Cómo hacer aceite de ajo en casa: receta y usos

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Elisa Morales el 26 noviembre, 2018
El aceite de ajo tiene la ventaja de ser un remedio que soporta bien las temperaturas sin perder sus propiedades beneficiosas para el organismo.

Quizás hacer aceite de ajo en nuestra propia casa pueda parecer algo demasiado difícil e incluso alocado. Ahora bien, lo cierto es que este posee una gran cantidad de propiedades para nuestra salud.

Y es que el ajo tiene grandes beneficios de los que quizás, por ser tan abundante y usado, no te hayas percatado con objetividad. ¡Dale una oportunidad y aprovecha todas sus ventajas!

Así pues, es hora de descubrir cómo prepararlo, no sin antes ver qué beneficios y qué usos tiene. ¡Comencemos!

¿Qué propiedades tiene el ajo?

Además de dar un toque de frescura y sabor a tus preparaciones (especialmente si son sofritos o ensaladas), el ajo puede llegar a ayudarte con el sistema inmunitario.

Varios ajos.

Del mismo modo, en ciertos casos puede funcionar como un antifúngico fenomenal. De hecho, este ha sido uno de sus usos principales durante siglos, incluso antes de la invención de muchos de los medicamentos actuales.

También contiene elementos que son absorbidos por el cuerpo y que se llegan a transformar, en algunas personas, en antivirales naturales. Si, desde donde nos lees, estás en un invierno fuerte, incluirlo en tu dieta puede ayudarte a fortalecer tus defensas e incluso a prevenir algunas gripes.

En el caso de que decidas tomar el ajo en forma de aceite, has de saber que sus propiedades se mantienen y que suele conservarse muy bien, ya que no tiende a dañarse o descomponerse rápidamente.

Ahora bien, debemos advertirte que, en caso de que padezcas hernias gastrointestinales o gastritis, es posible que este remedio no sea para ti. Por tanto, debes consultar con tu especialista antes de consumirlo.

Quizás te interese: Aprende a preparar esta deliciosa crema de ajo blanco

Usos del aceite de ajo

Usos del aceite de ajo.

Uso del aceite de ajo en la estética

El aceite de ajo es un ingrediente básico en preparaciones caseras. También se emplea para tratar pequeños hongos locales producidos por el cambio de la radiación del sol en determinadas zonas.

Si, después un viaje a una playa en pleno verano o a una piscina con los amigos ves, cuando llegas a casa, pequeñas manchas en tu rostro, puedes emplear este ingrediente, que te ayudará a tratarlas de manera natural.

Lee también: Cómo hacer pomada de ajo y limón para las varices

Como remedio casero

Como mencionamos anteriormente, es bien conocido el uso del aceite de ajo en afecciones virales o respiratorias leves o moderadas.

Mezclado o diluido, el consumo de aceite de ajo te ayudará como expectorante y como antiviral, sin consecuencias negativas ni somnolencias. Sin embargo, debes recordar que se trata de un complemento y que, en caso necesario, debes visitar a tu médico.

Como complemento médico

Por otro lado, para aquellos que sufren hemofilia, unas cuantas gotas del aceite de ajo podrán ayudarle con su problema.

Ahora bien, si padeces esta enfermedad debes seguir siempre los consejos de un profesional, ya que el aceite de ajo no es producto milagroso que te pueda curar. Se trata, una vez más, de un complemento.

Echa un ojo a: Preparado medicinal de ajo y aceite de oliva para la hipertensión

¿Cómo hacer aceite de ajo?

Aquí encontrarás todo lo que necesitas para prepara esta increíble receta. Ya conoces qué obtienes con ella, ahora solo te falta saber qué necesitas para hacerla efectiva y poder usarla en tus comidas o como cualquiera de los usos que has visto anteriormente.

Elaboración de aceite de ajo.

Ingredientes

  • 6 cabezas completas de ajo
  • 2 tazas de aceite de oliva virgen extra (500 ml)
  • ½ vaso de zumo de limón (100 ml)
  • 1 botella de cristal (al menos de 500 ml)

Mira también: Desintoxicar el hígado con un tratamiento con ajo

Preparación

  1. En primer lugar, debemos lavar bien los ajos con abundante agua tibia. Deja reposar por espacio de 20 minutos, sin remover.
  2. Pasado este lapso, procede a retirar la piel de cada bulbo, hasta dejar descubierto todo. Una vez hecho esto, colócalos en una bandeja pequeña y por el horno a 180ºC.
  3. Después, cocina los ajos por 15 minutos y luego deja que enfríen un poco.
  4. Vierte en un recipiente el contenido de la taza de zumo de limón y luego los ajos. El limón te ayudará a neutralizar un poco el fuerte olor de estos.
  5. A continuación, vierte también el aceite de oliva virgen extra en el recipiente y mezcla con los ajos.
  6. Vuelve a introducirlo todo de nuevo al horno, con la misma temperatura, durante 5 minutos.
  7. Finalmente, retira, deja que enfríe, cuela e introduce de nuevos los ajos al recipiente de cristal.

¡Ya tienes lista tu receta de aceite de ajo! No olvides tomarla y disfrutar de sus beneficios. ¿A qué espera para ponerte manos a la obra?

  • Bongiorno, P. B., Fratellone, P. M., & LoGiudice, P. (2008). Potential health benefits of garlic (Allium sativum): A narrative review. Journal of Complementary and Integrative Medicine. https://doi.org/10.2202/1553-3840.1084
  • Hogea, C. (2007). The health benefits of garlic. Total Health. https://doi.org/10.1300/J381v07n02_08
  • Tsai, C. W., Chen, H. W., Sheen, L. Y., & Lii, C. K. (2012). Garlic: Health benefits and actions. BioMedicine (Netherlands). https://doi.org/10.1016/j.biomed.2011.12.002