Cómo hacer aceite de menta para cuidar de tu salud - Mejor con Salud

Cómo hacer aceite de menta para cuidar de tu salud

No te olvides de tapar el cazo en el que estés destilando la menta piperita para que se concentren todas sus propiedades y no se escape su esencia natural

Aceite de menta. ¿Sabes todos los beneficios que te aporta este sencillo remedio? Es maravilloso, dispone de múltiples aplicaciones tanto para nuestra belleza como para el organismo. Dolor de cabeza, inflamaciones… Se trata de una fórmula natural tan antigua y saludable, que merece la pena tener siempre en casa.

Te indicamos cómo puedes hacerla en casa del modo más sencillo posible. ¡Te encantará y te será de gran ayuda!

¿En qué me puede ayudar el aceite de menta?

menta

1. Aplicaciones del aceite  de menta en la cosmética

  • Es perfecto para regular la producción de acné y grasa. Humedecido con un algodón nos puede ayudar a mejorar el aspecto de nuestra piel, si tienes por ejemplo marcas de acné.
  • Un buen tonificante. Perfecto para hacernos masajes en esas zonas donde tengamos celulitis.
  • Ideal para hacerte masajes en las piernas si te las notas cansadas o tienes varices.
  • Regula la retención de líquidos.
  • Puede servirte para eliminar la caspa. Con el cabello húmedo hazte un pequeño masaje, permite que actúe y después, enjuaga con agua tibia y lava con normalidad.
  • Puede actuar como un excelente desodorante.
  • Adecuado repelente de piojos para los niños.¡Muy efectivo!

2. Aplicaciones del aceite de menta para la salud

  • Nos sirve para aliviar el dolor de cabeza. Aplicado en una compresa fría, consigue reducir la incidencia de las cefaleas tensionales.
  • También te puede ser de ayuda si padeces migrañas.
  • Alivia las inflamaciones.
  • Sirve de analgésico si, por ejemplo, te has dado un golpe.
  • Adecuado para tratar quemaduras leves.
  • Baja la fiebre y estimula la sudoración.
  • El aceite de menta tiene como principal propiedad el ser ideal para calmar dolores musculares, e incluso problemas de reuma.
  • ¿Sueles llegar a casa con dolores de pies? ¿Te los notas hinchados, inflamados y cansados? Entonces nada mejor que una tina de agua caliente con 10 gotas de aceite de menta.
  • El aceite de menta es un remedio básico para todos esos problemas relacionados con el aparato respiratorio (bronquitis, ronquera, gripes, resfriados…). Puedes hacer vahos o masajes en el pecho.
  • Adecuado para picaduras de insectos.
  • Alivia la tensión premenstrual. Puedes hacerte masajes en el vientre o aplicarte un paño húmedo con aceite de menta.
  • Sirve como eficaz refrescante en quemaduras del sol.
  • Otra de sus propiedades es el estimular el sistema nervioso y combatir la fatiga mental. ¡Es perfecto!
  • Aumenta vitalidad si, por ejemplo, dejas algunas gotitas en tu habitación a modo de ambientador.

¿Cómo puedo hacer mi aceite de menta casero?

menta b2

¿Qué necesito?

  • 350 g de menta fresca (Menta piperita).
  • 200 ml de aceite base. Puedes elegir entre el aceite de almendras o el aceite de oliva.
  • Un frasco de cristal oscuro de 250 ml.

¿Cómo elaboro mi aceite de menta?

1- Lo primero es conseguir la menta piperita (ojo, no estamos hablando de hierbabuena). Perfecto si tienes tus propias plantas en casa o si la encuentras en el mercado. Una vez la tengas, es necesario que la laves bien con agua fresca, hoja por hoja, para librarnos de cualquier impureza. Recuerda que va a tener una aplicación directa sobre nuestra piel y necesitamos que esté bien limpia.

2- ¿Segundo paso? Vamos a machacar las hojas de menta. Utiliza un mazo de madera o una cuchara. Hazlo con fuerza, ya que de este modo quedan reducidas y obligamos a la planta a que suelte su jugo. Verás que huele muy bien.

3-Nos vamos ya al fuego. Coge un cazo y vierte en él los 200 ml de aceite. El fuego debe estar bajito. Añade también la menta triturada, remueve y permite que se vaya destilando a fuego lento. Tapa el cazo para que no se escape la esencia natural de la menta piperita. Permite que se destile durante media hora, siempre a una intensidad muy muy bajita.

4- Pasada media hora, apaga el fuego y permite que repose. Ahora nos iremos directamente a la botella, al frasco de cristal oscuro. Utiliza un buen colador y vierte el aceite de menta en el recipiente, libre ya de las hojas.

5-Tienes que dejarlo en un lugar fresco, que no le dé el sol.

6- ¿Siguiente paso? Tener paciencia. Vas  a tener que esperar unos 10 días para que el aceite de menta termine de desarrollar todas sus propiedades. Para ello debes recordar darle la vuelta al frasco cada doce horas, de ese modo se integran más todos los elementos.

7- Señalarte que muchas personas, en lugar de hacer aceite de mental, elaboran alcohol de menta. El alcohol de menta es algo más efectivo para problemas musculares y reumáticos, también para curar heridas. Si te interesa, en este caso lo que haremos simplemente será mezclar las hojas de menta piperita con una botellita de alcohol de 95º. Ponlo en un recipiente hermético y permite que esté en reposo en un lugar oscuro y fresco durante 15 o 20 días. Pasado ese tiempo, cuela el contenido y quédate sólo con el alcohol. Es realmente medicinal y nos sirve para aliviar dolores musculares y reumáticos. ¡Muy útil!