Cómo hacer una pasta de pimiento para la artritis y el dolor en las articulaciones

El ají o pimiento puede degustarse en muchos platillos y entrantes. Sin embargo, esa no es la única aplicación para esta hortaliza picante. La crema o pasta ofrece un alivio real para el dolor de la artritis si se aplica con masajes sobre las articulaciones doloridas. Aprende cómo hacer una pasta de pimiento para la artritis y el dolor en las articulaciones en este artículo.

El ají y sus componentes antidolores

El componente activo del ají picante que tiene la capacidad de aliviar los dolores es la capsaicina. Cuánto más picante sea el pimiento, más cantidad de capsaicina tendrá y, por lo tanto, más alivio ofrecerá. La capsaicina del pimiento es un tratamiento tópico (externo) seguro y probado para obtener alivio en las personas con artritis severa y dolores en las articulaciones.

La capsaicina se une a los receptores del nervio y agota el neurotransmisor (sustancia P) encargado de transmitir los mensajes de dolor al cerebro. El pimiento picante bloquea la sensibilidad a los receptores de dolor y lo reduce.

cayena Tim Patterson
También sirve para disminuir el ardor y la sensación de hormigueo. El efecto analgésico es casi inmediato. En lugar de utilizar cremas comerciales para la artritis, fácilmente podemos preparar una en casa, de manera casera y sobre todo sabiendo lo que estamos poniendo en nuestra piel.

Las propiedades de la pimienta de cayena (ají, chile o pimiento picante)

Es un ingrediente usado en muchas recetas que también nos aporta sus maravillosas bondades por ser un potente analgésico, calmante y antiséptico natural. La pimienta de cayena se usa desde hace casi diez mil años en las civilizaciones precolombinas del centro y sur de América. Tras el viaje de Colón a estas tierras, muchos europeos comenzaron a usarla para condimentar sus comidas, como una alternativa a la pimienta negra, importada desde Asia.

Fernando de Magallanes  introdujo la Cayena o ají picante en Asia y África, donde rápidamente descubrieron sus propiedades medicinales. Como ya se dijo antes, contiene una buena dosis de capsaicina, que además de darle ese sabor característico y picante es laque aporta sus propiedades para la salud. Es por ello que se encuentra en la fórmula de muchas cremas para aliviar los dolores musculares, por ejemplo.

Pimienta de cayena
A su vez, contienen flavonoides, vitamina C y carotenoides. Estos últimos son antioxidantes que protegen las células del cuerpo. Algunos de los beneficios para la salud del ají o pimiento son: aumenta la sudoración, la temperatura del cuerpo y la circulación de la sangre, elimina infecciones, acelera el metabolismo y alivia calambres (cuando se consume). También se puede usar de manera externa para reducir los dolores articulares o musculares.

Es bueno saber que la pimienta de cayena puede tener algunas contraindicaciones. Por ejemplo, como tiene la capacidad de hacer la sangre más líquida, si se están consumiendo ciertos medicamentos (como la aspirina) no es aconsejable el ají, al igual qu eno lo es para las mujeres durante el período menstrual.

Algunas personas pueden tener alergias a la cayena. Si eres alérgico al látex, el kiwi, las castañas, los plátanos o los aguacates, puede que también lo seas al ají picante. Y esta alergia puede ser tanto por consumirla como por usarla de manera tópica.

Por último, se recomienda no consumir pimienta de cayena a personas con problemas renales o hepáticos, así como tampoco a mujeres embarazadas o en etapa de amamantamiento.

Cayena

Cremas de ají picante para la artritis y dolor en las articulaciones

Existen diferentes recetas que podemos usar para aliviar los dolores por la artritis o artrosis.

Crema de capsaicina

Para preparar la crema de capsaicina en casa, debes mezclar 3 cucharadas de polvo de pimienta de cayena en una taza de aceite de oliva, almendras, jojoba o semillas de uva (una de las cuatro). Calienta a baño María de 5 a 10 minutos a fuego medio y añade media taza de miel de abejas o cera rallada. Revuelve hasta que se derrita y mezcla bien.

Luego deja enfriar. Bate nuevamente y coloca en un frasco de vidrio con tapa hermética y almacena en el refrigerador. La crema se puede seguir usando durante una semana y media (diez días), aplicada diariamente sobre la articulación dolorosa. Es efectiva para aquellos con dolor moderado en las articulaciones.

cayena
Una alternativa rápida es mezclar una parte del polvo de cayena con 5 partes de vaselina caliente. Aplicar la crema resultante sobre las articulaciones doloridas. La vaselina se consigue fácilmente, se derrite en la cocina y se coagula al enfriarse, pero no absorberá a través de la piel como si ocurre con el aceite.

Crema de capsaicina con cúrcuma y jengibre

Para obtener mejores resultados, puedes preparar un alivio adicional a la crema de capsaicina añadiendo componentes antiinflamatorios como son el jengibre y la cúrcuma a la preparación de la crema de cayena explicada antes. Mezcla 3 cucharadas de cúrcuma y 2 cucharadas de jengibre molido.

Coloca 3 tazas de aceite oliva, almendra, semilla de uva o de jojoba, llévalo al fuego y revuelve hasta que se mezcla bien. Calienta durante 10 minutos a fuego medio y añadie media taza de cera de abejas, mientras sigues mezclando. Retíralo del calor y enfría durante 10 minutos en el refrigerador.