Cómo evitar la caries en tus dientes y muelas

Al igual que el cepillado, el hilo dental y el enjuague bucal son fundamentales para una correcta higiene bucal. Debemos cambiar el cepillo cada tres meses para evitar enfermedades

La higiene bucal es muy importante, tanto que se debe hacer desde que un niño nace, pues de la salud de la boca depende la salud de todo nuestro organismo, por esta razón la limpieza bucal diaria es fundamental para que no se acumulen bacterias, las cuales pueden echar a perder nuestros dientes.

De la misma manera hay que tener en cuenta que mantener la boca adecuadamente limpia con un cepillado frecuente, usando también el hilo dental y un buen enjuague bucal, son las herramientas perfectas para cuidar nuestros dientes y alejar las infecciones de nuestra boca.

Se debe tener en cuenta que no basta con cepillar los dientes después de cada comida, además de esto es más importante saber hacerlo correctamente, de esta manera podemos lucir una linda dentadura, mostrar una bonita sonrisa y  lo más importante de todo esto es que se evitan complicados problemas de salud.

Recomendaciones para un cepillado correcto

Cepillar los dientes

  • La forma de cepillarse tiene que ser lenta, utilizando movimientos cortos y suaves, haciendo énfasis en aquellos lugares en los que introducir el cepillo no es sencillo. Se debe tener cuidado con las encías, con los lugares que están al rededor de las coronas de los dientes y los empastes.
  • Se debe inclinar un poco el cepillo para poder limpiar la parte baja de las encías.
  • Se deben hacer movimientos de arriba hacia abajo y en el sentido contrario, de esta manera estaremos seguros de que estamos limpiando por completo los restos de comida que han podido quedar en la boca. En la parte de la mordida se deben realizar movimientos de atrás hacia adelante, llevando el cepillo muy suavemente.
  • No se puede olvidar por ningún motivo que la lengua también necesita de una limpieza diaria, esta debe ser de atrás hacia adelante, pues en ella se acumulan restos de comida que producen bacterias y que estas a su vez son las causantes del mal aliento.
  • Lo que más se recomienda y lo más adecuado sería poder cepillarnos después de cada comida, pero si por cualquier motivo no es posible, lo mínimo será hacerlo por la mañana y por la noche.
  • Es importante que se cambie el cepillo cada tres meses, ya que de esta manera se evitan las enfermedades periodontales.
  • Si es posible, es más recomendable el uso de cepillo eléctrico,  ya que facilita la limpieza porque sus movimientos nos pueden guiar mucho mejor.
  • Es importante acostumbrarnos al uso de hilo dental, puesto que nos ayuda a evitar la acumulación de comida entre los dientes y por lo tanto la producción de caries en estos lugares, además elimina por completo las posibilidades de que se forme la placa bacteriana.
  • El uso de un buen enjuague bucal reduce el riesgo de tener placa, de esa manera se evitan las infecciones y otros problemas.
  • Se debe visitar al dentista por lo menos dos veces al año, así será más fácil corregir cualquier problema antes de que se convierta en algo grave.
  • Es importante que se realice una limpieza profunda hecha por un profesional, por lo menos una vez al año, esto resulta fundamental para evitar futuras complicaciones que pueden provocar la pérdida de alguna pieza dental.
  • Es una buena idea masticar chicle sin azúcar, ya que ayuda a sacar las bacterias que están entre los dientes, resultando muy útil para prevenir las caries. Asimismo es muy importante para aumentar la producción de saliva, la cual remineraliza y endurece los dientes y los protege del ácido de la comida. Los mejores son aquellos que contienen xilitol, porque acaban con las bacterias dañinas.

Imagen cortesía de Deltadent

Categorías: Buenos hábitos Etiquetas: