Cómo hacer aguas saborizadas caseras

Las aguas saborizadas son una opción muy recomendable para completar esos dos litros de líquidos diarios recomendados sin aburrirnos. Es importante dejarlas macerar para conseguir una concentración de sabor adecuada

No es necesario comprar las bebidas embotelladas que venden en el mercado. Si no eres de beber mucha agua pero sabes que es muy buena para tu organismo, puedes probar con estas recetas deliciosas de aguas saborizadas caseras. Ideales para el verano.

Principio esencial de las aguas saborizadas

Sin duda, el agua es lo mejor que podemos elegir para saciar la sed y para hidratar nuestro organismo. Sin embargo, no a todos les gusta beberla en cantidad o fuera de las comidas. Actualmente se ha puesto de moda consumir en restaurantes, bares y gimnasios las “aguas saborizadas”, que compiten con los refrescos y gaseosas por ser una alternativa bajas calorías o sin gas.

Casi todas las marcas de aguas saborizadas que se venden en el mercado tienen agua y el agregado de uno o varios saborizantes químicos. Sin embargo, el término de “agua saborizada” es antiguo. La fórmula general de ellas es: frutas (o verduras, hierbas, especias), azúcar (o almíbar, stevia, miel), agua fría (o con hielo).

 

aguas saborizadas caseras

Las frutas que más se usan para hacer aguas saborizadas son la ciruela, la manzana, la pera, la naranja, el limón, la lima, la mandarina, el pomelo, la frutilla, la mora y el arándano. En el caso de los vegetales, el pepino, el hinoho y el apio.

Las hierbas preferidas son la menta, la melisa, el perejil, la albahaca, el cedrón, el romero, la salvia, el lemongrass, el tomillo, el eneldo y el estragón. Y en cuánto a las especias se pueden usar el jengibre, la canela, la pimienta rosa, el anís estrellado, el chile y el clavo de olor.

Estas preparaciones “admiten” una gran cantidad de ingredientes y variables diferentes, según los gustos de cada uno o lo que tengamos disponible en casa si no queremos salir a comprar. La imaginación nos ayudará a disfrutar de estas aguas saborizadas en cuestión de minutos.

Zumo de naranja

Recetas de aguas saborizadas caseras

1. Agua saborizada de pepino, cítricos y manzana:

Más allá de los beneficios cosméticos de las rodajas de pepino sobre tus ojos, el pepino atesora muchos beneficios para la salud si lo introduces en tu dieta diaria. El pepino es una fruta que pertenece a la misma familia que la calabaza y la sandía, es fresco, rico en agua y se ha erigido como un aliado estupendo en las dietas de adelgazamiento.

  • 1 manzana verde
  • 1/2 pepino
  • 1 naranja,
  • 120 cc de almíbar
  • 1 litro y medio de agua
  • hielo.

Recuerda que cuanto más tiempo se macere en el refrigerador, más sabor tendrá. Coloca el almíbar en una olla pequeña con cuatro cucharadas de agua. Calienta hasta que rompa el hervor, cuela y pasa a una jarra. Coloca las frutas y verduras cortadas en láminas y el resto del agua. El hielo se debe añadir un poco antes de servir. Una vez que bebemos el agua, las frutas tendrán mucho sabor todavía, por lo que se puede llenar de agua, reponer el almíbar y enfriar de nuevo. Una variante para el almíbar es el edulcorante líquido.

2. Agua saborizada de menta, manzana y cítricos:                                                           

La rica composición de la menta hace de ella una planta con importantes propiedades saludables para nuestro organismo, sobre todo para el aparato respiratorio y el digestivo. De hecho, tan sólo su aroma posee la cualidad de refrescar las vías respiratorias y, al mismo tiempo, de estimular el apetito.

  • 1/2 manzana verde
  • 1 naranja
  • 120 cc de almíbar
  • 2 ramitas de menta fresca
  • un litro y medio de agua
  • hielo

En lugar de naranja se le puede colocar limón, mandarina o pomelo. La preparación del almíbar se respeta como en la receta anterior. El tiempo de maceración en este caso es de una hora en el refrigerador.

aguas saborizadas caseras

3. Agua saborizada de frutos rojos, cedrón y limón:

El cedrón tiene propiedades antisépticas, antiinflamatorias, antipiréticas, carminativas y sedantes.

  • 1/2 taza de frambuesas
  • media taza de moras
  • 1/2 limón
  • 120 cc de almíbar
  • 2 ramitas de cedrón fresco
  • un litro y medio de agua
  • mucho hielo.

Luego de calentar el almíbar, coloca los frutos rojos lavados y cortados en rodajas finas. Tendrá un color rosado y un sabor muy dulce. Deja macerar una hora en el refrigerador y coloca el hielo antes de servir.

4. Agua saborizada de Hibiscus (o Flor de Jamaica):

El hibiscus se consigue seco en los herbolarios  y casas de té o naturistas.

  • 2 cucharadas de flores de hibiscus
  • un litro de agua
  • hielo
  • azúcar al gusto

Primero se deben hidratar las flores con un litro de agua durante una hora. Luego preparar una infusión hirviendo por 15 minutos. Deja enfriar, cuela sobre la jarra y diluye con más agua fría, azúcar a gusto (o endulzante) y hielo.

5. Agua saborizada de tamarindo:

Es una bebida típica de México y se realiza con las vainas o la pasta dulce.

  • 6 vainas de tamarindo (o la pasta)
  • un litro de agua
  • azúcar al gusto
  • agúa fría
  • hielo.

Pela las vainas y usa la pulpa interior, hierve, machaca un poco y realiza una infusión. Deja enfriar, cuela y diluye con agua fría, azúcar y bastante hielo.

6. Agua saborizada sin azúcar de cítricos:

Para aquellos que no pueden consumir azúcar e igualmente desean disfrutar de las aguas saborizadas, esta receta es ideal.

  • 1 litro de agua
  • 2 cucharadas de jengibre rallado
  •  zumo de una naranja
  • un limón
  • una toronja
  • endulzante permitido al gusto.

Calienta el agua y apenas rompa hervor añade el jengibre. Lleva al refrigerador y deja que repose hasta que se enfríe completamente (no coloques la jarra hirviendo, espera algunos minutos a que se temple). Luego añade los zumos y si deseas que sea más fuerte lo cítrico, puedes rallar un poco de las cáscaras. Lleva un rato más al refrigerador y sirve con hielo y un poco de endulzante si lo deseas.