¿Cómo eliminar efectivamente los callos en los pies?

Carolina Betancourth · 6 mayo, 2015
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas el 7 junio, 2019
Las callosidades son un problema estético común que puede solucionarse acudiendo al podólogo y, de forma paralela, aplicando unos trucos muy sencillos.

Los callos en los pies son un problema estético que se produce por la presión o fricción repetida en un punto de su piel. Lucen como una capa de piel gruesa elevada, la cual puede tener un aspecto pálido o amarillento. ¿Sabes cómo combatirlos de forma natural?

Aunque lo más recomendable es acudir al podólogo para tratarlos correctamente, es posible hacer uso de algunos remedios caseros que dan buenos resultados cuando se aplican con regularidad y cuidado.

Posibles causas de los callos en los pies

Generalmente, los callos en los pies suelen localizarse en áreas como los talones y los dedos. No suelen doler y rara vez conducen a complicaciones. Su principal causa es la fricción que se produce al utilizar calzados ajustados. Sin embargo, también se pueden dar por:

  • Caminar descalzos a menudo, por terrenos accidentados o simplemente zonas al aire libre.
  • Practicar actividades deportivas con movimientos repetitivos.
  • Usar calzado inadecuado.
  • No utilizar calcetines.

Remedio casero para eliminar los callos en los pies

¿Qué debes hacer?

  • Sumerge los pies en un recipiente con agua caliente (a una temperatura soportable) durante 10-20 minutos para ablandar la piel dura y callosa.
  • Con la piedra pómez, frota suavemente de un lado a otro de la zona afectada durante 3 o 5 minutos.
  • Enjuaga y asegúrate de secar bien los pies con una toalla seca y limpia.
  • Aplica una crema hidratante, deja que se absorba por completo y listo.

Nota: a tu crema hidratante, puedes añadirle unas gotas de aceite de coco, almendras, argán u otro similar para potenciar su acción hidratante. 

¿Cómo eliminar los callos en los pies?

En resumen, los callos en los pies pueden eliminarse mejorando algunas cuestiones muy sencillas en el día a día:

  • Dejar de usar calzado estrecho, apretado a diario.
  • Darle siempre preferencia al calzado acolchado, lo suficientemente amplio y cómodo.
  • Utilizar con cuidado la piedra pómez después de haber sumergido los pies un rato en agua tibia (o caliente a una temperatura soportable) con sal, para eliminar la callosidad y retirar las células muertas de la piel.
    • Cabe destacar que esto debe hacerse poco a poco, no pretender eliminar el callo a la primera, ya que al frotar en exceso podemos abrir la piel y causarnos heridas.
    • Periódicamente, después de sumergir tus pies en agua un rato, exfólialos con un producto suave, o bien mezclando un poco de azúcar con gel de aloe vera. Esto ayudará a mantenerlos suaves y libres de callosidades.
    • Evita recurrir al uso de bicarbonato de sodio, vinagre, limón y otros elementos afines, ya que en lugar de ayudarte a tratar el problema, pueden causarte daños en la piel que van desde irritaciones, hasta complicaciones de infecciones.
    • El uso de aspirina para frotar las callosidades no es recomendable. Aún cuando esto se indique a nivel popular, esta recomendación no tiene validez científica y, al igual que los productos ya mencionados, pueden causarte perjuicios.
  • Utilizar calcetines (preferiblemente de algodón) al calzarse con zapatos cerrados.
  • Aplicar crema hidratante en los pies con regularidad.
  • Evitar caminar descalzo, sobre todo al aire libre.

¿Tienes callos en los pies? Para que esas durezas no te impidan lucir tus sandalias favoritas, no dejes de acudir al podólogo. Los remedios que te comentamos anteriormente puede ayudarte, pero debes ser cuidadoso.