Cómo hacer jabón de aloe vera sin sosa cáustica

Daniela Echeverri Castro · 3 agosto, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la farmacéutica Sara Viruega el 14 julio, 2019
¿Quieres aprender a hacer un jabón de aloe vera artesanal y libre de sosa cáustica? Te contamos cómo hacerlo en casa en simples pasos y con pocos ingredientes. ¡Toma nota!

Para hacer jabón de aloe vera no es necesario utilizar sosa cáustica. Si bien este componente fue utilizado mucho tiempo en la elaboración de este tipo de productos, hoy hay varias alternativas para prescindir de su uso. De hecho, hay fórmulas suaves que dan un «extra» de beneficios.

La sosa cáustica puede causar efectos secundarios en la piel, sobre todo en aquellos que tienen algún tipo de sensibilidad. Se trata de un ingrediente corrosivo que ha sido asociado con problemas como la dermatitis, sequedad y caspa. De hecho, en muchas compañías lo han dejado de utilizar.

¿Por qué es mejor evitar los jabones con sosa cáustica?

Varias presentaciones de jabones convencionales que venden en los supermercados contienen sosa cáustica entre sus componentes. Aunque no causan efectos secundarios en todos los tipos de pieles, algunas personas presentan reacciones negativas tras utilizarlos. ¿Por qué razón?

La sosa cáustica, también llamada hidróxido de sodio, es un componente agresivo que puede producir irritación cuando tiene contacto con la piel. Está presente en jabones y muchos otros productos de belleza, aunque en concentraciones relativamente bajas.

Jabón artesanal

Te puede interesar: ¿Los productos químicos de limpieza son dañinos?

Sin embargo, entidades como El Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional aconseja a los consumidores que eviten todo tipo de contacto entre este componente y la piel y los ojos. Además, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) informan que:

«El contacto de la piel con el hidróxido de sodio puede causar quemaduras graves con ulceraciones profundas. El dolor y la irritación son evidentes en 3 minutos, pero el contacto con soluciones diluidas puede no causar síntomas durante varias horas. Las soluciones tan débiles como el 0.12% han demostrado destruir las células sanas de la piel en una hora».

Ahora bien, para no crear alertas innecesarias, es importante dejar claro que, en el caso de jabones y cosméticos, los fabricantes suelen emplear cantidades seguras de sosa cáustica combinadas con grasa o «aceite extra», lo cual impide que la piel se queme accidentalmente.

Siempre y cuando el proceso de fabricación del jabón haya sido exitoso y correcto, el hidróxido de sodio no representará peligro. Pese a esto, su uso constante sí puede incidir en problemas leves de sequedad o irritación; de ser así, lo mejor será evitarlo y buscar otras opciones.

No te pierdas: 6 usos del jabón que no conocías y que te van a encantar

Hacer jabón de aloe vera sin sosa cáustica

¿Quieres asegurarte de usar un jabón libre de sosa cáustica? Entonces aprende a hacer jabón de aloe vera con ingredientes naturales. Si bien ya hay presentaciones comerciales libres de este componente, elaborar un jabón artesanal tiene interesantes beneficios que vale la pena aprovechar.

Al estar hecho con aloe vera, este producto nutre la piel y ayuda a prevenir signos de sensibilidad como comezón e irritación. Su fórmula es muy suave y puede aplicarse hasta en los tipos de pieles más sensibles. Además, contiene otros ingredientes que nutren, hidratan y suavizan la piel.

Jabón de sabila o aloe vera
aloe vera juice with fresh leaves

Ingredientes

  • 2 pastillas de jabón de glicerina (250 g).
  • 1 taza de gel aloe vera (200 g).
  • 4 cucharadas de miel (60 g).
  • 5 cucharadas de aceite de oliva (100 ml).
  • Ralladura de limón o gotas de aceite esencial.

Instrucciones para hacer jabón de aloe vera

  • En primer lugar, consigue un recipiente resistente al calor del microondas. Luego, introduce las pastillas de jabón de glicerina y ponlas a derretir. Puede tardar alrededor de 4 minutos.
  • Posteriormente, cuando el jabón esté derretido, agrega las cucharadas de miel, la ralladura de limón o gotas de aceite esencial y la pulpa de aloe vera.
  • Aparte, calienta el aceite de oliva hasta que esté tibio. Evita que se recaliente porque puede perder sus propiedades.
  • Habiendo hecho esto último, mezcla todos los ingredientes con la ayuda de una batidora de mano, a baja potencia. Al final, debes obtener una mezcla brillante, con aroma agradable.
  • Cuando la consigas, vierte el contenido en varios moldes para jabón o en un recipiente de plástico limpio.
  • Para terminar, mete el jabón en el refrigerador durante un día, hasta que se solidifique bien. Si lo hiciste sobre un molde grande, corta varias pastillas para facilitar su uso. 

¿Te animas a hacer este jabón natural en casa? Como puedes ver, hacer tu propio jabón de aloe vera es muy sencillo y no te quitará mucho tiempo. Al final, tendrás un producto idóneo para cuidar tu piel. Además, te asegurarás de que no contenga sosa cáustica. ¡Pruébalo!

  • Schatz, R. J., Debing, L., & Murray, G. (2005). SODIUM HYDROXIDE. Industrial & Engineering Chemistry. https://doi.org/10.1021/ie50506a042
  • Seidenari, S., Pepe, P., & Di Nardo, A. (1995). Sodium hydroxide-induced irritant dermatitis as assessed by computerized elaboration of 20 MHz B-scan. Images and by TEWL measurement: A method for investigating skin barrier function. Acta Dermato-Venereologica.
  • Eggeman, T. (2011). Sodium Hydoxide. Kirk-Othmer Encyclopedia of Chemical Technology. https://doi.org/10.1002/0471238961.1915040905070705.a01.pub2
  • Oluwatoyin, S. M. (2011). Quality of Soaps Using Different Oil Blends. Journal of Microbiology and Biotechnology Research.
  • Hamman, J. H. (2008). Composition and applications of Aloe vera leaf gel. Molecules. https://doi.org/10.3390/molecules13081599