Cómo evitar y tratar correctamente las ampollas

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico José Gerardo Rosciano Paganelli el 2 enero, 2019
Carolina Betancourth · 2 enero, 2019
Las ampollas son muy molestas. Existen consejos y pasos a seguir como el no romperlas y protegerlas que son muy útiles. Entérate aquí

Las ampollas son un problema que nos puede aquejar en cualquier momento de nuestra vida. Son una molestia sin importar en qué lugar de nuestro cuerpo lleguen a salir.

La idea es prevenirlas lo antes posible. En caso de que aparezcan, debemos tratarlas de la manera más adecuada.

A continuación conoce un poco más y sobre ellas y la forma en que debemos cuidarlas.

¿Por qué se pueden producir las ampollas?

ampollas en los pies

La ampolla es un mecanismo de defensa a nivel cutáneo (de la piel). En el cual se da posteriormente a una quemadura o rozamiento repetitivo entre la dermis y la epidermis.

  • De esta manera se provoca una separación entre ellas.
  • Entre ese espacio se ubica un fluido linfático que es el que forma la ampolla.

Agentes externos que producen ampollas

  • Calcetines mal puestos.
  • La humedad acumulada en los calcetines o en los zapatos.
  • Nuestro zapato usado sin calcetines.
  • Correr por terrenos irregulares.
  • La morfología de nuestros pies.

Te puede interesar: Dieta para la dermatitis: alimentos que curan tu piel

¿Cómo podemos evitar las ampollas?

Será nuestra primer opción con respecto a las ampollas; primero evitarlas que curarlas. A continuación te compartiremos una serie de consejos o recomendaciones para evitar las temidas ampollas.

Zapatillas nuevas

En caso de estar estrenando un par de zapatillas, te recomendamos que las utilices primero en tu casa, por lo menos una semana antes de usarlas afuera.

¿Por qué usar la zapatilla dentro de casa? Bien, la idea es que la zapatilla se adapte a tus pies y a tu pisada.

Calcetines

Debes ponerte tus calcetines de la mejor manera posible, para que se adapte bien a tu pie y no produzca ningún tipo de arrugas.

También debes fijarte en que sea un calcetín de tejido natural y que nos permita la transpiración de los pies.

Hidratación

Siempre es bueno que tengas muy bien hidratados tus pies. Se recomiendan cremas específicamente para los pies.

  • En su defecto también te puedes aplicar vaselina en zonas donde se produce un roce mayor.

Protege tus zonas más propensas

  • Siempre vamos a tener zonas en nuestro pie más propensas para generar una ampolla.
  • Frota un poco de alcohol con un pañuelo o un algodón estas zonas o cúbrelas con esparadrapo.

¿Qué hacer cuando se produce la ampolla?

Si nuestros pasos o recomendaciones anteriores para prevenir las ampollas no funcionan, te presentaremos una serie de recomendaciones para tratar de contrarrestar la ampolla en el menor tiempo posible.

Se recomienda que mantengas la ampolla de manera intacta. Se debe a que la piel sobre la misma proporciona una barrera contra cierto tipo de bacterias y te mantendrá libre de infecciones.

En caso de que la ampolla se ubique en zonas específicas donde va todo el peso corporal y sea muy grande, se recomienda pincharla.

Cómo tratar la ampolla que permanece intacta

Lo primero que debemos hacer es suspender la actividad que nos causó o nos está volviendo a provocar una ampolla. Una vez suspendida ésta actividad, el mismo cuerpo reabsorberá el líquido de la ampolla y además la hará desaparecer.

Recomendaciones para tener en cuenta

Zanahoria

  • Frota rápidamente el área con un pequeño cubo de hielo para aplacar el dolor.
  • Haz una cataplasma de zanahoria rallada y aplícatela sobre la región afectada por la ampolla.
  • Sácale el jugo a 3 dientes de ajo y aplícatelo directamente sobre la ampolla.
  • Empapa una gasa con unas gotas de aceite esencial de lavanda y después colócatelo sobre la ampolla.

Ver también: Remedios caseros para las ampollas

Recomendaciones más específicas

Aplica hielo en la ampolla

Debes aplicarte hielo inmediatamente después de aparecida la ampolla, de 10 a 30 minutos utilizando bolsas de hielo.

En lo posible, envuelve el hielo en una toalla para que el hielo directamente no te que queme la piel y no acabe de perjudicar la ampolla.

Procura no reventar la ampolla si no es necesario

Siempre tendremos la tentación de romper esa molesta ampolla, pero debes tener en cuenta que si revientas la ampolla puedes traer consigo una serie de efectos negativos como una infección o además puedes retrasar el proceso de curación natural.

En caso de que la ampolla esté en tu pie, procura ejercer la menor presión posible sobre ella.

Deja que la ampolla sane sola

Es lo más importante con respecto a estas ampollas, ya que es el proceso natural. 

Mantén el área limpia y también lo más descubierta posible para que no impidas el proceso natural de curación y para que este avance lo más rápido posible.

  • Amigueti, F. J. G., Morillas, F. H., Moreno, J. L. G., & Velázquez, R. (2000). Manejo y reanimación del paciente quemado. Emergencias y Catástrofes.
  • Moliné, J. y S. M. (1999). Primeros auxilios : quemaduras. NTP 524: Primeros Auxilios: Quemaduras.
  • Llagostera Pagès, M. (2006). Cuidados de la piel. Atencion Primaria. https://doi.org/10.1157/13094777