Cómo eliminar los callos de manos y pies de manera natural

Ivan Aranaga Amengual · 30 diciembre, 2017
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Carlos Fabián Avila el 27 noviembre, 2018
Los callos en las manos y los pies son un problema estético que pueden afectarnos día a día a nivel de imagen y autoestima. Por ello, es importante saber cómo eliminarlos.

Eliminar los callos de las manos y los pies de manera natural puede ser el objetivo de muchas personas. Estos son un problema estético común que, si bien no suele derivar en mayores complicaciones, sí puede perjudicar la imagen. 

Los callos son engrosamientos de la capa más externa piel. Generalmente se producen como consecuencia del roce y la fricción, como cuando utilizamos un calzado nuevo o muy apretado.

Si bien es cierto que a la hora de eliminarlos lo más adecuado es acudir al podólogo, hay algunos trucos que se pueden poner en práctica para deshacerse de ellos y volver a tener tanto unas manos como unos pies sanos y bonitos.

Toma nota de los siguientes trucos que vamos a comentarte.

1. Hidratación para reducir los callos

Infusión de manzanilla

Toma un recipiente donde puedas meter la mano o pie que se haya visto afectado. Coloca agua hirviendo y manzanilla en el envase. Una vez que el líquido alcance una temperatura soportable para que puedas hidratar el área afectada, introdúcela y mantenla allí durante 10 minutos. Así, el callo se aflojará y luego podrá retirarse fácilmente con ayuda de una piedra pómez suave.

2. Ácidos naturales

limón y callos

Toma un limón y pícalo en rodajas. Colócalas en el área afectada y envuelve con una gasa estéril. Según creencias populares, el ácido de la fruta cítrica ayudará a ablandar el callo y a facilitar su eliminación.

El ácido cítrico también actuaría como una especie de exfoliante natural de la piel. Ayudaría a remover las células muertas de la piel y a hacer que la piel vuelva a lucir suave y sana.

Este remedio tarda un poco más que el mencionado en el primer punto, por eso se recomienda tener la región vendada toda la noche.

Descubre: Productos que no debes utilizar para atenuar o eliminar cicatrices

3. Mezcla de agua y bicarbonato de sodio

Puedes crear una pasta hecha a base de agua tibia y bicarbonato de sodio. Normalmente solo debes usar tres cucharaditas del bicarbonato y una taza de agua para la mezcla. Una vez obtengas la consistencia requerida, aplícala sobre el callo como si se tratara de una crema. Deja actuar unos minutos y luego enjuaga bien.

4. Ungüento de ajo

ajo

Si tienes ajo y aceite de oliva, puedes hacer otro remedio casero para eliminar los callos de las manos y los pies de manera natural.

Toma un diente de ajo y machácalo en una pequeña porción de aceite para crear un ungüento casero. Al igual que en la explicación referente al limón, tiene su efecto es un tanto tardío, así que deberías mantenerlo toda la noche.

5. Cebolla

La cebolla es un alimento al que se le atribuyen propiedades antiinflamatorias. Por ello, se considera que puede ser útil para el cuidado de la piel callosa. Supuestamente, al restregarla sobre la piel se podrían eliminar las células muertas y, con ello, el callo.

Este es un posible remedio aún más lento que los anteriores, por lo que es necesario tener paciencia.

6. Vinagre blanco

Vinagre-blanco

El vinagre es un líquido ácido que, según creencias populares, podría servir para hacer frente a los callos de las manos y los pies.

Mézclalo con agua y humedece el callo en la solución. Cubre la región durante toda la noche y a la mañana siguiente, repite el procedimiento y pásate la piedra pómez suavemente.  Después, enjuaga bien la zona con abundante agua y jabón.

Descubre: Cómo usar el vinagre blanco en la limpieza del hogar

7. Ortiga

La ortiga es otra planta a la que se le atribuyen propiedades antiinflamatorias. Se cree que preparando una pasta con sus tallos y flores se podrían eliminar con mayor facilidad los callos.

Aprende a prevenir los callos

Antes de padecerlos, puedes cumplir con ciertas reglas para evitar que estos visitantes indeseados aparezcan. Por ejemplo, cuando adquieras un calzado prueba que no quede apretado. Recuerda que en principio podría no ser un problema, pero afectará la zona más temprano que tarde.

Como también pueden aparecer en las manos, es recomendable mantener constantemente hidratada esta zona. Usa cremas humectantes regularmente y procura lavar los platos con guantes, ya que los lavaplatos suelen resecar en exceso.

Debes evitar ciertas cosas en tus manos y pies:

  • Materiales fuertes que generen presión.
  • No secar bien el área.
  • Usar siempre el mismo calzado o guantes.