Cómo evitar comer por aburrimiento

Yamila Papa Pintor · 7 noviembre, 2014
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la pedagoga en educación física y nutricionista Elisa Morales Lupayante el 3 enero, 2019
Hay cierta tendencia a comer en exceso cuando estamos aburridos o sin hacer nada. En esta oportunidad recopilamos algunas estrategias para controlar esta situación.

Comer por aburrimiento se ha convertido en un hábito constante y peligroso. Aunque para muchos es inconsciente, «picotear» en exceso es la razón por la que algunos han caído en el sobrepeso. De hecho, se cree que detrás de esa necesidad de comer pueden esconderse problemas de ansiedad y estrés.

¿Existe alguna manera de vencerlo? la respuesta es sí. No obstante, es fundamental identificar los factores que inciden en el problema y, por supuesto, adoptar medidas para afrontarlos. A continuación repasamos algunas estrategias.

¿Por qué comemos más cuando estamos aburridos?

Existen varias hipótesis que podrían explicar el por qué comemos más cuando estamos aburridos que cuando estamos entretenidos. Una de las más aceptadas tiene que ver con razones emocionales como los episodios de ansiedad o depresión que se presentan al no ocupar la mente en algo específico.

La definición estricta de comer es dar alimento para que el organismo pueda cumplir sus funciones vitales. Sin embargo, en estos casos, tiende a existir un exceso a lo recomendado. Y es que, a diferencia de otros seres vivos, los seres humanos tenemos la costumbre de comer por placer.

Ahora bien, otros motivos para comer por aburrimiento tienen que ver con el estado de debilidad y cansancio asociado con el tiempo libre y el ocio. Inconscientemente pretendemos llenar todos estos vacíos consumiendo toda clase de alimentos.

Asimismo, recibimos un fuerte estímulo a través de las grandes campañas publicitarias que hacen muchas compañías de la industria alimentaria.

Estrategias para evitar comer por aburrimiento

Si quieres evitar comer por aburrimiento puedes poner en práctica unas simples estrategias en tu día a día. Incluso, estas serán imprescindibles si estás planeando adelgazar.

Recuerda, también, que si lo consideras necesario, debes acudir a un especialista de salud mental. Él podrá ayudarte a vencer esta situación si se convierte en un problema.

Lleva un registro

Hacer un seguimiento de las comidas diarias es una de las mejores fórmulas para evitar comer por aburrimiento. Por eso, lo ideal es que tengas a la mano un diario de alimentos donde apuntes qué comes, cuánto comes y cuándo y dónde tiendes a comer. 

Estos apuntes los puedes hacer en una libreta, o bien, en aplicaciones móviles. Lo importante es que tengas presente que te ayudarán a notar patrones en tus hábitos alimentarioscomo por ejemplo la tendencia a comer frituras y chocolate o comer mucho al mirar la televisión.

Concéntrate más

Si sientes que tienes hambre porque estás mirando el techo, haz algo que requiera mayor enfoque, como por ejemplo, estudiar, hacer tareas o leer algo de difícil comprensión.

Sal a dar un paseo

Así tendrás menos tentaciones y la cocina se alejará de ti. Pero ten cuidado porque en el exterior hay tiendas donde venden comida también, así que lo mejor será que no lleves dinero. Las ansias deberían empezar a desaparecer con el ejercicio.

Evita comprar algunos alimentos

comer por aburrimiento

Cuando estamos aburridos comemos cosas grasosas, dulces o con muchos hidratos. Entonces, si sabes que te atacarán las ganas de comer unas patatas fritas o unas galletas de chocolate, no los compres. En su lugar, prefiere algo más saludable como ser las frutas o barras de cereal.

Evita tener comida fuera de la cocina

Nada de llevarte unos snacks a tu habitación o a la sala. Come siempre en la mesa correspondiente, sea en la cocina o en el comedor. Evita también comer en el sofá mientras miras televisión.

No dejes pasar tanto tiempo entre comidas

Además de las tres ingestas principales (en orden decreciente desayuno, almuerzo y cena), añade dos colaciones pequeñas, una a media mañana y otra a media tarde. Así no tendrás tanta hambre.

Lo recomendable por múltiples investigaciones es hacer cinco comidas al día.

Come lo que te satisfaga

Puede ser una rebanada de sandía o un tallo de apio, porque ambos contienen bastante agua y son bajos en calorías. Sentirás más saciedad y no el estómago vacío.

Bebe más agua

Cuando sientas que tienes hambre, tal vez sea que tienes sed. Así que, está permitido que andes por toda la casa con una botella de agua para hidratarte. Así, de paso, disfrutarás de los enormes beneficios que te aporta este líquido.

Maneja el estrés

Es fundamental que aprendas a reconocer tus emociones antes de comer, sobre todo si no es un horario adecuado para la comida. Es frecuente sentir una fuerte necesidad de comer al atravesar episodios de estrés; sin embargo, hay otras maneras de sobrellevarlo. 

  • Respira hondo. 
  • Procura hacer otras actividades antes de comer. 
  • Haz un poco de yoga. 
  • Sal a caminar.

¿Sueles comer por aburrimiento? Entonces aplica estos consejos para hacerle frente. Si bien te puede parecer normal, comer más de lo debido te ocasiona problemas a mediano y largo plazo.