Como eliminar los callos de manos y pies de manera natural

Para evitar que te aparezcan callos debes secar bien tus pies y deshacerte de los zapatos muy apretados . En el caso de las manos es importante mantenerlas hidratadas.

Cuando no cuidamos nuestro cuerpo, este manifiesta problemas. En ciertas zonas estos maltratos se expresan con elementos poco estéticos a la vista y de claro diagnóstico. Los callos son uno de ellos.

Esto no es más que la formación de una capa gruesa de la piel, la cual se encarga de proteger el lugar donde el roce o la presión ha hecho mella. Los callos se presentan en manos y pies, y son muy comunes entre las personas.

Algo te debe quedar claro, no hay motivos para temerle a los callos. Esta serie de problemas no son graves y casi siempre suelen solucionarse en casa. Solo sigue estos consejos y podrás lograrlo:

1. Hidratación para eliminarlos

Toma un recipiente donde puedas meter la mano o pie que se haya visto afectado. Coloca agua hirviendo y manzanilla en el envase. Una vez que el líquido alcance una temperatura favorable para que puedas hidratar el área afectada, introdúcela y mantenla allí durante 10 minutos. Así, el callo se aflojará y luego podrá retirarse.

Lee También: 4 tratamientos caseros para tratar los callos en la piel

2. Ácidos naturales

zumo-de-limón-para-desintoxicar-el-cabello

Toma un limón y pícalo en rodajas. Colócalas en el área afectada y envuélvela.  Mediante este proceso el ácido de la fruta cítrica se encargará de eliminar el callo, pero tarda un poco más que el mencionado en el primer punto, por eso se recomienda tener la región vendada toda la noche.

Sobre todo porque es bien sabido que la exposición del limón con la luz solar es capaz de manchar la piel, lo que deja en el cuerpo desagradables manchas indeseadas.

3. Mezcla de agua y bicarbonato de sodio

Puedes crear una pasta hecha a base de agua tibia y bicarbonato de sodio. Normalmente solo debes usar tres cucharaditas del bicarbonato y una taza de agua para la mezcla. Una vez obtengas la consistencia requerida aplícala sobre el callo como si se tratara de una crema.

Mantenla ahí por lo menos durante 30 minutos y luego limpia el área.

4. Ungüento de fácil preparación

ajo

Si tienes ajo y aceite de oliva, puedes hacer otro remedio casero para atacar este mal. Toma un diente de ajo y machácalo en una pequeña porción de aceite para crear un ungüento casero.

Al igual que en la explicación referente al limón, tiene un efecto un tanto tardío, así que debes mantenerlo toda la noche.

5. Cebolla

Se trata de un remedio que requiere paciencia. La cebolla presume de ser un alimento con altas propiedades antiinflamatorias, así que es perfectamente recomendable si sufres de callos. Pícala a la mitad y aplícala sobre el área afectada.

Este es un procedimiento aún más lento para ver soluciones, pero si tienes paciencia los resultados llegarán. Si tu olfato no tiene problemas con el olor de la cebolla, entonces es uno de los remedios recomendados para ti.

6. Vinagre blanco

Vinagre-blanco

Otro elemento que contiene ácidos y que hace frente a la situación es el vinagre blanco. Mézclalo con agua y humedece el callo en la solución. Cubre la región durante toda la noche y a la mañana siguiente utiliza una lima, con la cual te percatarás de que el callo se ha debilitado. Ahora limpia la zona y observa los resultados.

Ver también: Cómo tratar naturalmente los callos

7. Ortiga

La ortiga es una planta con altos usos en el mundo medicinal por sus propiedades antiinflamatorias. Para los callos no hay excepción, y tiene su espacio entre esa serie de remedios caseros para poder eliminarlos por completo.

Mezcla sus flores y tallos con agua hasta crear una pasta. Una vez tengas la elaboración, aplícala sobre el callo y tápalo. Se recomienda destapar tras un par de horas.

La caléndula es otra de las plantas ideal para este problema. Se aplica con el mismo tratamiento utilizado con la ortiga.

Aprende a prevenir los callos

Antes de padecerlos, puedes cumplir con ciertas reglas para evitar que estos visitantes indeseados aparezcan. Por ejemplo, cuando adquieras un calzado prueba que no esté apretado. Recuerda que en principio podría no ser un problema, pero afectará la zona más temprano que tarde.

Como también pueden aparecer en las manos, es obligatorio mantener constantemente hidratada esta zona. Usa cremas humectantes que ayuden al área, hazlo después de ducharte.

Debes evitar ciertas cosas en tus manos y pies:

  • Materiales fuertes que generen presión.
  • No secar bien el área.
  • Usar siempre el mismo calzado o guantes.
Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar