¿Cómo estimular el ano?

Estimular el ano es el primer paso para que las personas comiencen a perder el miedo a determinadas prácticas sexuales y dejen de verlas como algo inmoral para sentirlas como un acto de plena felicidad, libres de dolor.

Ciertas partes del cuerpo todavía siguen ocupando los primeros lugares dentro de los tabúes sexuales, y uno de ellos es el de estimular el ano. Sin embargo hay quienes se animan a traspasar las barreras religiosas o culturales y disfrutan de ciertos placeres.

Quienes todavía se niegan a algunas prácticas por miedo al dolor, deben conocer estas maneras de estimular el ano para gozar con otro tipo de relación.

Todos deberían sacarse de sus pensamientos que el sexo es un acto de procreación. Esto les permitirá adentrarse en nuevas experiencias y alimentar la pasión en la pareja.

La cama debe ser un lugar donde todas las imposiciones impuestas desde niños no pueden entrar. Así hombres y mujeres encuentran otro sentido, mucho más feliz, para encontrarse.

Consejos para estimular el ano

El ano es una zona que excita en demasía a los hombres y que las mujeres en ocasiones se resisten a incluir en el acto sexual. Sin embargo, cumplir con ciertas fantasías de la pareja y conocer una nueva postura nunca está mal.

El miedo y las cuestiones morales son malas compañeras del sexo. El dolor, sobre todo en la primera vez, es fácil de combatir si se tienen algunas precauciones.

  • La lubricación no puede faltar

Lo ideal es estimular el ano con la utilización de lubricantes que son especiales para el sexo y se consiguen en las tiendas. La lubricación natural es muy inferior a la que posee la vagina por lo que es necesario complementar para estar seguros de conseguir placer.

Se debe hacer suaves caricias en la zona sin ansiedad ni movimientos bruscos. Es un músculo que no tiene como hábito recibir ningún objeto sino más bien despedir. Entonces hay que ser cuidadosos para tener los mejores resultados sin provocar dolor.

  • Estar relajados

Que ambos estén relajados durante el sexo anal es determinante para disfrutar sin interrupciones. La confianza en la pareja es la que permite que fluya el deseo y poco a poco se entreguen. Lo aconsejable es hacerlo tranquilamente, tomarse el tiempo que necesiten para los juegos previos a la penetración.

Los besos y caricias en diferentes zonas erógenas del cuerpo deben ir de la mano al estimular el ano para lograr mayor excitación. Sin estar totalmente convencidos y deseosos será más complicado. Es un proceso más lento que las relaciones sexuales convencionales, pero con resultados muy satisfactorios.

Conoce: ¿Cómo perder la vergüenza en la cama con mi novio?

Postura del bandolero.

  • Evitar ser tan directo

Ir directamente al ano no es la manera indicada para generar un clima adecuado. Lo ideal, es iniciar el encuentro de manera habitual y a medida que sube la temperatura sumar las acciones para estimular el ano. Asimismo, durante el proceso, no abandonar el clítoris de manera que la concentración no se desvíe y aparezcan los miedos.

  • Besos íntimos e higiene

Brindar besos húmedos en pelvis, vagina, ano y entrepiernas favorece a la lubricación natural. La dilatación y el deseo sexual aumentan hasta niveles en que van a pedir que se lo hagas. Es oportuno tener presente las medidas de higiene para que todos pasen un momento agradable.

Incluso, pueden compartir una ducha y enjabonarse mutuamente para sumar sensualidad. Con diferentes objetos como esponjas y jabones se realizan juegos en la zona que también suman éxtasis.

  • Más lubricante

Cuando sienten que ya están listos para iniciar con el coito volver a pasar lubricante por el ano y agregar también en el pene. Penetrar con baja intensidad al inicio para que se adapte y no se contraiga. Durante los primeros movimientos, besar el cuello, dar pequeños mordiscos en la espalda y aumentar poco a poco la presión.

La fricción se hace cada vez más suave y logran mayor profundidad con el paso de los minutos. El ritmo lo manejan de acuerdo a lo que conversen en ese instante. Lo importante es que hablen si algo no está saliendo bien y no tengan vergüenza de expresar lo bien que la están pasando.

Postura del perrito para practicar sexo anal.

Pueden alternar entre diferentes posturas sexuales para practicar el sexo anal y descubrir cuál les resulta más cómoda. Asimismo es muy erótico intercambiar entre un tipo de sexo y otro en el transcurso de todo el acto sexual.

Para los más atrevidos o activos existen juguetes sexuales específicos para estimular el ano que pueden usar juntos. Hay quienes suplementan un trío sexual con la utilización de estos elementos. Mientras se penetra por vagina se estimula con ellos el ano, o viceversa.