Cómo hacer aceites caseros para masajes

Podemos aprovechar las propiedades de los aceites esenciales para aliviar dolencias tanto físicas como psicológicas, ya que desde el punto de vista de la aromaterapia también son muy eficaces

Cuando pensamos en masajes, imaginamos estar tumbados en una camilla en un centro de relajación, rodeados de inciensos y música relajante. ¿Por qué no hacer lo mismo en casa? Aprende a hacer aceites caseros para masajes, te damos muchos consejos para ello en el siguiente artículo.

¿Para qué sirven los masajes con aceites caseros?

Los masajes son una terapia que te ayuda a sanar mediante la manipulación de los tejidos suaves del cuerpo. Permite reducir los dolores en los músculos, favorecer la relajación, mejorar la circulación de la sangre, equilibrar el flujo de los ganglios linfáticos, eliminar la retención de líquidos, etc.

Además, los masajes calman la mente, reducen el estrés, mejoran el aspecto de la piel, etc. Para que podamos disfrutar de todos los beneficios, es necesario que, además de masajear el cuerpo, añadamos un elemento fundamental como son los aceites esenciales. Se usan para lubricar la piel y para que, al recibir su aroma, nos relajemos.

masaje marketing deluxe

Para seleccionar el mejor masaje, cada persona (o masajista) tendrá en cuenta diferentes cuestiones como, por ejemplo, la técnica que va a utilizarse, cómo es la piel que vamos a tratar, si se es alérgico o sensible, el objetivo que se desea alcanzar, etc.

Pasos para hacer aceites caseros para masajes

1. Elige el aceite de base

Este aceite esencial es el elemento inicial para comenzar a mezclar con los demás y conseguir aceites caseros más potentes. Los que se emplean para ello son derivados de vegetales y los puedes conseguir en las tiendas naturistas o dietéticas. Algunos de ellos son:

  • Aceite de semilla de uva: es ligero y suave, penetrante. La piel lo absorbe bien y casi no es alergénico.
  • Aceite de jojoba: es una cera líquida con propiedades naturales para humectar o curar cualquier tipo de piel. Recomendable para pieles muy sensibles.
  • Aceite de aguacate: para los que tienen la piel más dura o requieren de un tratamiento especial. Sirve para rehidratar y nutrir la dermis que está muy seca.
  • Aceite de almendras: es humectante, con una buena cantidad de vitaminas A y E y ácidos grasos esenciales. Es aconsejable para cualquier tipo de piel, sobre todo, para los que la tienen seca o sensible.
aceite-de-almendras-

  • Aceite de albaricoque: es similar al de almendras, con consistencia ligera y un aroma delicioso que lo convierte en la mejor opción para masajes faciales, por ejemplo.
  • Aceite de germen de trigo: tiene una buena cantidad de vitamina E, antioxidantes y ácidos grasos. Se utiliza para pieles muy secas o envejecidas.
  • Aceite de avellanas: no tiene olor o sabor particular, pero sí una gran capacidad de penetración y humectación, perfecto para elaborar aceites caseros.

2. Selecciona el aceite esencial para mezclar con el anterior

Son muy concentrados y no se pueden aplicar directamente sobre la piel porque pueden causar alergias o reacciones desagradables. Se usan de dos a tres gotas, como máximo.

Los aceites son muy sensibles a la luz, por lo tanto, se deben almacenar en un sitio oscuro y fresco (por ello se venden en frascos oscuros). Entre las opciones más conocidas de aceites esenciales para masajes podemos destacar, entre otros:

  • Palo de rosa.
  • Geranio
  • Sándalo.
  • Canela.
  • Menta.
  • Pimienta negra.
  • Rosas
  • Ylang ylang.
  • Jazmín.
  • Lavanda.
Aceite-de-coco

3. Mezcla ambos aceites

Presta atención a las cantidades en cada uno de los casos para conseguir una buena combinación y, al mismo tiempo, alcanzar los objetivos deseados:

Mezcla floral

  • 120 ml de aceite base.
  • 15 gotas de aceite esencial de palo de rosas.
  • 10 gotas de aceite esencial de geranio.
  • 8 gotas de aceite esencial de jazmín.

Mezcla para descongestionar

  • 4 gotas de aceite base.
  • 15 gotas de aceite esencial de sándalo.
  • 9 gotas de aceite esencial de canela.
  • 6 gotas de aceite esencial de pimienta.
  • 5 gotas de aceite esencial de pimienta negra.

Mezcla para estimular

  • 120 ml de aceite base.
  • 15 gotas de aceite esencial de rosas.
  • 15 gotas de aceite esencial de ylang ylang.
  • 15 gotas de aceite esencial de jazmín.
aceite-imagen

Si bien dependerá de la zona que quieras masajear, puedes aprovechar estos aceites caseros y usarlos, por ejemplo, cuando te duelan los pies, cuando quieras relajar los talones o las piernas, cuando te duela la nuca, cuando las manos se te hinchen, cuando te duela la cabeza, etc.

Esto quiere decir que no es preciso ir a un masajista para reducir el dolor en los músculos. Pide a alguien de tu familia que te ayude en el caso de que te duela la espalda, siempre con mucho cuidado, porque se trata de una zona muy sensible.

Para que tenga un efecto más importante el masaje, se aconseja primero calentar las manos o entibiar un poco la mezcla de aceite (a baño maría o en el microondas), teniendo cuidado de que no te queme.

Lee también: Los 5 mejores masajes anticelulíticos

Top 10 de aceites más usados para hacer masajes

Presta atención a este listado de aceites esenciales perfectos para dar y recibir masajes. Cada uno de ellos tiene efectos específicos:

Aloe vera

Regula la humedad de la piel y la mantiene suave, elástica y joven. Es un aceite muy hidratante.

Almendras

De los aceites base más conocidos. Como ya se dijo antes, tiene una gran cantidad de vitaminas y ácidos grasos esenciales.

aceites-esenciales

Manzanilla

Ayuda a tratar los problemas musculares derivados del ejercicio físico intenso o las malas posturas (como estar todo el día frente al ordenador). Combate a su vez la ansiedad y el insomnio.

Enebro

Tiene efectos tonificantes, da firmeza al busto y estimula el aparato circulatorio, por lo que es ideal para los que padecen de várices, por ejemplo.

Eucalipto

Se emplea para aliviar la artritis y el reuma, así como también para los dolores musculares, el resfrío y las fosas nasales tapadas. Relaja la piel del cuerpo y del rostro.

¿Quieres saber más? Lee: El Eucalipto, grandes beneficios al alcance de todos

Lavanda

Otro de los conocidos. Es cicatrizante, calmante, antiséptica, trata dolores reumáticos, disminuye la hipertensión y alivia las infecciones cutáneas, la heridas y las picaduras de insectos.

Limón

O cualquier cítrico en general. Se dice que tiene propiedades afrodisíacas y sirve para eliminar las malas energías.

Melisa

Es un excelente tónico relajante y sedante, que sirve para disminuir la ansiedad y los nervios. Se emplea en personas con cuadros graves de estrés.

No te pierdas: Infusión de melisa, pasiflora y naranja para aliviar los nervios del estómago

Orquídea

Es un aceite esencial ideal para masajes porque es relajante y, al mismo tiempo, hidratante.

Sándalo

Actúa contra la sequedad de la piel y la hidrata profundamente, además de ser relajante.

Te puede gustar