buena cantidad y frota con él tus manos durante 30 minutos.
  • Este jabón lo puedes almacenar durante un año.

Receta número 3 de jabón casero

  • Si usas restos de jabones que te hayan quedado, puedes hacer jabones nuevos y aprovechar hasta el último gramo.
  • Cada vez que se esté terminando una pastilla, colócala en un recipiente.
  • Cuando tengas varios pedazos, puedes aprovechar para preparar un jabón casero.
  • Si quieres que se convierta en jabón líquido, por ejemplo, mezcla 120 gramos de restos de jabón con 1 litro y medio de agua.
  • Lleva a fuego lento hasta que todo esté derretido y se haya formado una mezcla homogénea.
  • Deja reposar entre 12 y 24 horas, y ya estará listo para usar.

Sin importar si lo preparas tú o lo compras en una tienda, el uso del jabón es necesario. Con estas sencillas recomendaciones, puedes evitarte un sinfín de enfermedades. ¡Pon estos consejos en práctica!