¿Cómo funcionan las cremas hidratantes para el cuerpo?

María Vijande 1 abril, 2018
Las cremas hidratantes para el cuerpo crean una película fina en la piel impidiendo que perdamos agua, manteniendo la hidratación.

Cuando hablamos de crema hidratante, a la mayoría de las personas les viene a la cabeza que es algo que aporta agua a la piel. Sin embargo, trataremos de explicar el funcionamiento de estas cremas.

Para empezar debemos saber que las cremas hidratantes para el cuerpo no aportan agua a la piel. No se puede meter agua en la piel más allá de las capas más superficiales. Además, si aplicas agua en la piel, se evaporará, tardando más o menos dependiendo de los otros compuestos que lleve la crema.

Hemos mencionado que no se puede meter agua en la piel más allá de las capas más superficiales, pero, ¿cuáles son esas capas?, y sobre todo, ¿sabemos que es la piel exactamente?

La piel

La epidermis

La piel es el órgano más grande del cuerpo. Entre las principales funciones de la piel está la de protegernos de peligros externos como bacterias, sustancias químicas y temperaturas extremas. Para defendernos de las bacterias, la piel es capaz de liberar mediante unas glándulas diversas secreciones.

La piel tiene la capacidad de producir melanina, que es un pigmento químico que sirve como defensa de los rayos ultravioletas que pueden dañar las células.

Otra función importante de la piel es la regulación de la temperatura corporal. Cuando se expone la piel a una temperatura fría, los vasos sanguíneos de la dermis se contraen, se produce una vasoconstricción.

A parte de la función de protección también desempeña otras funciones como:

  • Almacenar agua y grasa.
  • Órgano sensorial.
  • Impide la pérdida de agua.

Te recomendamos leer: 15 remedios para curar los hongos de la piel

Partes de la piel

A lo largo de todo el cuerpo, las características de la piel varían. Por ejemplo, la cabeza contiene más folículos capilares que cualquier otro lugar, mientras que las plantas de los pies no tienen ninguno. Además las plantas de los pies y las palmas de las manos son las zonas en las cuales la piel presenta mayor grosor.

Este órgano está formado por 3 capas. Cada una de ellas tiene una función específica. La primera que nos encontramos es la epidermis, la segunda la dermis y por último una capa de grasa subcutánea.

La epidermis es la capa más externa y delgada de la piel, sobre la que aplicamos las cremas hidratantes para el cuerpo. Esta capa está formada por tres tipos de células:

  • Células escamosas: son las más externas.
  • Células basales: se encuentran justo por debajo de las anteriores.
  • Melanocitos: están presentes en todas las capas de la epidermis y forman la melanina, encargada de dar color a la piel.

La siguiente capa es la dermis. Esta capa se mantiene unida por una proteína que se llama colágeno, producida por fibroblastos. La función de esta capa es la de dar flexibilidad y fuerza a la piel. En la dermis hay vasos sanguíneos, vasos linfáticos, folículos capilares, glándulas sudoríparas, colágeno, fibroblastos y nervios.

Por último se encuentra la capa de grasa subcutánea. Es la capa más profunda de la piel y consta de una red de colágeno y células de grasa. Ayuda a conservar el calor del cuerpo y lo protege de lesiones ya que tiene la capacidad de absorber golpes.

Como funciona una crema hidratante

Hidratación diaria

Existe un mecanismo por el cual el agua pasa desde donde está más concentrada a donde está menos concentrada denominado equilibrio osmótico. Para hidratar nuestra piel, la primera medida que debemos tomar es beber agua.

Nuestro cuerpo siempre está produciendo sudor, aunque no lo notemos, gracias a las glándulas sudoríparas y además por un proceso que se llama transpiración perspicaz. Las cremas hidratantes para el cuerpo crean una película que evita esta transpiración y por tanto la pérdida de agua de la piel, reteniéndola.

Este efecto lo consigue por varios mecanismos dependiendo de la composición de la crema hidratante. Puede ser por el uso de aceites o por derivados de petróleo.

También pueden contener sustancias higroscópicas. Una sustancia higroscópica es aquella que es capaz de absorber humedad. Estas sustancias son capaces de retener agua tres o cuatro veces su peso. Al retener el agua, ésta no se evapora y no la perdemos.

Lee también: 5 errores de hidratación más comunes

¿Utilizas bien tus cremas hidratantes para el cuerpo?

mujer-aplicandose-una-crema

Debemos saber que cada piel necesita una crema hidratante específica, ya que cada dermis tiene necesidades diferentes. Aquí os comentamos una serie de recomendaciones a la hora de usar las cremas hidratantes.

Para empezar debemos limpiar bien la piel antes de aplicar la crema. Es importante que no haya maquillaje, que esté exfoliada una vez por semana al menos y utilizar un tónico para equilibrar el pH.

La crema hidratante se debe aplicar con algo de protección solar si es para la cara o para zonas que van a estar al aire, ya que el sol en invierno no desaparece y puede producir manchas desagradables en la piel.

Otro dato importante es la de usar tus cremas hidratantes con frecuencia. Si solamente la utilizas un día o dos y luego te olvidas de ella no notarás ningún cambio. Se debe aplicar tanto por la mañana como por la noche todos los días.

Por último, las cremas hidratantes que se utilizan por la mañana no deben ser las mismas que las que se usan por la noche. Por el día se necesita una protección extra, y por la noche se trata de recuperar sus nutrientes y renovar sus células.

María Vijande

Estudiante de Farmacia y curiosa a tiempo completo. Lectora, música y deportista a tiempo parcial. Y ya, que definir es limitar!

Ver perfil
Te puede gustar