Cómo hacer patatas fritas más saludables y ligeras

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Lourdes Martínez el 13 noviembre, 2018
Para que las patatas sean más sanas las prepararemos en casa y las combinaremos con alimentos sanos, como vegetales y proteínas. Evitaremos consumirlas con harinas para no dificultar la digestión

¿A quién no le gustan las patatas fritas? Y sin embargo, según como hayan sido cocinadas pueden ser muy perjudiciales para nuestra salud.

Desgraciadamente suelen prepararse con aceites de mala calidad que además han sido usados y reusados muchas veces, y siempre a altas temperaturas.

Sin embargo no tenemos por qué renunciar a ellas.

En este artículo te explicamos cómo puedes las preparar en casa de tres maneras diferentes, para que tengamos unas patatas fritas más saludables.

Las patatas fritas que nos venden

Para tener unas patatas fritas más saludables, el primer paso es prepararlas en casa nosotros mismos, ya que es la única manera de garantizar su calidad.

Esto nos permitirá comerlas habitualmente acompañando otros platos, mientras que si las comemos fuera de casa deberíamos intentar evitarlas.

Las patatas fritas que nos sirven en cualquier lugar son perjudiciales por los siguientes motivos:

  • Están elaboradas con aceites de mala calidad (los llamados aceites comestibles, procedentes aceites de origen vegetal) que se transforman en grasas trans al ser cocinados a altas temperaturas. De manera que causan toxicidad a nuestro organismo. Además, suelen usarse muchas veces.
  • Tienen un contenido graso muy alto, ya que se fríen en abundante aceite.
  • La patata es en realidad una mezcla de puré de patata con otros ingredientes poco saludables.
  • Contienen mucha sal refinada.

Todas estas características contribuyen a empeorar nuestra salud:

patatas fritas avlxyz

Pasos fundamentales para unas buenas patatas fritas

Para elaborar una deliciosas patatas fritas más saludables debemos seguir siempre estos pasos iniciales:

  • Conseguir patatas de calidad, a ser posible ecológicas, que no tengan brotes.
  • Usar aceite de oliva de primera presión en frío
  • Condimentar con sal marina fina sin abusar
  • Usar recipientes libres de teflón, como los de cerámica, cristal, acero inoxidable, hierro fundido, etc.

1. Patatas fritas menos ácidasumeboshi mismisimos

Es un truco culinario que nos llega desde oriente, para quitar gran parte de la acidez que adquieren los alimentos al freírse.

Consiste en añadir al aceite, mientras se fríen las patatas, un par de ciruelas umeboshi. Estas ciruelas contrarrestan la acidez, sin alterar el sabor.

No debemos comer las ciruelas que se hayan frito, aunque sí podremos comernos una después de la comida, para contrarrestar los efectos perjudiciales.

2. Patatas fritas pero horneadas

patatas fritas más saludables horneadas

 

Cortaremos las patatas a tiras, del mismo modo que cuando las freímos, y las pondremos en una bandeja del horno.

Antes de hornearlas nos aseguraremos de pintarlas bien con el aceite de oliva para que queden bien crujientes.

De esta manera conseguiremos unas patatas horneadas que serán casi idénticas a las fritas, pero con mucho menos aceite

3. Patatas cocidas y fritas

Otra manera de que las patatas no absorban tanta cantidad de aceite consiste en hervirlas primeramente unos 10 minutos, cortadas ya en tiras, para que pierdan la dureza.

Después las dejaremos escurrir bien para que no salte el aceite y las freiremos hasta que adquieran la consistencia habitual.

Sugerencias nutricionales

La patata contiene almidón, por lo que para una mejor digestión, es mejor comerla siempre con algo vegetal (verdura, ensalada, fruta) y algo de proteína (carne, pescado, huevo, legumbre).

Además, si hacemos esta combinación, los efectos de su consumo serán mucho más beneficiosos para nuestro organismo.

En cambio, no recomendamos combinarlas con harinas, como bocadillos, pizza, pasta, etc., ya que eso dificultaría la digestión, sobrecargaría nuestro organismo.

patatas fritas Leszek.keszcysnki

¿Conoces la manzana frita?

Finalmente, te hacemos otra sugerencia todavía más saludable que sorprenderá a toda la familia.

Para ellos tienes que cortar manzanas a tiras, como si fueran patatas, y freírlas del mismo modo, añadiéndoles también la sal.

Su sabor dulce y su textura refrescante convierten esta receta en un aperitivo muy original.

  • Kostik, V., Memeti, S., & Bauer, B. (2013). FATTY ACID COMPOSITION OF EDIBLE OILS AND FATS. Hygienic Engineering and Design Original.
  • Bhardwaj, S., Passi, S. J., & Misra, A. (2011). Overview of trans fatty acids: Biochemistry and health effects. Diabetes and Metabolic Syndrome: Clinical Research and Reviews. https://doi.org/10.1016/j.dsx.2012.03.002
  • Micha, R., & Mozaffarian, D. (2008). Trans fatty acids: Effects on cardiometabolic health and implications for policy. Prostaglandins Leukotrienes and Essential Fatty Acids. https://doi.org/10.1016/j.plefa.2008.09.008
  • Ginter, E., & Simko, V. (2016). New data on harmful effects of trans-fatty acids. Bratislava Medical Journal. https://doi.org/10.4149/BLL_2016_048