Cómo enseñar a tu hijo a resolver problemas

Si evitamos que los niños enfrenten sus problemas, les privamos de conocer y probar las herramientas que les permitirán desarrollar estrategias para su resolución.

Es importante que le enseñes a tu hijo a resolver problemas, ya que este tipo de ciscunstancias se pueden presentar en cualquier momento. Lo ideal es que se le enseñe a buscar la solución más adecuada, donde los resultados siempre beneficien a todos los involucrados en el conflicto.

A diario, estamos inmersos en diferentes conflictos. Gran parte de ellos están relacionados con otras personas. Sin embargo, no están exentos nuestros problemas internos, que se generan por las decisiones que tomamos.

Aspectos a considerar para enseñar a tu hijo a resolver problemas

Es importante que los niños desde edades tempranas hagan uso del pensamiento reflexivo. Deben tomar en cuenta el orden de las ideas, pensando en los hechos anteriores al problema y en lo que puede suceder después del conflicto. De esta manera lograrán resolver un altercado o superar una dificultad que se les presente.

También la inteligencia emocional influye en la solución de problemas. Esta herramienta específica fortalece nuestras habilidades para la solución de conflictos. Por lo que se recomienda iniciar su desarrollo en los niños a una edad temprana. De esta manera, cuando se conviertan en adultos podrán convivir sin problemas en la sociedad.

Ver también: 5 requisitos para poder dialogar con los hijos de una manera sencilla

Recomendaciones para enseñar a tu hijo a resolver problemas

A continuación, te damos algunas recomendaciones sobre cómo enseñar a tu hijo a resolver los problemas que se le puedan presentar.

Diagnosticar el problema

En primer lugar, es necesario que tu hijo aprenda a aplicar los puntos básicos de la solución conflictos. Debe formularse la siguiente pregunta ¿qué ha pasado? Y recoger toda la información necesaria para luego formar una visión imparcial. Así, podrá  hablar de los hechos desde un enfoque más claro.

Niños con problemas de lenguaje.

Identificar las causas

Después de haber identificado el problema, es importante saber las causas. Esto ayudará a resolverlo. Para ello debes mantener una comunicación efectiva con tu hijo, donde exponga su punto de vista. Así comienza a desarrollar su manera de resolver problemas y controlar sus emociones.

Enséñale a ser paciente

Los niños pequeños no tienen un concepto claro del tiempo, por lo que se impacientan fácilmente. Esta acción les puede crear un conflicto interno y estresarlos. El estar tranquilos es fundamental para resolver adecuadamente los problemas. Lo más recomendable es que le enseñes a tu hijo a ser paciente, para que pueda pensar antes de tomar una decisión.

Motívalo a compartir

Generalmente, a los niños el compartir les genera estrés, lo que probablemente dará origen a un problema. No es recomendable darle las cosas de manera automática a los hijos.

Ellos deben aprender que forman parte de una familia y una sociedad. Donde en muchos momentos las cosas que tienen deben compartirlas bien sea en el hogar o en el colegio. Es importante que tengan claro que no son los únicos merecedores de los beneficios.

Maneja la empatía

En cuanto a la empatía, es importante que le digas a tu hijo que sabes cómo se siente cuando se presenta un problema, pero que en muchas ocasiones él debe ponerse en lugar de la otra persona que está involucrada en el conflicto y así evitará implicarse en problemas futuros.

Céntrate en lo positivo

Después de conversar con tu hijo acerca de algún conflicto donde él haya participado, se deben analizar las ventajas y desventajas de cada posible solución. Luego apoya la decisión positiva que haya tomado.

Por otro lado, es importante incentivarlo a cumplir con la solución que estuvo dispuesto a asumir. Esto le permitirá aprender a hacerse responsable de sus actos y decisiones tomadas.

Intercambiar opiniones

Mostrarle que intercambiar opiniones y debatir en grupos, de forma pacífica, le permitirá reconocer que no siempre se tiene la razón. Así aprenderá que es importante aceptar lo que otro piensa y por eso no se debe molestar. Por otro lado, le ayudará a manejar y fortalecer la tolerancia.

Te puede interesar: Niños desobedientes ¿qué podemos hacer en esta situación?

Lado positivo de los conflictos

Cuando nuestros hijos desde pequeños comienzan a tener experiencia en el manejo de conflictos, adquieren beneficios muy positivos, como:

  • Desarrollar la empatía.
  • Aprender a tomar decisiones.
  • Superar las dificultades.
  • Resolver los problemas con el diálogo y la negociación.
  • Adaptarse a los diferentes medios sociales.

En conclusión, se ha identificado que todos tenemos problemas a lo largo de nuestra vida, y los niños no están exentos de ellos. Aunque para los adultos, sus problemas en muchas ocasiones no son significativos, para los niños son de una dimensión transcendental.

Por ello,  le debes enseñar a tu hijo a resolver problemas desde pequeño. Esto le permitirá conocer y hacer uso de herramientas que le permitan desarrollar estrategias para evitar involucrarse en conflictos o tomar la mejor decisión que beneficie a todos los involucrados.