Cómo hacer harina de avena en casa

La textura de la harina de avena casera dependerá del utensilio que utilicemos para molerla. Sus usos son similares a la de trigo, pero cuenta con la ventaja de ser libre de gluten

Tener harina de avena en casa supone una forma excelente de empezar a cocinar de un modo más sano, equilibrado y libre de gluten. Además, elaborarlo es muy sencillo si disponemos de los utensilios adecuados.

En nuestro espacio te hablamos muy a menudo de los grandes beneficios que tiene la avena, o incluso de la bebida elaborada a base de este cereal tan versátil como beneficioso. Ahora bien, en esta ocasión queremos ir un poco más allá y aconsejarte que, en la medida de lo posible, utilices harinas más sanas y no tanto las refinadas.

La harina de avena es una propuesta sensacional que vale la pena descubrir si por ejemplo, tenemos en casa a algún familiar con enfermedad celiaca (alergia al gluten). Por otro lado, supone una alternativa natural con la que podemos cuidar mucho mas nuestro corazón y nuestro peso.

¿Qué te parece si aprendemos a elaborar nosotros mismos harina de avena? Es tan fácil que no podrás creértelo. Una vez la tengas en casa, el abanico de posibilidades culinarias que tienes ante ti es inmenso.

Prepara tu propia harina de avena

copos de avena

Qué necesito

  • Copos de avena. Puedes comprar la avena integral, instantánea o la tradicional, la que más te agrade; cuida siempre de que no esté aromatizada.
  • Una licuadora es el utensilio más eficaz a la hora de preparar harina de avena. No obstante, también puede servirnos una batidora, o incluso un molinillo.

Cómo lo hago

Puedes empezar probando con una cantidad pequeña pero, puesto que el resultado es siempre muy bueno, no tengas miedo de utilizar un kilo de copos de avena.

  • El procedimiento es sencillo: se trata solo de incluir los copos en el recipiente de la licuadora.
  • Dependiendo siempre de la potencia de la máquina, basta solo con que atiendas la textura que vas consiguiendo mientras activas la máquina. Normalmente, con un minuto es suficiente.
  • Es importante saber que si usamos una batidora o un molinillo la consistencia de la harina no será tan fina ni lograremos pulverizar tan bien los copos de avena.
  • Puedes conservar la harina conseguida en un bol, en un recipiente hermético o en una bolsa de plástico. ¡Se mantiene muy bien y con todas sus propiedades naturales!

Descubre también por qué deberías incluir en tu dieta harina de arroz integral

harina-de-avena

Beneficios de consumir harina de avena.

La harina de avena es fabulosa para preparar distintos tipos de panes, galletas o pasteles. Además, su horneado es sensacional, su sabor es digno de ser descubierto y, nos aporta los mismos beneficios que la avena en copos o entera.

Veamos ahora sus propiedades con más detalle.

Menos calorías y más saludable que la harina de trigo

Este tipo de harina es la más saludable que puedas consumir si la incluyes en tus postres, desayunos o en el pan con el que acompañas tus almuerzos o cenas.

  • Es muy baja en calorías pero rica en fibra dietética, en concreto beta-glucano, un tipo de fibra que nos permite reducir el colesterol malo (LDL).
  • Asimismo, los minerales como el manganeso, el selenio, el fósforo, el magnesio o el cinc hacen de ella un alimento muy nutritivo.

Mejora tu metabolismo

La harina de avena hará que te sientas mucho más saciado.

  • Gracias a su alto contenido en fibra, hidratos de carbono y proteínas, este desayuno nos saciará durante toda la mañana evitando así el “picoteo entre horas”, lo cual nos ayudará a reducir el riego de obesidad.
  • Además de minimizar la sensación de hambre, favorece nuestro metabolismo para que podamos sentir un organismo mucho más activo, eficiente y sano. Esto es debido a que posee propiedades digestivas, lo que nos ayudará a mejorar la asimilación de nutrientes y nuestra salud inmunitaria.

Descubre también todos los beneficios del café verde

Regula el nivel de azúcar en sangre

harina de avena

El beta-glucano presente en la harina de avena es una fibra soluble que se transforma en gel en nuestro estómago durante el proceso de digestión.

  • Este gel aumenta la viscosidad de los alimentos en el estómago y el intestino delgado. Como resultado, se ralentiza el período de digestión; de esta forma logra que los hidratos de carbono tarden un poco más en absorberse.
  • Así, este tipo de harina nos ayuda a evitar los cambios drásticos en los niveles de azúcar en la sangre.

Se dice que la harina de avena tiene propiedades anticancerígenas

  • Al igual que ocurre en otras verduras y granos, la avena, y en consecuencia, su harina, tienen una buena cantidad de fitoquímicos los cuales nos ayudan a luchar contra la aparición de diversos tipos de cánceres. En especial, el cáncer de mama.

Lo consigue, por ejemplo, al regular la producción de estrógenos en la mujer.

Es algo interesante y que nos convence aún más de lo positivo que resulta consumir harina de avena.

¿Te animas?