Cómo evitar el dolor en las mamas fibroquísticas

Paula Aroca 14 noviembre, 2013
Los cambios fibroquísticos afectan a un 60% de las mujeres de entre 30 y 50 años.

La sensación de endurecimiento y dolor en las mamas, especialmente unos días antes de comenzar la menstruación, es un fenómeno muy común entre las mujeres adultas.

Estas molestias son causadas por los llamados “cambios fibroquísticos”, que pueden darse en el tejido mamario debido a la acción de diferentes hormonas. Se cree que estas alteraciones fibroquísticas pueden afectar hasta un 60% de las mujeres entre los 30 y los 50 años.

Síntomas de los “cambios fibroquísticos”

Estos son algunos de los síntomas más frecuentes en las mujeres cuyas mamas presentan cambios fibroquísticos:

  • – Al palpar la mama, se notan zonas nodulares, con endurecimiento difuso del tejido o irregularidades (especialmente los días previos al comienzo de la menstruación).
  • – Sensación de dolor y sensibilidad en las mamas.
  • – También pueden aparecer quistes blandos y móviles, que están llenos de líquido.
  • Secreción del pezón, clara o ligeramente turbia.

Es importante resaltar que si encuentras nódulos o alguna otra irregularidad en tus senos debes consultar a tu médico, para que éste realice un diagnóstico adecuado. Es posible que el médico te ordene una mamografía o una ecografía mamaria, para descartar otras patologías.
Como los cambios fibroquísticos son un fenómeno tan común, que en realidad no tiene mayores consecuencias sobre la salud de las mujeres, los médicos no lo consideran como una enfermedad. Pero, de todas formas, muchas mujeres se preguntan cómo aliviar la tensión y el dolor que estos cambios producen en las mamas. Continúa leyendo para encontrar la respuesta a esta interrogante.

Reducir el consumo de sal

Hay quienes recomiendan reducir el consumo de sal y alimentos ricos en sodio, para que el organismo no retenga líquidos. En teoría, esto podría ayudar a aliviar los síntomas que provocan los cambio fibroquísticos en las mamas. Sin embargo, aún no se cuenta con pruebas científicas que demuestren la efectividad de esta medida.

Evitar el té, el café y las bebidas gaseosas

Bebidas tales como el té negro, las bebidas cola, el chocolate y el café tienen algo en común: todas contienen sustancias de la misma familia, llamadas metilxantinas. Algunas mujeres declaran que al abandonar el consumo de estas bebidas, al menos por un par de meses, sienten alivio en los síntomas de los cambios fibroquísticos mamarios. Esto significa que tienen menos molestias y menos dolor.

Utilizar sostén (brassier) semi-ortopédico

La compresión excesiva del tejido mamario puede hacer que se formen más zonas fibrosas en los senos y que estos duelan. Por eso, para aliviar molestias, es importante utilizar un sostén que no tenga varillas metálicas (aro) y cuya copa abarque toda la mama.
Los mastólogos recomiendan usar sostén con las siguientes características:

  • – La banda que rodea el tórax debe ser ancha y no muy apretada.
  • – Debe quedar espacio para deslizar un dedo fácilmente entre la copa y la mama.
  • – Los tirantes deben ser anchos y no deben dejar marcas sobre la piel.

Muchos especialistas también recomiendan quitarse el sostén para dormir. Si tienes senos grandes, puedes utilizar un top de algodón en lugar de un sostén al momento de irte a la cama.
Para finalizar, recuerda siempre que es importante consultar al médico ante cualquier irregularidad que encuentres en tus mamas, para descartar otras enfermedades.

 

Te puede gustar