Cómo enseñar a tu bebé a sentarse

Entre las primeras fotos de todo bebé siempre está la primera vez que se sentó. Sentarse por sí mismo los prepara para gatear y luego ponerse de pie. Forma parte de los hitos de desarrollo psicomotriz.

Como padres esperamos impacientemente que nuestros bebés realicen sus primeras proezas, sus primeras sonrisas, sus primeros gateos, sus primeros pasos. Aunque todo debe darse paulatinamente, estamos ansiosos. Queremos verlo sentarse solo y pronto. A todos nos ha pasado. Seguro quieres enseñar a tu bebé a sentarse.

¿Ya es momento de que empiece a sentarse solo? Al observar a tu bebé te dará las señales para saber si ya está preparado, sin que ello represente un riesgo para su espalda. Lo más idóneo es que no adelantes la postura. El bebé llegará a ella por sí solo.

Hay que brindarle la posibilidad de que esté el mayor tiempo posible en casa con ropa cómoda y en un espacio que le permita explorar y ejercitar su cuerpo. En lo que alcance ciertos hitos del desarrollo, ya puedes enseñar a tu bebé a sentarse.

¿Cómo saber si tu bebé está preparado para sentarse?

mamá sentada con bebé

Es un error forzar el ritmo del bebé en cualquier aprendizaje y desarrollo. Cada niño es único y no debería haber un calendario que exija que haga determinadas cosas en momentos específicos. Unos tardarán más, otros lo lograrán más rápidamente.

De la misma manera en que a algunos niños les sale los primeros dientes a los 3 meses y a otros a los 8, para que el bebé se siente no hay un tiempo preestablecido. Hay que esperar que alcance la madurez necesaria. Unos bebés comenzarán a sentarse a los 6 meses, mientras que otros lo lograrán al año.

Sin embargo, puedes estar atento a las siguientes señales. Si cuando está tumbado boca abajo el bebé puede girarse sobre sí mismo para ponerse boca arriba y boca abajo de nuevo, está haciendo un movimiento que le tonifica, entre otros músculos, los oblicuos.

Otra señal es que el bebé es capaz de incorporarse un poco por sí mismo, cuando va de paseo en su silla. Es común que esto comience a ocurrir alrededor de los seis meses, pero no es determinante. Puede ocurrir entre los 8 y los 9 meses también.

Lee este artículo: 4 errores a evitar de una madre primeriza

Sentarse… un gran momento

Aprender a sentarse supone un gran avance en el desarrollo psicomotriz del bebé. Esta postura le permite fortalecer los músculos de su espalda, así evitará molestias y posibles problemas cuando comience a caminar. A partir de que logra sentarse, su cuerpo se preparará para gatear y caminar.

Por eso no hay que sentar al bebé antes de que esté preparado para ello, es decir, antes de que sus propios músculos le permitan hacerlo. Cuando tu pequeño logra sentarse, esto le proporciona una mayor autonomía para manipular los juguetes y los objetos que le llaman la atención.

Estar sentado le ofrece una perspectiva distinta del ambiente donde se desenvuelve. En esta posición se expone a estímulos nuevos, lo que fomenta su inteligencia y su curiosidad por conocerlo todo. Se despiertan sus sentidos para la exploración sensorial.

Descubre: Beneficios de la música en el desarrollo de bebés

Ejercicios para enseñar a tu bebé a sentarse

¿Te preguntas si es posible enseñar a tu bebé a sentarse? Para que tu bebé se siente puedes ayudarlo a fortalecer sus músculos con algunos ejercicios. No vas a acelerar el proceso, solo que de esta manera le será más fácil alcanzarlo.

Hacer estos ejercicios es una actividad más para compartir y disfrutar el tiempo junto a tu bebé. Te da la posibilidad de participar y de contribuir, poco a poco, en el maravilloso crecimiento de tu pequeño.

Antes de comenzar con estos ejercicios para enseñar a tu bebé a sentarse, tu hijo debe haber superado otros hitos en su desarrollo psicomotor, como mantener la cabeza levantada cuando se encuentre acostado y hacer como que quiere sentarse cada vez que lo tomas por sus manos.

Hagamos gimnasia con el bebé

mamá y bebé jugando

Para hacer estos ejercicios para estimular a tu bebé, tira una manta en el piso y disponte a trabajar. ¡Vamos a fortalecer sus abdominales, su columna y la musculatura de espalda, cuello y brazos! Es importante que tengas cerca algunos de sus juguetes preferidos.

  • Coloca a tu bebé boca arriba. Siéntate frente a él y tómalo por sus manos. Lentamente ve levantándolo poco a poco hasta que se siente y luego vuelve a acostarlo. Repite el movimiento tres o cuatro veces.
  • Mientras están en el suelo, sienta a tu bebé y sujétalo por las caderas. Déjalo unos segundos y luego acuéstalo para que pueda descansar. Repite el ejercicio tres o cuatro veces para que tu bebé no se canse.
  • Sienta a tu bebé en tu regazo, recostado en ti. Juega a dar palmas, o algún otro juego tradicional como “aserrín, aserrán”. Por instantes, despega su espalda de ti para que permanezca sentado por su cuenta. Lo puedes ayudar sujetando sus brazos mientras no esté pegado a ti.
  • Acuesta a tu hijo boca arriba. Pon un juguete llamativo encima de él para tentarlo a que lo tome. Tu bebé intentará estirarse poco a poco para agarrarlo.
  • También es recomendable que le tumbes boca arriba y juegues a ladearlo despacio de derecha a izquierda y viceversa.

Jamás agobies a tu bebé

Si notas que tu bebé pierde el interés por lo que hacen, detén las sesiones de ejercicios. Como en cualquier otro avance, el secreto para que aprenda a sentarse radica en estimularle,  jamás forzarlo. Evita que se canse. Disfruten de los momentos juntos y sigan intentándolo. ¡Pronto estará listo para su primera foto sentado!