Cómo evitar la retención de líquidos para acabar con la hinchazón corporal

Nuestra alimentación es fundamental para regular la retención de líquidos. Debemos incluir ingredientes con propiedades diuréticas y procurar, a su vez, practicar actividad física para promover la depuración del organismo.

Lo que conocemos como retención de líquidos suele ser la consecuencia de la acumulación de agua en los tejidos de nuestro cuerpo.

¿Por qué se produce esto? Normalmente, por un desequilibrio existente entre el flujo de líquidos de una zona a otra.

Nuestro organismo está compensando continuamente el nivel de líquidos para que se mantenga con las proporciones adecuadas.

Cuando bebemos más agua de la cuenta, eliminamos el sobrante a través de los riñones, en forma de orina, o bien mediante las glándulas sudoríparas.

El problema surge cuando nuestro cuerpo no puede eliminar este excedente de líquido. El equilibrio no puede mantenerse, y esto da lugar a la llamada retención de líquidos.

Hidratación y edemas

Retención de líquidos

No es lo mismo tener una adecuada hidratación que tener edemas. Los edemas son una clara muestra del almacenamiento de agua en nuestro organismo (sobre todo se manifiestan en las piernas).

Es en las piernas donde la circulación necesita más fuerza para un correcto funcionamiento, y donde más se producen los desajustes.

Generalmente, los edemas están inducidos por una situación hormonal dominada por los estrógenos, un exceso de sodio en la dieta y poca circulación de la sangre a causa del sedentarismo.

Si esta retención de líquidos se localiza también en la parte superior de nuestro cuerpo (con posibles edemas en brazos, manos, e incluso el rostro), puede deberse a un funcionamiento deficiente del riñón.

En las mujeres es bastante normal que se produzca una retención de líquidos durante el ciclo menstrual.

No olvides leer: Increíble dieta depurativa para limpiar los riñones

La función de las venas

Nuestras venas, en contra de lo que podamos pensar, no son canales estáticos. El recubrimiento de las venas permite la entrada o salida de líquidos.

En ocasiones, por diferentes razones, el mecanismo que regula este flujo de líquidos no funciona bien, y se acumulan en algunas partes del cuerpo.

¿Por qué ocurre esto? Puede deberse a varias razones:

  • Generalmente es porque las venas no tienen la consistencia necesaria para retener el líquido, lo que ocurre cuando hay varices.
  • También puede ser  porque se haya estado mucho tiempo de pie y haya demasiada presión de sangre en el interior de las venas.

Señales de la retención de líquidos

Retención-de-líquidos

Un indicativo claro de retención de líquidos es cuando presionamos la piel de nuestras piernas y vemos que se queda marcada una señal de la presión ejercida.

Veremos una especie de hendidura, y esta marca se mantiene durante un espacio de tiempo.

Si la retención de líquidos se produce con frecuencia y presentamos edemas visibles, lo mejor es acudir al médico.

Así podremos prevenir las complicaciones que puedan estar relacionadas con la circulación.

Algunos consejos para eliminar líquidos y acabar con la hinchazón corporal

retenciondeliquidos.000

  • El ejercicio físico es fundamental para evitar la retención de líquidos. Sobre todo hay que elegir aquellos ejercicios que no exijan una elevada resistencia ni causen un fuerte impacto muscular.

La actividad física activará la circulación por todo el cuerpo, sobre todo en las piernas, mediante una compresión de los músculos sobre las venas.

¿Quieres conocer más? Lee: Consejos para reducir el sedentarismo

  • Unas medias elásticas también ayudan a evitar la retención de líquidos, sobre todo en las personas con una actividad muy sedentaria, ya sea de pie o sentados.
  • Algunas frutas y verduras tienen un efecto descongestivo de la circulación (es el caso de las uvas).
  • La piña y la papaya, y otras frutas ricas en potasio, como los plátanos, el melón y la sandía, son alimentos muy útiles si hay tendencia a retener líquidos.
  • Para mejorar el aspecto de los tobillos hinchados es muy útil la elevación de las piernas, en diferentes momentos del día.
  • La ropa que habitualmente llevemos debe ser cómoda. Las prendas ajustadas en exceso hacen más difícil la circulación y favorecen la retención de líquidos.
  • Debemos acostumbrarnos a tomar menos sal. Aunque nuestro organismo requiere de una dosis mínima, el exceso de sal también potencia la retención de líquidos.
  • Es recomendable añadir algunas hierbas aromáticas y plantas con propiedades diuréticas a nuestro dieta. Como ejemplos, hay que citar la cola de caballo, el té verde, el diente de león, etc.

Tenemos que controlar la retención de líquidos para evitar posibles problemas de salud. Por ello te hemos ofrecido estos pequeños consejos que puedes tener en cuenta.