Cómo hacer aceite esencial de limón

Descubre una nueva forma de aprovechar este cítrico y aprovecha sus múltiples beneficios.

El aceite esencial de limón es un gran anticelulítico. ¿Por qué? porque entre sus propiedades contiene vitamina C y antioxidantes evitan que se acumule la grasa. Ambos elementos son excelentes para una mantener una buena salud.

Hemos vivido una época en la que acudíamos a la farmacia en cuanto detectábamos un problema. Muchos nos hemos dado cuenta de que los remedios naturales funcionan. Además, no perjudican al organismo.

El caso del aceite esencial de limón es un ejemplo de ello. Gracias a las propiedades de sus ingredientes, obtenemos mucho beneficios de su uso, sin comprometer nuestra salud.

Seguro que ya conoces las bondades del limón. Pero si te hace falta recordarlas, solo tienes que pinchar aquí.

Cómo hacer aceite esencial de limón

Cómo hacer aceite esencial de limón

Ingredientes

  • 1 limón (150 gr).
  • 1 bote de cristal.
  • 1 vaso de agua (100 ml).
  • 1 vaso (100 ml) de aceite de oliva.
  • 1 bolsa de autocierre que soporte altas temperaturas o un recipiente con tapadera.

Elaboración

  • Poner a hervir agua en una olla.
  • Pelar el limón y conservar la piel.
  • Introducir la cáscara en el agua hirviendo.
  • Dejar que cueza durante un minuto.
  • Colocar la bolsa en un cazo y verter el aceite de oliva, junto con el agua que teníamos en la olla, sin la cáscara.
  • Calentar la bolsa al baño maría durante dos horas y media.
  • Una vez retirado del fuego, dejar que repose durante 24 horas.

Con estos sencillos pasos ya tienes tu aceite esencial de limón listo para usarlo. Guárdalo en otro recipiente. Procura que sea en un lugar fresco y sin humedad.

Ver también: Limones fermentados, una receta sencilla para enriquecer nuestros platos

Usos del aceite esencial de limón

Purificar el ambiente

El aire que respiramos en casa es muy importante. Ten en cuenta que cuando estamos en la calle, la contaminación está en todas partes. Así que lo mejor es limpiar el ambiente en nuestro hogar.

Por un lado, lucharemos contra las bacterias que entran por la ventana. Esto se debe a que el limón es un potente antiséptico. Su acidez y las vitaminas eliminan los microbios con gran eficacia.

Por otra parte, los cítricos aportan frescor. Sentiremos que el aire pesa menos. Incluso aunque no nos demos cuenta, la pituitaria mandará la información precisa para que el cerebro lo detecte y se relaje. Para ello, recurre a un dosificador.

Para hacer mejores digestiones

Para hacer mejores digestiones

Cuando el limón entra en nuestro organismo, se convierte en sales alcalinizantes. Así, lo que ingerimos se digiere con mucha más precisión y rapidez.  Amén de esto, estimula el movimiento de los jugos gástricos, cuestión que optimiza el proceso de metabolización.

Por su parte, con el aceite tomamos grasas saludables, fundamentales para la salud de nuestros tejidos, así como para evitar que nuestras arterias se bloqueen.

Para conseguir este resultado, basta con usar el aceite esencial de limón como aliño de ensaladas o en infusiones. Podemos tomar, un té verde y añadir una un par de gotas de este preparado.

Te recomendamos leer: 5 infusiones de plantas para combatir la indigestión

Como gel anticelulítico

La celulitis está relacionada con problemas de circulación. El aceite esencial de limón tiene dos propiedades importantes en este sentido: alto contenido en vitamina C  y por la presencia de flavonoides.

Los flavonoides favorecen el movimiento de la grasa. Por tanto, frenamos su acumulación en una misma zona. A esta labor contribuirá también la vitamina C, ya que es un gran antioxidante.

La celulitis tiende a aumentar con la edad, por lo que tener un aporte extra de la misma supone fortalecer nuestro cuerpo y ralentizar las consecuencias del paso del tiempo.

Para curar el herpes

Para curar el herpes

El herpes suele ser el producto de una infección. Además, aparece en zonas muy húmedas. Esto convierte al aceite esencial de limón en un compañero ideal para deshacernos del herpes.

De nuevo, hay mirar hacia la vitamina C, porque funciona como un estupendo antibiótico. Pero para garantizar su utilidad, el aceite servirá de película protectora para aislar la zona. Así, impedimos que entre en contacto con otras bacterias que pudieran entorpecer el tratamiento.

Para emplearlo, podemos usar a un bastoncillo o una gasa esterilizados.

Así pues, resulta un remedio natural sencillo de preparar, económico y fácil de emplear. Atractivo, ¿verdad? Recuerda contarnos tus resultados si te decides a elaborarlo. Si se te inquieta algo, no dudes en preguntarnos. Nada de esto tiene sentido sin ti.

Te puede gustar