Cómo hacer mermelada con estevia: fácil y sano

Puesto que el exceso de dulce no es bueno para nuestra salud, es importante conocer alternativas saludables. La mermelada con estevia es una opción sana y deliciosa.

La comida saludable es una necesidad que se puede convertir en una preocupación. La realidad puede variar si tomamos en cuenta las distintas alternativas para ingerir alimentos deliciosos y saludables. A continuación, veremos cómo hacer mermelada con estevia de una manera fácil y muy sana.

Un reto en el dinámico mundo actual consiste en evitar la obesidad, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares. Los alimentos procesados, con grandes cantidades de azúcar, invaden nuestros mercados.

La estevia y sus propiedades

La mermelada es una de las delicias dulces que más temores genera. El exceso de azúcares termina siendo muy nocivo para la salud; sin embargo, si ese riesgo lo minimizamos con productos naturales, como la estevia, disfrutaremos de un rico y saludable bocado o bebida.

La estevia es un edulcorante natural de origen vegetal. Es más dulce que el azúcar, pero no eleva la insulina en la sangre, lo que disminuye los riesgos de diabetes. La poca cantidad de calorías que contiene minimiza las posibilidades de alteraciones en el peso, como la obesidad o el sobrepeso.

Lee este artículo: Conoce los distintos endulzantes naturales y saludables

Recomendaciones para preparar mermelada con estevia

Por tratarse de un producto natural, sin ningún tipo de aditivos, es necesario tener en cuenta algunas consideraciones. Por ejemplo, la estevia solo endulza, pero no hará que la mermelada cuaje; la solución puede ser incorporar gelatina o pectina sin azúcar.

  • Una pequeña cantidad de jugo de limón ayudará a la conservación de esta mermelada. Una vez hecha, se debe consumir en un máximo de siete días. 
  • Otra recomendación es no triturar demasiado las frutas, pues se perderá la consistencia deseada. Lo ideal es triturar con un tenedor o pasarlas por la batidora, pero no demasiado.

Receta de mermelada con estevia: fácil y sano

 Ingredientes

  • 400 gramos de cualquier fruta
  • 2 cucharadas de polvo de estevia (30 g)
  • ½ cucharada de gelatina de sabor neutro (7 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 1 cucharada de jugo de limón (15 ml)

Preparación

  1. Lavar y picar bien la fruta en trozos pequeños. Triturar o batir hasta que tengan la consistencia deseada.
  2. Añadir la estevia y el jugo de limón en la taza de agua y mezclar hasta que se disuelva.
  3. En una olla, a fuego alto, añadir las frutas y el agua con estevia y jugo de limón. Cuando hierva, se baja a fuego lento, se incorpora la gelatina y se remueve durante media hora o hasta conseguir la textura deseada.
  4. Verter la mezcla en frascos, esperar a que se enfríe y luego se lleva al refrigerador.

Mermelada de ciruela con estevia

Ingredientes

  • 4 tazas de ciruelas (600 g)
  • 1 vaso de jugo de naranja (200 ml)
  • 1 cucharada de ralladura de naranja (15 g)
  • 3 cucharadas de agua (45 ml)
  • 1 cucharada de canela (15 g)
  • 2 cucharadas de pectina (30 g)
  • 1 cucharada de polvo de estevia (10 g)

Preparación

  1. Se lavan y se baten bien las ciruelas hasta obtener puré.
  2. Se incorpora el jugo y la ralladura de naranja.
  3. En una olla se coloca el agua, la canela, la pectina y el polvo de estevia
  4. Se agregan las ciruelas con el jugo y la ralladura de naranja y se dejan hervir a fuego alto. Luego se baja y se cocina por espacio de 45 minutos a una hora.
  5. Se colocan en envases de vidrio. Cuando enfríe la mezcla se refrigera.

Descubre: 10 beneficios que puedes obtener por consumir moras

Mermelada de moras con estevia

Bebida de moras y salvia

Ingredientes

  • 4 tazas de moras (600 g)
  • 3 cucharadas de chía molida (45 g)
  • El jugo de un limón
  • 3 cucharadas de infusión de estevia (45 ml)
  • 1 cucharada de azúcar de coco (15 g) (opcional)
  • Canela
  • Una pizca de sal

Preparación

  1. En una taza de agua se cocina durante quince minutos una cucharada de hojas de estevia para preparar la infusión.
  2. Una vez lavadas, las moras se trituran con la batidora junto a las semillas de chía, limón, canela y la sal. Si se desea utilizar el azúcar de coco, este es el momento de incorporarla.
  3. Se incorpora la infusión de estevia y se prueba el dulzor para rectificarlo en caso necesario.
  4. Dejamos reposar durante una hora.
  5. Pasado el tiempo indicado, se lleva la mezcla a fuego lento y se remueve hasta que esté bien cocinada.
  6. Se coloca en frascos de vidrio. Se tapan y se colocan boca abajo hasta que la mezcla se enfríe. Si en la parte central de la tapa se hace un surco hacia adentro y al voltear el frasco no cambia, la mermelada estará sellada al vacío.