Cómo evitar la sudoración excesiva

Yamila Papa · 20 agosto, 2014
Reduce el consumo de café, así como el de té y refrescos de cola. Al no tomar cafeína estarás más tranquilo y sudarás menos

Todas las personas transpiran, sea porque es verano, porque hacen deporte o porque la calefacción está muy elevada. Sin embargo, la sudoración excesiva es un problema, genera mal olor y da vergüenza llevar la ropa con una gran aureola en las axilas. Conoce algunos consejos y remedios caseros para evitarla.

Qué saber sobre la sudoración excesiva

La manera que tiene el cuerpo de eliminar toxinas e impurezas, así como también grasas, es a través del sudor o transpiración. El sudor es generado por las glándulas aprocrinas, que segregan feromonas para generar atracción sexual. Sin embargo, en la sociedad actual, el olor es causa de rechazo.

Entre las causas de sudoración excesiva se encuentran la dieta, la genética o los medicamentos. El nombre médico de este trastorno es hiperhidrosis. Puede afectar además del rostro, a las manos y los pies, y es un problema que lo padece el 5% de la población mundial.

La cosmética no es una buena solución, porque lo único que se consigue con los perfumes o desodorantes es “tapar”, algo que a la larga puede causar irritaciones en la piel.

Consejos para evitar la sudoración excesiva

Manos con sudoración excesiva

En primer lugar, recuerda que el sudor siempre seca, aunque te sientas empapado y no veas una salida a este problema. Sin embargo, al estar en un sitio más agradable, la ropa se terminará secando y tus axilas o pies, también. Pero además, conviene seguir unos consejos:

Modifica tus expectativas

Un problema muy habitual entre los que se enfrentan a diario a la sudoración excesiva es que de manera inconsciente piensan “esta vez no sudaré”, pero eso es imposible. Cuando comienzan a transpirar se frustran, deprimen, sienten vergüenza, etc.

Durante el verano, analiza el sudor como algo normal, y que es algo que ocurre a muchas personas. Así reducirás tu ansiedad.

Lleva siempre agua

Una botella de agua en sitios calurosos o a pleno sol será como el oasis en pleno desierto. Este cambio de hábito hará que estés más hidratado y no padezcas tanto la transpiración.

A la vez, te servirá para eliminar más toxinas, mejorará la salud de la piel, uñas y cabello y ayudará en los proceso quema grasas.

Lee también: Espinacas, zanahoria y limón: bebida medicinal para eliminar toxinas

Deja de lado la cafeína

No solo está presente en el café sino en otras infusiones y refrescos (sobre todo “cola”). Estarás más tranquilo y sudarás menos si bebes zumos naturales y agua que un café con leche.

Utiliza ropa fresca y holgada

Las prendas de lycra y otros materiales sintéticos lo único que hacen es agravar el problema. Lo mejor son las camisetas o calcetines de algodón y que no sean “al cuerpo”, sino que permitan la respiración de los poros. Evita los colores muy oscuros, prefiere el blanco o los tonos pastel.

Remedios caseros para la sudoración excesiva

Sudor excesivo

Haz un desodorante o antitranspirante casero

Los que consigues en las tiendas quitan el olor solamente, no detienen la sudoración y además tapan los poros con toxinas (por ello tienes las axilas oscuras). Los ingredientes de este desodorante natural son:

  • ¼ taza de bicarbonato de sodio (65 g)
  • 8 cucharadas de aceite de coco virgen (120 ml)
  • ¼ taza de maicena (65 g)
  • Algunas gotas de aceite esencial (opcional).

Para hacerlo, mezcla todo batiendo bien. Refrigera para que solidifique. Aplica en las axilas, cuidando de no hacerlo después de rasurarse.

Otro desodorante casero lleva media taza de vinagre (125 ml) y 30 gotas de aceite esencial, de romero o lavanda. Deja reposar una semana en un recipiente con tapa hermética, en un sitio seco y sin contacto con la luz directa. Coloca tres cucharadas en el agua de la tina.

También la leche de magnesia puede se un buen desodorante casero, ya que quita el mal olor y a la vez controla el sudor. Otra alternativa es frotar zumo de nabos en las axilas o zonas donde se suda demasiado.

Aprende Cómo preparar un desodorante natural de bergamota y menta

Exfoliación

El sudor puede estar causado por un exceso de poros tapados, por los productos de limpieza que usamos actualmente. Los mejores para este objetivo son la avena, la sal marina, el café molido y el zumo de limón. Frota la zona dos veces a la semana por las noches, antes de dormir.

Limón para exfoliar

Los baños de vapor

Pueden ayudarte a eliminar las toxinas del cuerpo que luego “salen” por los poros. Relajarás también el cuerpo y la mente, reduciendo el nivel de hormonas del estrés. Toma un baño de hasta 20 minutos por día, bebe mucha agua para mantenerte hidratado.

Otros remedios

Usa polvo antitranspirante, que permite absorber la humedad y matar las bacterias causantes del mal olor. Otra opción es mezclar una cucharada de maicena con algunas gotas de aceite esencial y aplicar después de la ducha.

Los té de hierbas, en especial los que tienen salvia, son reductores del sudor. Esta planta es rica en vitamina B y magnesio, por lo que reducirá la estimulación de las glándulas sudoríparas. Bebe dos tazas por día como máximo. No hiervas demasiado la infusión, podría liberar toxinas perjudiciales.

Beber zumo de uva o de tomate te puede ayudar para mantener la temperatura del cuerpo y evitar que se caliente demasiado, causando sudoración. Bebe un vaso por día o día por medio, a la mañana. También te servirá para reducir el riesgo de cáncer o enfermedades cardíacas.

Mientras tanto, las patatas pueden detener la transpiración excesiva. Corta algunas rodajas de patata cruda y frota su zumo en la piel. Deja actuar unos minutos (hasta que seque) y luego enjuaga con agua y jabón neutro.

Son pequeños trucos para evitar o controlar la sudoración excesiva. Pruébalos y quédate con el más te guste o mejor te funcione. Tú decides.