Cómo enseñar a pedir perdón a tus hijos

Antonella Grandinetti · 7 abril, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña el 6 abril, 2019
Pedir perdón no suele ser una tarea sencilla, ni siquiera para los adultos. Descubre consejos prácticos para ayudar a tu hijo a aprender a disculparse.

Enseñar a pedir perdón suele ser una de las tareas más complejas para los padres. Y no exactamente porque los niños carezcan de empatía sino porque se disculpan de maneras inesperadas y, a veces, incomprensibles para los adultos.

Los niños son empáticos por naturaleza. ¿Cuántas veces has visto a tu hijo con lágrimas en los ojos al mirar un dibujo animado donde algo triste sucedía? Son seres llenos de amor y compasión hacia el prójimo pero no actúan como nosotros ni siguen las reglas socialmente estipuladas.

Como padres, una de nuestras tareas es enseñarles a los niños a comportarse según las normas sociales. Por este motivo, en este artículo hablaremos sobre cómo ayudarles a disculparse.

Enseñar a pedir perdón

Niño enfadado: enseñar a pedir perdón
Para pedir perdón el niño debe responsabilizarse de su actos y comprender las emociones de los otros.

«Pídele perdón por haberle pegado«, «discúlpate conmigo ahora mismo y no vuelvas a hablarme así«, «estoy esperando que pidas perdón«. ¿Alguna vez te has escuchado a ti mismo pronunciando alguna de estas frases o similares? Seguramente sí.

A veces las palabras salen de nuestras bocas sin siquiera pensar si realmente merece la pena pronunciarlas o no. ¿Creemos acaso que obligando a un niño a disculparse le estamos enseñando a pedir perdón? La realidad es que no. Un «perdón» murmurado a la fuerza no enseña nada al niño, más que a obedecer a sus padres.

El objetivo último de enseñar a pedir perdón no es lograr que el niño pronuncie las palabras esperadas, sino que se responsabilice por su error y, para ello, es necesario que entienda por qué ha estado mal lo que ha hecho.

1. Ayuda a tu hijo a calmarse

La mayoría de las veces, las situaciones por las que es necesario pedir perdón se descontrolan porque el niño se enfada. Ahora bien, exigirle que se disculpe en ese momento puede llegar a ser contraproducente por varios motivos:

  • El niño no entenderá por qué debe disculparse.
  • Es posible que su enfado aumente aún más.
  • No aprenderá nada de lo sucedido.

Por el contrario, respira profundo, acércate a tu hijo y retíralo un momento del lugar donde se ha producido el conflicto. Permite que tu hijo tome distancia de la situación y se tranquilice. Tú puedes ayudarle dialogando con él, siempre con paciencia y sin exigir que pida perdón.

Quizá te interese: Qué podemos aprender de los niños pequeños

2. Analiza la situación junto a tu hijo

Familia hablando
Conversa con tu hijo sobre la situación y deja que se exprese libremente.

Cuando tu hijo haya recobrado la calma, llega el momento de analizar lo sucedido. ¿Qué ha pasado exactamente? Deja que tu hijo te cuente su versión de los hechos y permite que exprese cómo se siente. Durante los conflictos, las emociones son muy importantes y, de hecho, son el disparador del actuar del pequeño.

3. Fomenta la empatía para enseñar a pedir perdón

Ahora que ya sabes qué ha sucedido y por qué tu hijo ha reaccionado de esa manera, pregúntale cómo se hubiese sentido en el lugar del otro niño. Puedes incluso recordarle alguna situación parecida que él haya vivido. La idea es que tu hijo se ponga en los zapatos de su amigo para que así comprenda cuál ha sido su error.

No te pierdas: Cómo combatir los enfrentamientos entre hermanos

4. Piensa junto con tu hijo que cambiaría si pudiese hacerlo

Plantéale a tu hijo la siguiente pregunta: «si pudieses volver el tiempo atrás, ¿qué cambiarías de lo sucedido?» Este ejercicio permite a tu hijo pensar otras maneras de resolver el conflicto. Si bien es cierto que este brainstorming no resolverá la situación actual, es una buena manera de aprender a gestionar emociones para el futuro.

5. Pregúntale cómo puede hacer sentir mejor al otro niño

Padre abrazando a sus hijos
Un aspecto importante que solemos olvidar es dar ejemplo. Con la observación, los niños aprenden las acciones de sus referentes.

Deja que tu hijo elija cómo pedir perdón. Decir «lo siento» a veces no es lo que los niños necesitan ni desean. Quizá tu pequeño prefiera darle un abrazo, invitarle a jugar con él o regalarle un dibujo. Lo importante aquí es que el niño aprenda a responsabilizarse de sus actos de alguna manera.

Una buena disculpa debería expresar por qué se está disculpando el niño, no sólo por la acción realizada, sino por herir los sentimientos, y sugerir una manera de arreglar el problema. Por ejemplo: «siento haberte pegado, sé que te ha dolido y no volveré a hacerlo. La próxima vez que me enfade intentaré hablar contigo en lugar de golpearte».

Por último, para enseñar a pedir perdón a tu hijos ¡debes dar ejemplo! Cada vez que te equivoques o reacciones mal es imprescindible que pidas perdón. Disculparse no es una debilidad sino una fortaleza. Como padres, debemos enseñar a través del ejemplo porque los niños aprenden sobre la base de lo que nosotros hacemos.

  • Kennedy-Moore, Eileen. Smart Parenting for Smart Kids: Nurturing Your Child’s True Potential. Jossey-Bass,2011.
  • McCready, Amy. The Me, Me, Me Epidemic: A Step-by-Step Guide to Raising Capable, Grateful Kids in an Over-Entitled World. TarcherPerigee, 2015. Dr Sears.
  • Teach Children to Apologize With These 5 Tips. https://www.askdrsears.com/topics/parenting/discipline-behavior/morals-manners/5-ways-teach-your-child-apologize