Cómo evitar y tratar el vello encarnado

Si queremos evitar que los pelos se encarnen tras la depilación, debemos dilatar los poros antes, exfoliar y, sobre todo, desinfectar la zona cuando terminemos.

Los vellos encarnados es algo doloroso, sobre todo si aparece infección. Suele manifestarse tras la depilación con cera o cuchilla de afeitar, apareciendo como pequeñas bolitas del pelo que no llegó a crecer ni pudo ser eliminado con la depilación.

Como consecuencia, puede volverse un problema grave, por lo que además de tratarlos, es preciso evitarlos. Conoce cómo eludir y tratar los vellos encarnados en este artículo.

 

vellos encarnados piernas
Resulta imprescindible prestar atención al tipo de depilación. Hay quienes afirman que la cera caliente o fría hace que los vellos se entierren más fácilmente; otros, alegan que eso ocurre solo al rasurar.

En el caso de la cera lo que hace es debilitar las raíces de los folículos capilares, por lo que el pelo no tendrá la fuerza suficiente para crecer y atravesar la piel. Rasurarse implica no extraer el vello desde la raíz, por lo que puede causar enquistamiento, y por lo tanto, infección.

Consejos para prevenir y cuidar el vello encarnado

  • Cuida la piel. Cuando los folículos capilares están obstaculizados con grasa, células muertas, suciedad y gérmenes, el vello encuentra dificultades para crecer. Para ello, realiza una exfoliación semanal, limpiando e hidratando la piel a diario y utilizando productos no comedogénicos que evitan el taponamiento de los poros.
  • Aféitate correctamente. Prepara la piel con agua, jabón neutro o espuma de afeitar, pasa la cuchilla en dirección vello encarnado, realiza una leve presión durante el paso de la cuchilla y utiliza una máquina nueva cada vez (o bien la cambias cada dos o tres pasadas).
  • Evita la ropa ajustada. Para que la piel pueda transpirar. A su vez, se aconseja utilizar ropa de algodón en vez de material sintético.
  • Acaba con los gérmenes después de la depilación. Utiliza antisépticos naturales como es el aceite del árbol de té para prevenir infecciones. Se puede usar unas horas antes de depilar
  • Dilata los poros, utilizando agua caliente o un baño de vapor. También se pueden aplicar en las piernas una toalla mojada en caliente o con el secador de pelo.
  • Evita la misma cera varias veces si te depilas en tu casa.
depilación vellos encarnados

Aspectos a tener en cuenta…

  • Sumerge un algodón en agua de hamamelis y aplica en la piel donde se haya vello encarnado. Este remedio casero es muy bueno para calmar la piel irritada. Sirve a su vez para reducir el enrojecimiento y la inflamación. Es un producto que exfolia, humecta y destapa los poros obstruidos. Utilízalo antes y después de la depilación.
  • Quita la superficie del pelo encarnado con una pinza. Debes saber que los vellos quedan “atrapados” bajo la primera capa de la dermis y por ello se pueden quitar raspando con suavidad. Levanta el vello con cuidado, pero no lo arranques, porque irritarás todavía más el área y podrás infectarla. No olvides tener las manos limpias (lavar con jabón neutro) y aplica un poco de alcohol o agua oxigenada en la pinza antes de usarla.
  • Aplica gel de un tallo de aloe vera, un remedio natural increíble para los vellos encarnados. Coloca cada noche en el área afectada y deja actuar. Lo mejor es tener una planta de sábila en casa, abrir un tallo y extraer la pulpa. También se venden cremas y lociones, pero necesitarás más tiempo en que hagan efecto. Asegúrate de que no contenga alcohol porque irritará y arderá bastante.
  • Elige algunos aceites esenciales como el de manzanilla o lavanda.

vellos encarnados aceite

Pasos para extraer los vellos encarnados

  • Lava la zona con agua y jabón neutro, retirando con agua fría o templada.
  • Exfolia bien el área donde el vello se ha encarnado, una vez a la mañana y otra por la tarde, así el pelo quedará “suelto”. Esto debe hacerse con suavidad para evitar irritación o sangrado. Sólo se debe hacer para eliminar piel muerta, grasa o suciedad.
  • Aplica un paño caliente (no que queme) en donde el vello se encarnó, durante unos minutos, para ablandar la piel.
  • Utiliza una pinza que haya sido esterilizada antes con alcohol o con agua hirviendo.
  • Estira la piel firmemente y toma el vello desde la raíz con la pinza para extraerlo con un “tirón” rápido.
  • Al finalizar, usa un antiséptico como el aceite de árbol de té o el aloe vera.