Cómo eliminar las manchas por la edad en la piel

Yamila Papa Pintor · 3 diciembre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Carlos Fabián Avila el 3 diciembre, 2019
No hay mejor remedio que la prevención, por ello es tan importante aprender a cuidar la piel correctamente desde temprano. Y en lo que respecta a la prevención de manchas, la mejor medida es la aplicación diaria de protector solar.

Con el paso del tiempo las marcas en la dermis se hacen cada vez más grandes u oscuras. Es decir en la piel se van reflejando manchas por la edad, que si bien no son indoloras ni presentan síntomas, pueden resultar antiestéticas para algunas personas.

Manchas por la edad: qué saber

Manchas por la edad en la piel

Se las llama “lentigos solares” o “manchas del hígado”. Son marcas planas de color marrón o negro que aparecen en varias partes del cuerpo. Son frecuentes sobre todo en el rostro, el cuello y el dorso de las manos. En algunas personas también aparecen en los hombros, la espalda y los pies. Así mismo, pueden ser de diferentes tamaños.

Estas manchas se pueden observar a partir de los 50 años. Están relacionadas con una exposición excesiva a los rayos UV.

Si bien en la mayoría de los casos son inofensivas, es necesario realizar un examen médico para descartar que contengan células cancerosas.

Ciertamente, la decoloración en el rostro, cuello o manos es muy habitual. Sobre todo en las mujeres de mediana edad. Para comprender este fenómeno debemos hablar de la melanina, el pigmento que le otorga color a la piel.

Cuando la melanina está en contacto con el sol aumenta su producción. Esto con el fin de proteger las capas internas de la piel de los tan perjudiciales rayos UV. Lo mismo sucede cuando se usan lámparas o camas de bronceado de forma prolongada.

Otros factores que contribuyen en la aparición de manchas son las enfermedades crónicas, el envejecimiento y los malos hábitos de vida.

Descubre: Los mejores consejos para tener una piel radiante

Remedios caseros para quitar las manchas

Suero de leche

Suero de leche

Se cree que el ácido que contiene el suero de la leche limpia la cara y eliminar las manchas por la edad. Lo puedes conseguir en las tiendas naturistas o de belleza.

  • Para aprovecharlo, habría que aplicarlo todos los días sobre la piel limpia y seca, antes de acostarse.

Aloe vera

Se dice que como es una planta rica en antioxidantes y nutrientes varios, se puede aplicar sobre la piel para aliviar molestias leves, como una picadura de insecto o una quemadura leve, y también para atenuar las manchas de la piel.

Su aplicación sería muy sencilla: 

  • Corta un tallo de aloe vera de forma horizontal y extrae el cristal.
  • Lava con abundante agua para retirarle la salvia amarilla.
  • Aplica sobre la piel limpia y seca.
  • Deja que se absorba y no enjuagues.

Aceite de ricino

Aceite de ricino

Según creencias populares, el aceite de ricino es un producto que no solo puede usarse para hacer crecer las pestañas más fuertes y largas, sino que puede utilizarse para eliminar las manchas de la piel progresivamente. Para que pueda aportar beneficios, su uso debería ser regular y constante.

Se cree que al aplicarlo, se estimula la producción de colágeno y así, ayuda a mejorar la salud de la piel. Solo tendrías que echarte algunas gotas de la esencia en la palma de las manos limpias y pasar por las zonas afectadas todas las noches.

El caso del jugo de limón

Aunque se suele decir que el jugo de limón es un «quitamanchas» natural, capaz de aportar incluso antioxidantes a la piel, lo cierto es que los dermatólogos no recomiendan utilizarlo sobre la piel en absoluto.

Uno de los motivos por los que no lo recomiendan es porque puede irritar la piel y exponerla aún más a sufrir reacciones adversas. Adicionalmente, en lugar de «eliminar» las manchas, lo que hace es manchar aún más la piel. Lo mismo ocurre con el agua oxigenada y el bicarbonato de sodio.

Descubre: 5 productos que nunca debes usar en la piel del rostro

Nota final

Si deseas eliminar o al menos reducir las manchas de tu piel, lo más recomendable es que consultes con el dermatólogo cuál puede ser la opción de tratamiento más adecuada para tu caso. Recuerda que no todas las pieles son iguales y que no tienen las mismas necesidades.

Las opciones de tratamiento pueden consistir en la aplicación de ciertos medicamentos o en el láser.

Sigue siempre las indicaciones que te dé el profesional y evita recurrir a los remedios caseros, ya que pueden suponer más riesgos que beneficios. Y si aún así consideras que deseas probar alguno, al menos procura comentárselo al dermatólogo primero.