Cómo hacer crecer jengibre en casa

Valeria Sabater 14 septiembre, 2014
Se recomienda plantar el jengibre en primavera o verano, ya que le gusta el calor. Las raíces tardarán en crecer unos 10 meses. Tras este tiempo, los rizomas estarán listos para consumir

Ya conoces las grandes propiedades curativas del maravilloso jengibre. Pocas plantas medicinales disponen de tanta tradición terapéutica como esta raíz de sabor a limón picante, tan agradable al paladar. ¿Te gustaría cultivar tu propio jengibre en casa? Es muy fácil. ¡Te lo explicamos!

¿Por qué es interesante cultivar mi propio jengibre en casa?

jengibre3

1. Porque es fácil

  • Puede que seas de las que piensa que el jengibre, es una planta exótica que crece solo en Oriente. Pero en realidad se trata no de una planta sino de un rizoma que pude ser plantado bajo techo y en casa. Un simple tubérculo fácil de hacer crecer, y que podrás utilizar en tus ensaladas,  en tus salsas, guarniciones y en riquísimas infusiones.

2. Por sus propiedades terapéuticas

  • El jengibre es un gran anti-inflamatorio, ideal por ejemplo para el síndrome pre-menstrual.  Alivia las retenciones de líquidos y es un buen relajante, aliviando también el dolor.
  • El jengibre nos ayudará también a absorber mejor todos los nutrientes los alimentos que consumamos.
  • Es un gran digestivo.
  • Si comes un poco de jengibre con miel, te ayudará a reducir las náuseas,  los gases intestinales y eliminar los calambres estomacales. Una maravilla.
  • Si te preparas un té de jengibre, se aliviará tu dolor de garganta, los síntomas de tus resfriados e incluso tus gripes. Es uy efectivo.
  • Tomar un baño con aceite esencial de jengibre, nos ayudará además a reducir el dolor de las articulaciones.

¿Cómo cultivar jengibre en casa?

jengibre Chiot's Run

1. Es tan fácil que te vas a sorprender. Lo que haremos es ir a nuestro supermercado y elegir aquel jengibre que a la vista te parezca más hinchado, y de piel firme. Sin muchas arrugas ni rincones marchitos. Sobre todo que te parezca que está más hinchadito. Observa también que la piel sea brillante y de color beige claro.

2. Ahora vamos a preparar el suelo de la maceta. La maceta que sea amplia. Debes saber que al jengibre le gusta crecer a una luz no muy intensa, casi entre sol y sombra. El suelo debe estar húmedo.

3. La tierra debe estar suelta y contener una parte de arena por cada tres partes de tierra. En el suelo de la maceta pon piedras para que el agua drene adecuadamente. Mezcla bien y llena la maceta hasta tres cuartos de su capacidad.

4. Ahora hacemos un hueco en la tierra y ponemos medio jengibre en el interior de la tierra, busca los brotes que tenga el jengibre en sí, porque será esa parte la que debe estar hundida en la tierra.

5. Una vez listo, pon la maceta entre sol y sombra, o con una luz indirecta. Recuerda que lo que más le gusta al jengibre es el calor, de ahí que sea perfecto que lo plantes en primavera o en verano.

6. Asegúrate de tener un buen drenaje debajo, de ahí que sea adecuado que lo riegues un poquito cada día, cuidando de que no quede encharcado.

7. Las raíces del jengibre tardan más o menos unos 10 meses en crecer, momento en que serán comestibles. Lo importante es que cuando tú  veas que han crecido tallos y hojas fuertes, deja pasar unas dos semanas más. Pasado este tiempo, ya puedes mirar si bajo la superficie están ya los rizomas. Seguramente sean pequeños, pero ya están listos para consumir.

8. Puedes plantar tantos jengibres como quieras. Con una luz suave, calor, y un poco de agua cada día, en menos de un año te darán su sabrosa y picante raíz. Te encantará.

Te puede gustar