Quistes de grasa: elimínalos con remedios caseros

Además de no manipular la zona para no extender la infección, es fundamental que extrememos la higiene. El aceite de árbol de té tiene propiedades antibacterianas y acelera la curación

Los quistes de grasa o sebáceos son protuberancias de aspecto oleoso que se forman por debajo de la piel debido a la obstrucción de la glándula sebácea por una proteína llamada queratina.

Pese a que son muy antiestéticos, no representan un riesgo para la salud y tampoco suelen causar síntomas adicionales. Tan solo en algunos casos se caracterizan por tener un olor fuerte debido a un líquido aceitoso de color amarillo que se acumula en su interior.

Estos pueden variar de tamaño y aparecen en las zonas donde aparece vello como es el caso de las axilas, el área genital o las piernas, entre otras.

Por su apariencia similar a los granos de acné, algunas personas toman la decisión de apretarlos para facilitar su eliminación; sin embargo, esto aumenta el riesgo de infección y puede ser dañino para la piel. Por esta razón, a continuación queremos compartir varios remedios caseros que contribuyen a acelerar su recuperación.

Aceite esencial de árbol de té

El aceite esencial de árbol de té es un remedio casero para los quistes de grasa

Este aceite esencial es famoso por su riqueza en agentes antibacterianos y antinflamatorios que favorecen la reducción de los quistes de grasa o sebáceos. Su aplicación diaria impide el desarrollo de infecciones, facilita la cicatrización de la piel y evita las marcas posteriores.

Aplicación

  • Coloca unas gotas de este aceite en un trozo de algodón y aplícalo en la zona afectada, dos o tres veces al día.

Aloe vera contra quistes de grasa

El gel de aloe vera contiene muchos nutrientes que benefician la piel y mejoran el proceso de curación de las lesiones que esta desarrolla. Su aplicación directa reduce la apariencia de las cicatrices y apoya la eliminación de las protuberancias para dar un aspecto liso y suave.

Aplicación

  • Toma una pequeña cantidad de gel de aloe vera y frótalo en el área deseada, varias veces al día.
  • Úsalo hasta que la piel se recupere.

Ver también: Cómo preparar una mascarilla facial con efecto cicatrizante y antiarrugas

Cola de caballo

La cola de caballo es un remedio casero para los quistes de grasa

La infusión de cola de caballo tiene propiedades depurativas que contribuyen a eliminar las toxinas para acelerar la recuperación de la piel. Su consumo y su aplicación directa fortalecen las defensas del organismo y evitan el desarrollo de infecciones cutáneas.

Ingredientes

  • 1 cucharada de cola de caballo (10 g).
  • 1 taza de agua (250 ml).

Preparación y aplicación

  • Primero, pon a hervir la taza de agua.
  • Luego, agrégale la cola de caballo y déjala reposar durante 10 minutos.
  • Puedes tomar hasta tres tazas al día, o bien, aplicarla con un trozo de algodón.

Aceite de ricino

Pese a ser grasoso, el aceite de ricino da muy buenos resultados cuando se utiliza como tratamiento contra los quistes de grasa. Su efecto antinflamatorio reduce la piel abultada y también ayuda a calmar la sensación de comezón.

Aplicación

  • Primero, sumerge un trozo de algodón en aceite de ricino y luego aplícalo sobre el quiste.
  • A continuación, coloca una bolsa con agua caliente y comprímela por unos instantes.
  • El calor y el aceite actuarán en conjunto para remover la protuberancia.

Hamamelis para combatir los quistes de grasa

Hamamelis contra los quistes de grasa

El hamamelis cuenta con propiedades astringentes que favorecen la eliminación de células muertas para remover los quistes de grasa. Sus cortezas, así como sus hojas, contienen taninos que eliminan los aceites que se acumulan en los poros, a la vez que los cierra.

Aplicación

  • Sumerge un algodón o paño en agua o gel de hamamelis y luego frótalo sobre el área afectada.
  • En un par de días habrá disminuido de forma notable.

Te recomendamos leer: Beneficios de usar vinagre de manzana para lavar el rostro

Vinagre de manzana

Este producto tan utilizado en la gastronomía cuenta con un efecto antibiótico que reduce la inflamación e infección de los quistes de grasa.

Aplicación

  • Para eliminar el pus que contiene el abultamiento en su interior, ponle vinagre de manzana y luego cúbrelo con un vendaje adhesivo.
  • Tres días después, retíralo.
  • Si no se elimina por completo, repite el remedio hasta conseguirlo.

Sales de Epsom

Sales de Epsom contra los quistes de grasa

Las sales de Epsom son famosas por su efecto relajante y exfoliador. Su uso sobre la piel ayuda a purificarla y facilita la eliminación de las impurezas que le ocasionan trastornos. En el caso de los quistes de grasa resultan muy efectivas porque previenen la infección y alivian la inflamación.

Aplicación

  • Primero, vierte media taza de sales de Epsom (125 g) en el agua del baño
  • Luego, sumerge el cuerpo durante 20 minutos.
  • Realiza suaves masajes en las zonas afectadas.
  • Repítelo todos los días hasta aliviar la piel.
  • También puedes hacer una pasta exfoliante para aplicarla de forma directa en el quiste.

Ahora que conoces estos remedios caseros contra los quistes de grasa, utiliza el que consideres más conveniente. Recuerda ser constante con el tratamiento para obtener resultados.