¿Cómo hacer mantequilla de maní casera?

Yamila Papa Pintor·
24 Julio, 2020
La mantequilla de maní puede preparase fácilmente en casa. A continuación te revelamos los ingredientes que necesitas y algunos trucos.
 

La mantequilla de maní o cacahuete es uno de esos alimentos que ha alcanzado tal popularidad en los últimos años gracias a diversas series de televisión y películas, que hoy en día es raro que alguien no lo haya probado al menos una vez en su vida, al menos por curiosidad.

Para muchos, es un gusto ocasional, con ciertos snacks, mientras que para otros ya constituye parte de su dieta por diversas razones (además de lo agradable que resulta su sabor).

Para que no te quedes atrás, a continuación te revelaremos la receta de la mantequilla de maní casera. ¡Toma lápiz y papel y apunta todos nuestros trucos!

Datos interesantes sobre la mantequilla de maní

Dado que la planta del cacahuete es originaria de Centroamérica, se considera que la mantequilla de maní pudo haberse elaborado por primera vez en esta zona, hace miles de años.

Por ello, hay quienes afirman que la mantequilla de maní no es un invento moderno. En realidad, es un alimento que tiene miles de años, ya que las antiguas civilizaciones precolombinas, como los aztecas o los mayas, ya la preparaban. Sin embargo, se dice que ellos la denominaban mole (que quiere decir ‘salsa’).

Aunque la fecha de su primera elaboración se desconoce, sí se conoce la primera vez que se vendió mantequilla de maní. Fue en 1890 y se publicitaba como un alimento vegetariano y proteico para las personas que no tenían dientes.

Cinco años después, los hermanos Kellogg decidieron implantar un nuevo método de elaboración, que en resumen consistía en usar maníes vaporizados en lugar de tostados.

 

Por otra parte, se sabe que en Estados Unidos es uno de los productos más vendidos desde 1958, cuando se lanzó la marca Jif.

 

mantequilla2
Una cucharada de mantequilla de maní tiene aproximadamente 95 calorías y 16 gramos de grasas.

Receta para hacer mantequilla de maní casera

Para hacer una taza y media de mantequilla de cacahuete necesitarás:

  • 300 g de maní.
  • 1 ½ cucharadita de aceite vegetal.
  • Opcionales: ½ cucharadita de azúcar, una pizca de sal, 1 ½ cucharadita y media de melaza, miel o azúcar morena.

¿Cómo se elabora?

Antes de utilizar los maníes para hacer la mantequilla, debes lavarlo con agua fría, esto ayudará a retirar las cáscaras y a ablandarla. Luego, deberás dejarlos secar un rato.

Algunas personas prefieren asar los maníes antes de procesarlos para que tengan una textura crujiente. Sin embargo, este procedimiento no es obligatorio.

Dependerá de ti decidir si quieres o no asarlos. También ten en cuenta que puede comprar los maníes ya tostados.

  • Si decides asar los maníes, colócalos en un recipiente y vierte un poco aceite vegetal.
  • Precalienta el horno a 176° C.
  • Esparce los maníes sobre una bandeja.
  • Déjalos en el horno unos 10 minutos, hasta que estén dorados.
  • Si lo deseas, puedes removerlos cada 2 minutos para evitar que se quemen. 
 
  • Luego, sácalos del horno y apágalo.
  • Para triturarlos con facilidad, toma un rodillo y coloca los maníes dentro de un paño de tela limpio, mientras están todavía calientes. A continuación, procede a triturarlos hasta que se queden hechos polvo.
  • Mezcla el polvo de maní en el procesador de alimentos con el resto de los ingredientes. La mezcla debe comenzar a quedar más cremosa, como si fuera una pasta o crema.
  • Raspa los laterales del procesador y repite el proceso otra vez para asegurarte de que la mezcla sea lo más homogénea posible.
  • Repite al menos tres veces para que la mezcla tenga una consistencia más o menos flexible.

No te pierdas: Galletas rellenas de mantequilla de cacahuete

El toque final

El maní presenta diversas formas de consumo.

Recuerda que esta mantequilla de maní no se verá tan cremosa como la que puedes encontrar en el mercado. Esto se debe a que es natural. No esperes que se vea cremosa, pero lo que sí quedará es mucho más deliciosa.

Puedes añadir un poco de sal y azúcar, si lo deseas, pero recuerda mantener la moderación con estos ingredientes.

También puedes añadir pequeñas cantidades de melaza o miel, si prefieres que tenga un sabor más dulce.

 

¿Cómo conservarla?

Coloca la mantequilla de maní en un recipiente hermético de vidrio y guárdalo en la nevera durante un par de días antes de iniciar su consumo, para que adquiera más o menos la consistencia característica.

Se puede almacenar en el refrigerador durante un par de semanas. Pero lo ideal es consumirla antes de que se cumpla este periodo.

Ten en cuenta que la mantequilla de maní casera tendrá una duración más corta que la de las versiones comerciales, pero lo más probable es que la versión casera se termine incluso antes de que te des cuenta, dado el delicioso sabor que tendrá.

¿Cómo usar la mantequilla de maní en recetas?

Ahora que ya tienes hecha la mantequilla de maní y lista para empezar a consumirse, es momento de que conozcas algunas recetas para disfrutarla. 

Para untar un sándwich

¿Qué mejor uso para la sabrosa mantequilla de cacahuete que un clásico sándwich? Puedes solo usar la receta original o añadir algunos ingredientes adicionales según tus gustos (y lo que tengas a disposición en la nevera o despensa).

Galletas de mantequilla de maní

Puedes hacer unas ricas galletas, mezclando la mantequilla con harina, azúcar moreno y unos pocos ingredientes adicionales. Una vez listas, puedes disfrutarlas con un una bebida vegetal o un vaso de leche. 

mantequilla3

 

Lee también: Fudge de mantequilla de cacahuete

Bolitas de cacahuete

Si estás buscando un rico postre o un acompañante para la merienda, esta receta es para ti. Todo lo que necesitarás es la mantequilla de maní y azúcar, chips de chocolate o coco rallado. Forma pequeñas bolas con la mantequilla y luego echa por encima cualquiera de los otros ingredientes.

Relleno de pasteles

Cuando tienes un cumpleaños o quieres ofrecerles algo diferente a tus hijos para el desayuno, puedes preparar un pastel de vainilla y rellenarlo con la mantequilla de maní. También lo puedes usar para la cobertura.

¿Te animas a deleitar a los tuyos con esta deliciosa receta? Sigue los sencillos pasos para su elaboración y disfruta de un toque de mantequilla de maní casera en tus desayunos y meriendas.