¿Cómo evitar el contagio por chikungunya?

Valeria Sabater·
30 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico José Gerardo Rosciano Paganelli al
26 Diciembre, 2018
Aunque la mortalidad registrada por el virus del chikungunya es baja, puede derivar en dolores musculares que duren meses, y de ahí que sea importante prevenir su contagio. Te contamos qué medidas pueden ser eficaces para ello.

El chikungunya, también conocido como chicunguña o fiebre de chikunguña, es una enfermedad que se está extendiendo en los últimos años con mucha virulencia en todo el mundo. El causante de esta propagación es el mosquito tigre, originario de Tanzania.

Las dudas que solemos tener con respecto a esta afección son varias: ¿por qué el mosquito tigre ha salido de su área autóctona? ¿Existe algún modo de evitar su contagio? A continuación, te aportamos toda la información sobre el chikungunya.

El chikungunya, a nivel mundial

Por lo general, el cuadro clínico que ocasiona no se mantiene más allá de las dos semanas. No obstante, a día de hoy no hay vacuna y su infección puede derivar a veces en un dolor crónico.

El origen de esta enfermedad se sitúa en Tanzania, donde detectaron el virus por primera vez en 1955. Con el tiempo, ha ido expandiéndose poco a poco, de forma que en los últimos años se han registrado casos tanto en América Latina como en España.

¿Cómo se contrae el chikungunya?

El mosquito puede contagiar el chikungunya

Resulta curioso cómo un enemigo tan pequeño puede ocasionar tantos daños. Los mosquitos tigre (en este caso, las especies Aedes aegypti y Aedes albopictus) pueden identificarse con facilidad porque tienen las patas blancas y el abdomen a rayas de este mismo color.

El problema básico es que no los vemos venir. Son ellos quienes propagan el virus al succionar la sangre de alguien que ya está infectado; esto incluye tanto personas como animales.

La duda que se tiene a día de hoy es el modo en el que este mosquito ha ido atravesando países. No es común que un insecto originario de Tanzania, como lo fue en un primer momento, haya sido capaz de cruzar océanos y causar, por ejemplo, una epidemia en América.

¿A qué se debe?

  • El mundo está cada vez más globalizado y comunicado. De acuerdo a lo que informa la Organización Mundial de la Salud, el comercio internacional es el responsable de que este mosquito cruce fronteras con tanta facilidad.
  • Suele decirse que de África pasó a Asia con mucha facilidad debido, por ejemplo, al comercio de neumáticos de segunda mano.
  • Según datos de la OMS, los países más afectados son Brasil, Colombia y Bolivia, con más de 300 000 casos sospechosos entre los tres.

¿Qué síntomas tiene el chikungunya?

Los médicos lo describen como una enfermedad muy parecida al dengue en muchos casos. De hecho, resulta curioso saber que el origen de esta palabra ‘chikungunya’ tiene sus raíces en la lengua makonde (hablada en el norte de Mozambique y sur de Tanzania). Para ellos, significa ‘enfermedad del hombre retorcido’.

Así pues, ya de por sí nos indica una imagen de gran sufrimiento, en especial por su intenso dolor articular. No obstante, tal y como hemos comentado al inicio del artículo, suele mejorar y resolverse en un período de entre 7 y 10 días.

Los médicos indican que, por lo general, los síntomas aparecen a partir de los cinco días desde que el mosquito tigre haya picado al individuo. Según la publicación de la OMS citada con anterioridad, sus síntomas son los siguientes:

  • Fiebre muy alta que aparece de un día para otro.
  • Dolor intenso en las articulaciones y en los músculos.
  • Dolor de cabeza intenso.
  • Problemas gastrointestinales.
  • Sarpullidos muy llamativos.
  • Náuseas.
  • Cansancio.

Ahora bien, tal y como hemos señalado antes, el chikungunya no tiene cura. Se está experimentando con algunos fármacos, pero a día de hoy no existe un tratamiento específico para evitar el problema; solo se apunta a combatir los síntomas.

Descubre también: Alerta por el chikungunya, un virus que llega a América

Entonces, ¿cómo se puede tratar?

Lo más importante es acudir al médico en cuanto se presente la fiebre, ya que es un síntoma de una infección cuyo origen hay que conocer. En este sentido, hay que tener especial cuidado con las personas mayores de 60 años, con los niños, con pacientes enfermos del corazón, con diabetes o hipertensión.

Los médicos indicarán el tratamiento más adecuado, que buscará ante todo aliviar los síntomas. Asimismo, es importante que el paciente esté siempre bien hidratado y que beba agua, zumos naturales e infusiones.

Lo siguiente será guardar reposo y estar atento a cualquier cambio, en especial si los afectados son niños o personas mayores con el sistema inmunitario debilitado.

¿Cómo podemos evitar el contagio?

mosquitera_1

Lee también: Cómo evitar las picaduras de los insectos en general

Como se podrá intuir, resulta muy complicado poder defenderse de un enemigo tan pequeño, al cual apenas vemos. Podemos estar durmiendo la siesta con tranquilidad y, mientras tanto, él puede entrar por la ventana sin problemas para picarnos y trasmitirlos la enfermedad.

Lo importante es no perder la calma y no obsesionarnos. Es mejor intentar llevar una vida normal, aunque teniendo en cuenta las siguientes claves:

  • El mosquito tigre pica de día. Hace unos años solía atacar al aire libre, pero últimamente ya se ha adaptado a subsistir en espacios cerrados, como por ejemplo, las casas.
  • Este insecto necesita agua, así que, en la medida de lo posible, hay que evitar zonas donde haya agua estancada. Evita poner macetas en casa donde también quede agua sobrante.
  • Los mosquitos huyen de las temperaturas bajas así que, si te es posible y tienes refrigeración en casa, úsala.
  • También es efectivo poner mosquiteras tratadas con insecticidas.

Como claves finales, también es posible aplicar tratamientos para repeler insectos, como repelentes. En última instancia, si tienes que viajar a una zona donde te han informado que hay posibilidad de infección de esta enfermedad, viste siempre con manga y pantalón largos.

  • Her, Z., Kam, Y. W., Lin, R. T. P., & Ng, L. F. P. (2009). Chikungunya: a bending reality. Microbes and Infection. https://doi.org/10.1016/j.micinf.2009.09.004
  • Thiboutot, M. M., Kannan, S., Kawalekar, O. U., Shedlock, D. J., Khan, A. S., Sarangan, G., … Muthumani, K. (2010). Chikungunya: A potentially emerging epidemic? PLoS Neglected Tropical Diseases. https://doi.org/10.1371/journal.pntd.0000623
  • Petersen, L. R., & Powers, A. M. (2016). Chikungunya: epidemiology. F1000Research. https://doi.org/10.12688/f1000research.7171.1
  • Chikungunya. 12 de abril de 2017. Organización Mundial de la Salud. who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/chikungunya
  • Chikungunya. Medline Plus. https://medlineplus.gov/spanish/chikungunya.html