Cómo evitar que los niños muerdan

En la etapa escolar los niños tienden a morder porque no dominan el lenguaje verbal y así expresan sus emociones. Sin embargo, es importante saber cómo se puede evitar.

Generalmente, los niños muerden con más frecuencia cuando comienzan la etapa escolar. Esto sucede porque hay muchos niños juntos y ellos se sienten inseguros. Así que utilizan, como defensa propia, morder a otros niños. Sin embargo, a medida que van creciendo y entiende que no deben hacerlo, disminuye esta conducta.

A los niños pequeños se les dificultan expresar sus necesidades a través del lenguaje verbal. Por lo que se comunican por medio de acciones como morder o pegar. Así manifiestan su enfado y demuestran su poder para proteger sus pertenencias.

Lo más importante es tener presente los momentos que el niño muerde para poder determinar la causa. En el caso que el niño esté asistiendo a la escuela, se debe pedir a la maestra que lo apoye y le haga un seguimiento. También que reporte el momento en que sucedió el hecho para poder establecer los correctivos necesarios.

Causas por la cuales los niños muerden

Niña mordiendo a su madre.

A continuación mencionamos algunas causas del por qué lo niños muerden y se deben tomar en cuenta para futuros correctivos.

  • Cuando se siente inseguros.
  • Porque el lenguaje verbal es insuficiente para transmitir sus sentimientos.
  • Proteger sus pertenencias.
  • Si han sido mordidos con anterioridad.
  • Llamar la atención de un adulto.
  • Experimentar.

Te interesa leer: Estrés infantil

Medidas preventivas

Un niño puede morder si siente un gran estrés y esta es la forma en que comunica su malestar. Para evitar que el niño muerda te describimos algunas medidas preventivas:

Ofrecer un juguete

En los bebés se da inicio la aparición de los primeros  dientes a partir de los cincos meses. En consecuencia las encías se inflaman causando escozor. Por eso, los niños empiezan a morder para aliviar la tensión por la salida del diente, sin la intención de hacer daño.

Si la madre está en proceso de amamantar es posible que su bebé la muerda con mucha fuerza en el seno. Debido a esto, se recomienda ofrecer un juguete que ayude al bebé con la dentición y pueda calmar el malestar.

Lo más recomendables son los estimuladores de encías hechos con un material gelatinoso, ya que se pueden mantener refrigerados y el frío aliviará la comezón del bebé.

Aislamiento progresivo

Si tu bebé está en la etapa que comienza a caminar (1 a 2 años), es necesario separarlo de los demás niños. Así aprenderá que su actitud no le agrada a los otros integrantes del grupo. Luego progresivamente lo van integrando nuevamente y si su conducta persiste lo separa y le explicas porque lo estas haciendo.

Niño mordedor.

Háblale sin violencia

Si observas e identificas las señales en el niño cuando tiene las intenciones de morder inmediatamente dile ‘NO’, de forma serena y con un tono de voz seguro. No es necesario utilizar gritos ni ofensas.

Al niño pequeño (2 a 3 años), que comienza a entender les puede decir frases como estas: ‘Morder duele y hace mucho daño a las personas. Luego dile que si lo vuelve hacer lo vas a reprender. Utiliza la autoridad y aplica sanciones sin tener que recurrir a la violencia. Por ejemplo, suspender las horas de ver televisión o su juguete favorito.

No reforzar la conducta del niño que muerde

Cuando los niños muerden los adultos no deben responder de la misma forma para mostrarles cómo se sienten. Por el contrario, mostrar la misma conducta aumenta las posibilidades de que los niños copien este modelo y actuarán de manera negativa. Además, cuando se sienta amenazado va a responder a esos ataques de la misma forma. Lo que traerá como consecuencia que sea rechazado por sus amigos y compañeros de escuela.

Leer también: ¿Cómo dejar de gritarles a los niños?

Consideraciones

Niños que muerden.

Finalmente, se considera que estas conductas  suelen desaparecer a medida que el niño desarrolla su lenguaje. Ya que a través de él puede expresar deseos y sentimientos.

Sin embargo, no se puede permitir que morder se convierta en una  costumbre. Porque las acciones como pegar o morder al mostrarse constantemente pueden convertirse en un problema. Debido a esto, es importante que se identifique el comportamiento para poder controlarlo o evitarlo.

Si aplicas estas medidas preventivas y el niño persiste con la actitud de morder a sus compañeros, lo más recomendable es que  consulten con un especialista para que juntos puedan controlar este comportamiento del pequeño.

Te puede gustar