Cómo evitar la formación de cálculos renales

Para evitar la formación de cálculos es muy importante que nos mantengamos correctamente hidratados, para así eliminar toxinas y evitar que el calcio se acumule en los riñones

Las popularmente denominadas “piedras en los riñones” son materiales sólidos que se forman y acumulan en estos órganos y cuya expulsión puede ser muy dolorosa e incluso tardar años.

Algunas personas son más proclives a padecer cálculos renales que otras. Por ello en este artículo te contamos cómo evitar que se formen.

Para comenzar, ¿qué es una piedra renal?

Un cálculo es un trozo microscópico o muy pequeño de material sólido que se forma en el riñón cuando la orina presenta niveles altos de ciertas sustancias. Una piedra no solo puede permanecer en el riñón, sino también descender por las vías urinarias.

A su vez puede salir por sus propios medios al orinar o necesitar una ayuda externa. En la mayoría de los casos es dolorosa, sobre todo cuando su tamaño es considerado y lastima cuando es arrastrada por la orina.

Qué es una piedra renal

Las piedras en los riñones se forman por el exceso de tres componentes presentes en la orina: calcio, fósforo y oxalato. Algunos alimentos los contienen más que otros e ingerirlos con frecuencia puede provocar la aparición de los cálculos.

Ver también: ¿Hay alimentos que pueden causar piedras en los riñones?

Hay pacientes que son más propensos a sufrir piedras renales. Ese es el caso de personas que:

  • Tienen una afección que altera el porcentaje de las tres sustancias en la orina causantes de los cálculos.
  • Cuentan con antecedentes familiares de piedras en los riñones.
  • Padecen infecciones en las vías urinarias de manera reiterada o recurrente.
  • Sufren bloqueos en las vías urinarias.
  • Tienen problemas digestivos.
  • No beben la suficiente cantidad de líquidos al día (los conocidos 2 litros diarios, al menos).
  • Consumen ciertos medicamentos.
Piedras en riñones

El tipo más habitual de piedras son las provocadas por un aumento en la cantidad de calcio. Cuando este mineral no es usado por los huesos y los músculos se eliminan por la orina y, por tanto, pasa por los riñones.

Otros tipos menos habituales son las de ácido úrico (para aquellos que consumen muchos mariscos, pescados y carnes), las de estruvita (luego de una infección urinaria) y las de cistina (por un trastorno genético que se transmite de padres a hijos).

¿Cómo prevenir la aparición de piedras en los riñones?

Como primera medida es importante conocer la razón por la cual han aparecido, en el caso de que ya las hayas sufrido. Una vez que se expulsa se lleva a examinar en el laboratorio para determinar de qué tipo es.

También es probable que el doctor te indique que recolectes orina 24 horas después de haber eliminado la piedra para analizar qué componentes están en un nivel excesivo.

Cómo prevenir la aparición de piedras en los riñones

Tanto las personas que sufrieron cálculos renales como aquellos que son vulnerables a su formación es recomendable que sigan una vida saludable y cumplan con los siguientes hábitos:

Mantenerse hidratado

Si no consumes mucha agua a diario debes empezar a hacerlo. El líquido sirve para barrer todas las toxinas del organismo y evitar que el calcio se acumule en los riñones o vías urinarias.

Puedes comenzar con un vaso al día y luego ir aumentando la dosis hasta llegar a los 3 litros, aproximadamente.

¿No te gusta mucho beber agua? Puedes sumar infusiones de hierbas naturales y zumos naturales. No cuentan las bebidas alcohólicas, el café y los refrescos.

Hacer ejercicio

Se es más propenso a sufrir cálculos renales si el sedentarismo forma parte de la vida de la persona. La falta de actividad física durante un largo período no solo hace engordar y aumentar el colesterol, sino que también provoca una mayor liberación de calcio del organismo.

Varios estudios indican que hacer ejercicio reduce en un 30% la posibilidad de padecer piedras en los riñones.

Hacer ejercicio

Puedes salir a caminar por el parque, hacer yoga o incluso cuidar de las plantas del jardín una hora al día. Cualquier actividad que te ayude a levantarte de tu asiento será bienvenida.

Consumir más magnesio

La falta de este mineral está relacionada con la formación de cálculos renales. El magnesio es vital para la asimilación y absorción del calcio. Si eres de comer muchos lácteos, por ejemplo, trata de añadir a tu dieta aquellos alimentos que te aporten magnesio también.

¿Cuáles son las mayores fuentes?

  • Los vegetales de hoja verde, como la acelga y la espinaca
  • Los frijoles
  • Los frutos secos como, por ejemplo, las almendras
  • Las semillas (sobre todo de calabaza, de sésamo y de girasol)
  • El aguacate

Te recomendamos leer: 10 beneficios que desconocías de la espinaca

Mantener el peso ideal

La obesidad es un factor de riesgo no solo para la formación de piedras renales, sino también para muchas enfermedades y dolencias. Por ello se recomienda prestar atención al peso adecuado y hacer lo posible (dieta y ejercicios) para reducirlo.

Mantener el peso ideal

No se recomienda comer demasiada carne roja y proteína de origen animal. Estos alimentos están repletos de purinas, que provocan cálculos de ácido úrico.

Limitar el consumo de sodio

Aunqu eno nos demos cuenta, la sal está presente en muchos de los alimentos que consumimos en la actualidad. Sería bueno que no comieses alimentos procesados y que no le echaras más sal a tus comidas.

Los valores válidos de ingesta de sodio por día es de 2300 mg para los adultos jóvenes y de 1500 mg para los adultos mayores. Elige aquellos alimentos que indiquen “bajo en sodio” o, directamente, sin sal.

Opta por la sal marina o la sal rosa en lugar de la refinada o de mesa.

Comer más cítricos

El ácido cítrico contenido en frutas como la naranja y el limón es una especie de protector de las funciones renales. Evita que las piedras se formen o crezcan en tamaño. Bebe zumos o limonadas en ayunas y aumenta el consumo de cualquier cítrico al natural.

Comer más cítricos