Cómo fortalecer tu sistema inmune

Carolina Betancourth · 13 junio, 2014
¿Sabías que un descanso adecuado es fundamental para fortalecer nuestro sistema inmunológico y evitar el estrés? También favorece la producción de anticuerpos para defendernos frente a diferentes virus

Tal vez no sabías que la época perfecta del año para saber si tú sistema inmunitario está funcionando de maravilla es el invierno. Eso se da gracias a que este sistema es nada más ni nada menos que una extensión del cerebro. Además, está relacionado con la mente y el sistema endocrino.

El sistema inmunitario también contribuye a conservar la capacidad cognitiva y la regeneración constante de las células a lo largo de la vida. Por ello, a continuación te nombraremos algunas recomendaciones para que puedas fortalecer tu sistema inmunitario de manera sencilla.

Cómo fortalecer tu sistema inmunitario

Consume grasas buenas

Para empezar, debes consumir más alimentos con grasas buenas, ya que estas son indispensables para cada uno de nosotros. Algunos alimentos tales como la sardina, el salmón y algunos peces de agua tibia pueden ayudar. Asimismo, el aguacate, las semillas, las nueces y el aceite de oliva contribuirán a aportar a tu cuerpo las grasas “buenas” que tu cuerpo necesita.

Estas grasas ayudarán a absorber los nutrientes de las frutas y verduras. De este modo podrás mantener tu piel limpia, las células flexibles, un estado de ánimo optimista y lo mejor de todo, un cerebro fuerte.

Duerme bien

Dormir bien

Las horas de un buen descanso diario son indispensables para mantener tu sistema inmunitario a buen ritmo y funcionamiento. Ya que es justo ahí donde se combaten los efectos negativos de los neurotransmisores y el cortisol, algunos tales como la epinefrina y la norepinefrina. Estos pueden ser elevados durante el periodo de estrés.

Debes saber que la hormona del sueño se desarrolla durante el descanso nocturno. Esta es la misma hormona de la juventud. Al mismo tiempo, la hormona melatonina también se libera. Y esta tiene uno de los mejores efectos en el sistema inmunitario y en la piel.

No consumas alcohol

En la medida de lo posible, es importante que te abstengas del consumo del alcohol. Este posee unas moléculas llamadas aldehídos que son muy destructivas, debido a que causan daño en la membrana plasmática de la célula.

Por si fuera poco, el alcohol suprime el sistema inmunitario. De este modo, lo expone a ser más susceptible a diferentes enfermedades.

Evita el tabaco

Evita el tabaco para fortalecer el sistema inmunitario

El tabaco afecta de manera directa la piel y provoca envejecimiento prematuro. Cuando se inhala el humo del tabaco, casi un billón de radicales libres se producen en los pulmones.

Como consecuencia, esto provoca la activación de las células blancas de la sangre, que producen una inflamación. Este proceso puede desencadenar en una enfermedad que afecta de manera directa el corazón.  

A parte de eso, el tabaco también provoca una constricción en los vasos sanguíneos, la cual puede alterar de manera significativa la presión arterial. Al mismo tiempo, afecta al sistema inmunitario debido a que aumenta el riesgo de sufrir una infección como la gripe o los resfriados. Y también enfermedades que afectan los pulmones, algunas tales como cáncer.

Trata el estrés

Por último, pocas cosas afectan de manera tan radical el buen funcionamiento del organismo como el mismo estrés. Tanto a nivel interno como externo. Este, como ningún otro factor, altera la producción de la hormona cortisol.

Cuando se producen grandes cantidades de esta hormona en la sangre, el organismo se ve muy expuesto a todo tipo de infecciones tóxicas. La producción excesiva de cortisol también puede destruir por completo tu sistema inmunitario. Y, al mismo tiempo disminuir la masa muscular, lo que causa adelgazamiento en la piel y genera envejecimiento prematuro.

  • Richard, D., Kefi, K., Barbe, U., Bausero, P., & Visioli, F. (2008). Polyunsaturated fatty acids as antioxidants. Pharmacological Research. https://doi.org/10.1016/j.phrs.2008.05.002
  • Besedovsky, L., Lange, T., & Born, J. (2012). Sleep and immune function. Pflugers Archiv European Journal of Physiology. https://doi.org/10.1007/s00424-011-1044-0
  • Cook, R. T. (1998). Alcohol abuse, alcoholism, and damage to the immune system - A review. Alcoholism: Clinical and Experimental Research. https://doi.org/10.1097/00000374-199812000-00007
  • U.S. Department of Health and Human Services. (2010). How Tobacco Smoke Causes Disease: The Biology and Behavioral Basis for Smoking-Attributable Disease: A Report of the Surgeon General. U.S. Department of Health and Human Services, Centers for Disease Control and Prevention, National Center for Chronic Disease Prevention and Health Promotion, Office on Smoking and Health. https://doi.org/10.1037/e590462011-001
  • Segerstrom, S. C., & Miller, G. E. (2004). Psychological stress and the human immune system: A meta-analytic study of 30 years of inquiry. Psychological Bulletin. https://doi.org/10.1037/0033-2909.130.4.601