Cómo evitar el reflujo gástrico de forma natural

Coloca unos tacos de madera para elevar la cabecera de la cama y así elevar el cuerpo, impidiendo el reflujo.

También llamado reflujo gastroesofágico (o ERGE en su abreviatura) consiste en el paso del contenido gástrico hacia el esófago desde el estómago, debido a una alteración en las “barreras” naturales del cuerpo. No siempre es una enfermedad sino que puede aparecer por algunos malos hábitos alimenticios. Aprende cómo evitar el reflujo gástrico en el siguiente artículo.

Causas y síntomas del reflujo gástrico

Una de las causas más importantes o recurrentes es el desequilibrio del esfínter esofágico interior, una especie de anillo que rodea el esófago donde se une con el estómago, el cuál permanece cerrado para evitar que los jugos gástricos “suban” por el esófago. Cuando éste se encuentra alterado, hay menos presión en reposo, el músculo se relaja y no cumple con su función.

Determinados medicamentos o sustancias como el alcohol, la cafeína o el tabaco favorecen al reflujo, uno de los trastornos digestivos más habituales (el 15% de la población adulta lo sufre una vez a la semana y el 7% a diario).

Cafe

Puedes leer también: ¿Por qué son saciantes las dietas ricas en proteínas?

Entre los síntomas del reflujo gastroesofágico podemos destacar:

  • Pirosis: es el más conocido y consiste en esa sensación de ardor o “fuego” a la altura del esternón, que aumenta después de comer abundantemente o de ir a la cama justo después de la cena.
  • Salivación con gusto agrio en la boca, dolor torácico o dificultad para tragar alimentos o saliva.
  • Alteraciones respiratorias, sobre todo en la noche: bronquitis, neumonía, asma, etc.
  • Otras manifestaciones: dolor abdominal, exceso de eructos, pesadez después de las comidas, hipo, náuseas, molestias en la laringe o faringe, sensación de un cuerpo extraño en la garganta y hasta afonía.

estomago

Consejos para evitar el reflujo gástrico

  • Evita acostarte inmediatamente después de comer, sobre todo la cena. Deja pasar unas dos horas o más dependiendo de si ha sido una comida “normal” o copiosa.
  • Eleva la cabecera de la cama unos 15 cm con tacos de madera en las patas, así el cuerpo no estará tendido completamente.
  • Intenta no colocar más almohadas para elevar la cabeza al acostarte, porque eso sólo consigue flexionar el cuello y lo que se debe elevar es todo el tronco superior.
  • Prueba a llevar ropa cómoda y telas que no sean ceñidas al cuerpo durante la comida.

Picar entre comidas

  • No realices comidas demasiado abundantes.
  • Controla la obesidad y el sobrepeso.
  • Elimina el consumo de alcohol y deja de fumar.
  • Evita las comidas o bebidas que relajan el esfínter esofágico, como son los chocolates, las salsas, los guisos, etc.
  • Evita hacer ejercicio, movimientos bruscos, agacharte, levantar peso, etc. inmediatamente después de las comidas.

Ejercicio

  • Reduce al máximo el estrés.
  • Elimina de tu dieta los alimentos que tienen efecto irritante en la mucosa gástrica y el esfínter esofágico interior, como las grasas, ajo, tomate, frituras, cebolla, salazones, refrescos, menta, cítricos…
  • Disminuye el consumo de azúcares y alimentos procesados, presta atención al equilibrio de la flora estomacal e intestinal.
  • Consume más frutas y verduras, así como también leche y yogur desnatados.

No te pierdas: 5 remedios que te ayudan a disminuir el cansancio muscular

frutas4

Remedios naturales para evitarlo:

  • Vinagre de manzana: antes de las comidas, consume una cucharada de vinagre de manzana disuelto en un vaso de agua fría. Esto ayudará en la digestión y a la vez, como un rápido alivio del reflujo gástrico.
  • Bicarbonato de sodio: bebe un vaso de agua con una cucharada de bicarbonato de sodio mientras dure la efervescencia.
  • Zumo de alóe vera: es muy efectivo para los malestares estomacales y la inflamación del tracto digestivo. Quita la pulpa a un tallo y mézclala con un poco de agua. Haz esto una vez al día.
  • Regaliz: esta hierba protege el tracto digestivo y ayuda a eliminar el reflujo gástrico. Realiza una infusión con un puñado de la planta seca por cada litro de agua. Tapa y cuela. Bebe una taza después de las comidas.
  • Leche de almendras: puede consumirse antes o después de comer, o bien cuando comienzan los síntomas de reflujo o acidez. Coloca 100 gramos de almendras y un litro de agua en la licuadora. Mezcla bien y cuela. Puedes volver a mezclar esa pasta con 50 gramos más y medio litro de agua. Endulza con miel o canela.

Leche de almendras

  • Alimentos con fermentos naturales: como puede ser la leche o agua de kéfir, un sorbo del líquido de los pikles de pepinillos o una cucharada de chucrut. Esto aliviará rápidamente los signos del reflujo gástrico.
  • Clavo de olor y cardamomo: puedes chuparlos como si fueran caramelos después de comer o bien realizar una infusión con ambas juntas. Estas especies te ayudarán a reducir los niveles de acidez en el estómago y los síntomas del reflujo.
  • Col: prepara zumo de col cada día (algunas hojas con un poco de agua en la licuadora), para tratar o prevenir la aparición del reflujo gástrico.
  • Comino: hierve una taza de agua con comino y bebe mientras comes.
  • Jengibre: el extracto de jengibre es muy bueno para mejorar el malestar producido por el reflujo. También se puede realizar una infusión con una rodaja muy pequeña en una taza de agua hirviendo.

Jengibre