Cómo evitar las piedras en la vesícula biliar - Mejor con Salud

Cómo evitar las piedras en la vesícula biliar

El hígado y la vesícula se regeneran durante la madrugada, por lo que es mejor cenar poca cantidad o bien hacerlo temprano, para no sobrecargarlos de trabajo.

Las piedras en la vesícula son depósitos duros y similares a cristales de roca que se forman dentro de la vesícula biliar debidos a un exceso de grasa y que están muy relacionados con los niveles de colesterol. Las que más lo sufren son mujeres de más de 40 años, rubias y con sobrepeso, madres de varios hijos.

Presentamos alimentos y suplementos que nos ayudarán a mejorar el funcionamiento de la vesícula y a reducir y prevenir los cálculos biliares, especialmente si tenemos factores genéticos que puedan influir en ello.

Alimentos perjudiciales

Para cuidar el hígado y la vesícula es imprescindible evitar los siguientes alimentos:

  • Alcohol
  • Fritos
  • Carne roja
  • Precocinados
  • Lácteos
  • Azúcar blanco
  • Margarina
  • Endulzantes artificiales

Además de consumir estos alimentos diariamente es muy importante que sepamos que el hígado y la vesícula se regeneran durante la madrugada, y que por lo tanto es mejor cenar poca cantidad o bien hacerlo temprano, para que por la noche no tenga que estar digiriendo todavía la cena.

Además, repasamos algunos alimentos y suplementos que nos serán muy beneficiosos:

Levadura roja de arroz

La levadura roja de arroz proviene de la cultura oriental y tiene importantes beneficios para reducir triglicéridos y colesterol y para aumentar el colesterol bueno. Puesto que los cálculos en la vesícula está muy relacionados con el colesterol, se recomienda tomar durante una temporada esta levadura.

Este suplemento se toma en forma de comprimidos, en polvo o en extracto.

Rábano negro

El rábano negro, una variedad destacada entre los diferentes tipos de rábano, es una planta salvaje de origen desconocido con numerosas propiedades medicinales, especialmente para el estómago y el hígado.

Contiene fibra, aminoácidos, vitaminas del grupo B, vitamina C y minerales. Entre sus componentes destacan los glucosinolatos, que tienen importantes propiedades para elevar la producción de bilis y facilitar el vaciamiento de la vesícula biliar. Es, por todo ello, muy recomendable consumirlo cuando el hígado está congestionado o cuando se sufren malas digestiones u otros problemas digestivos. Lo podemos comer también después de comidas pesadas y excesivas, para ayudar a depurar el organismo.

La parte empleada en su uso tradicional es la raíz, muy usada en la cocina, en ensaladas, como complemento y para decorar algunos platos.

rabano negro lady_k

Celidonia mayor

Usada por primera vez cerca del Mediterráneo, la celidonia mayor (Chelidonium majus) es principalmente de origen europeo, pero también se encuentra en algunas partes de Asia. La celidonia aumenta la formación de bilis, evita la formación de cálculos biliares en la vesícula y los conductos biliares.

La podemos tomar en forma de infusión o extracto, según la dosis indicada.

celidonia sara gregg

Vitamina C

La vitamina C es un suplemento muy beneficioso para mantener activo el sistema inmunitario y, en este caso, nos ayuda a impedir  la cristalización de cálculos en la vesícula.

La tomaremos en forma de comprimidos, repartida a lo largo del día en varias tomas, o bien consumiendo diariamente alimentos que la contengan en cantidades abuntantes.

Enemas de café

Éste es un remedio antiguo que muchas personas practicas. Consiste en hacer lavativas con café ecológico tostado y en polvo. Se hierve 1 litro de agua con tres cucharadas soperas de café, 5 minutos a fuego alto y 15 minutos a fuego bajo. Se filtrará hasta que no queden posos. Una vez esté tibio, usaremos medio litro para las lavativas, recostados sobre el lado derecho e intentando aguantar 10 o 15 minutos. Este remedio es muy potente y puede ayudar incluso a personas a las que le han extirpado la vesícula.

Limón y aceite de oliva

Hay un remedio sencillísimo que ayudará a limpiar y tonificar nuestra vesícula cada mañana. Sólo tenemos que tomar una cucharada de jugo de limón natural y una cucharada de aceite de oliva de primera presión en frío cada mañana, en ayunas. Después esperaremos media hora, beberemos uno o dos vasos de agua tibia, y al cabo de un rato ya podremos desayunar. Esto también ayudará especialmente a personas que sufran estreñimiento.