Cómo evitar los calambres musculares

Elena Martínez 15 noviembre, 2013
Para evitar los dolorosos espasmos, se recomienda aumentar el consumo de alimentos ricos en magnesio y potasio y realizar estiramientos y masajes en la zona afectada.

Los calambres musculares son unos espasmos que suceden cuando el músculo se contrae involuntariamente. Se producen sobre todo por la noche o después del ejercicio y pueden llegar a ser muy dolorosos.

Repasamos los alimentos, nutrientes y suplementos que nos pueden ayudar a evitarlos y, de paso, a mejorar el estado de nuestros músculos.

Magnesio

Siempre que nos referimos a la salud muscular pensamos en el magnesio.

Desgraciadamente el magnesio es un mineral que está poco presente en nuestra alimentación por los malos hábitos, pero también por la mala calidad de los vegetales que se cultivan hoy en día.

El magnesio lo podemos tomar como suplemento, en forma de cloruro o de citrato, pero también a través de alimentos que lo contienen:

arroz integral sweetbeetandgreenbean

Potasio

El potasio es otro de los minerales que más necesitan nuestros músculos.

Este mineral está en equilibrio con el sodio y, como este último abunda demasiado en nuestros platos, el potasio se encuentra normalmente descompensado.

¿Qué alimentos son ricos en potasio?

Una buena manera de asegurarnos cada día las cantidades suficientes de magnesio, potasio y del resto de minerales es tomar cada día una ensalada con hojas verdes, frutos secos, semillas de girasol y de sésamo y germinados.

Además, podemos usar el ajo crudo para aliñar nuestros platos.

ruibarbo silverman68

Suplementos naturales

Tintura de viburno

La tintura del arbusto viburno es una opción vegetal para combatir los calambres.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de tintura de viburno (5 ml)
  • 1 vaso de agua (20 ml)

Preparación

Diluiremos una cucharadita de la tintura en agua y lo tomaremos hasta tres veces al día.

Rusco

El rusco es una planta que ayuda a mejorar la circulación y, por lo tanto, contribuye a evitar los calambres. Tomaremos de 7 a 11 mg de extracto de rusco al día.

Romero

Un potente circulatorio como es el romero no puede faltar entre los remedios. Podemos darnos friegas en las piernas con alcohol de romero y con la infusión de la planta.

Duchas frías de piernas

La hidroterapia o terapia con agua a distintas temperaturas puede ser muy útil para mejorar la circulación.

En este caso podemos usar agua fría y el recorrido que haremos con el chorro de la ducha será el siguiente:

  • Subir por el lado exterior de la pierna derecha.
  • Bajar por el lado interior de la pierna derecha.
  • Subir por el lado exterior de la pierna izquierda.
  • Cuando lleguemos a la altura de la rodilla, pasamos un momento a la rodilla derecha y volvemos a la rodilla izquierda para seguir hasta abajo.
  • Si podemos hacemos el mismo recorrido por la parte trasera de las piernas, sin necesidad de hacer el cambio de las rodillas.
  • A la hora de secarnos las piernas usaremos una toalla áspera y friccionaremos un poco la piel, de abajo a arriba.

Ejercicios, estiramientos y masajes

Tan importante como la alimentación es realizar ejercicios diarios que no sean agresivos, como caminar, nadar o ir en bicicleta, y realizar estiramientos musculares antes y después de la actividad física.

Finalmente, también podemos darnos masajes en las zonas donde solemos tener los calambres.

Aunque es recomendable que vayamos a un fisioterapeuta u osteópata, también podemos realizarlos nosotros mismos si la zona lo permite.

Para hacerlos usaremos aceite de sésamo como base y le añadiremos unas gotas de aceite esencial de alguna de estas plantas:

  • Hammamelis
  • Romero
  • Rusco
  • Vid

Al acabar, cubriremos la zona con toallas y dejaremos reposar al músculo por lo menos, durante 15 minutos, para mantener el calor en la zona.

Imágenes por cortesía de silvermann68 y sweetbeetandgreenbean

 

Te puede gustar