Cómo hacer productos de higiene personal caseros

Al preparar nuestros productos de higiene en casa nos aseguramos de que no contienen ningún ingrediente que pueda provocarnos reacciones alérgicas ni componentes nocivos que puedan dañar nuestra salud

Si estás buscando un cambio en tu casa y en tu cuerpo, puedes aprovechar las maravillosas bondades de los productos naturales para tu aseo personal. Son igual de eficaces (o más) que los que se venden en las tiendas pero a la vez, son biodegradables y no contaminan el medio ambiente. Si te interesa ser más consciente en tus acciones cotidianas y estar a favor de la ecología, no dudes en crear tus propios artículos de higiene personal, caseros y naturales.

Shampú de aloe vera

higiene2

Para dejar de utiliza shampú con químicos y sintéticos, que pueden causar irritación u otras reacciones en el cuero cabelludo, es mejor optar por una solución más natural. El aloe vera es ideal para suavizar la dermis, por eso es que se aconseja en caso de heridas o quemaduras, por ejemplo. Para hacer un shampú de aloe precisarás el gel o bien si tienes una planta, puedes cortar algunos tallos para extraer la sabia o sábila. Los ingredientes son:

  • 60 ml de gel de aloe vera o al menos 3 tallos
  • 60 ml de jabón de castilla líquido
  • 5 ml de glicerina
  • 1 ml de aceite vegetal
  • opcional: aceites vegetales
  • medidor
  • recipiente para mezclar
  • botella
  • cuchara
  • embudo
  • toalla o trapo

Junta los cuatro ingredientes principales de la lista, que se pueden comprar en tiendas de medicina natural o alimentos sin problemas. Si usarás el aloe vera de la planta, quita el contenido de los tallos con una cuchara, ten cuidado de no pincharte con las pequeñas espinas que presenta. El corte debe ser longitudinal para poder separar en dos partes. A su vez, puedes añadir a la preparación gotas esenciales de alguna esencia para que tenga aroma a shampú. Hay quiénes optan también por colocar ramitas secas de romero para tratar el pelo dañado o seco.

Mezcla todo en un recipiente con una cuchara o batidor. Añade aceites esenciales si lo prefieres. Te quedará aproximadamente 120 ml de producto para usar. Coloca este shampú en una botella mediante un embudo. Puedes reciclar las de shampú que se terminó. Colócalo en la ducha y listo, ya lo puedes usar para lavarte el cabello las veces que quieras. Antes de usarlo, no te olvides de agitar para que se mezclen nuevamente los ingredientes.

Dentífrico casero

higiene3

El sabor de la pasta dental no es siempre deliciosa, además, cada vez cuesta más cara y tiene componentes que no conocemos y que según algunas investigaciones son adictivas. Puede ser divertido hacer tu propio dentífrico porque además estarás ayudando al planeta. Y dejarás de lado sacarina, sabores artificiales, conservadores, etc. Los ingredientes necesarios son:

  • 110 gr de bicarbonato de sodio
  • aceite de menta
  • sal de mesa
  • glicerina sin olor (no la que se vende para hidratar la piel)
  • opcional: peróxido de hidrógeno (agua oxigenada) para uso casero, no para industrial ni para decolorar el cabello.
  • recipiente
  • cuchara

Coloca el bicarbonato en un recipiente. Este ingrediente tiene la capacidad de limpiar de manera natural, no es tóxico y sirve para blanquear los dientes. Añade 20 gramos de sal fina. Luego, vierte seis cucharadas de té de glicerina para “endulzar” la mezcla. Algunos optan por el xilitol, que es natural y ayuda a cuidar encías y dientes.

Después coloca ¼ taza de agua oxigenada y una gota de aceite esencial de menta (puedes conseguir de otros sabores, esta es la receta tradicional de dentífrico, también hay canela, almendras, vainilla, etc). El peróxido desinfecta la boca naturalmente y blanquea los dientes. Puedes usar agua si no tienes en casa. La menta refresca y da buen aliento. El aceite que utilices no debe contener azúcar ni ser muy ácido porque reaccionará de manera efervescente con el bicarbonato.

Mezcla todo hasta que se forme una pasta. Puedes añadir más agua oxigenada hasta la consistencia deseada. Guarda en un recipiente plástico con tapa para que no se seque. Puedes también limpiar el tubo de dentífrico que habías usado.

Desodorante natural

higiene4

El uso de los desodorantes y antitranspirantes está relacionado, según estudios, al cáncer de mama o la enfermedad de Alzheimer, debido a sus componentes químicos (aluminio sobre todo). Además, no permiten que los poros “respiren” ni eliminen toxinas. Los ingredientes para hacer tu propio desodorante casero son:

  • Recipiente
  • bicarbonato de sodio
  • aceite de coco
  • maicena

En un recipiente de boca ancha coloca ¼ taza de bicarbonato, ideal para eliminar los malos olores de las axilas. Añade la misma cantidad de maicena, que te ayudará a evitar el sudor y que la piel no se irrite. Cubre bien el frasco y agita para que se mezclen. Aplica el polvo con un algodón, una brocha o los dedos directamente.

Si quieres que sea en crema, deberás poner en el fuego la mezcla hasta que se forme una pasta. Deja que se enfríe y ya puedes usarlo con una espátula, por ejemplo o con los dedos.

Jabón casero

higiene5

¿Sabías que puedes hacerlo con aceite de cocina usado? Además de cuidar el medio ambiente estarás utilizando un producto natural y sin grasa animal. Los ingredientes son:

  • 1 litro de aceite usado (colado)
  • 800 ml de agua destilada
  • 150 gramos de soda cáustica
  • Opcional: aceite de coco

Diluye la soda cáustica en agua destilada, colócate una máscara porque suele producir vapores tóxicos. Hazlo en un lugar ventilado o al aire libre. Se producirá una reacción a altas temperaturas, espera que se enfríe. Vierte de a poco el aceite y revuelve constantemente, para evitar que se “corte”. Aromatiza usando aceites esenciales como ser de coco. Vuelca en diferentes moldes y deja que se endurezcan por un mes. Luego lo puedes usar para aseo personal, lavar ropa, etc.

Imágenes cortesía de City Tree, Olga Berrios, Keneth Lu, Liz.

Categorías: Belleza Etiquetas:
Te puede gustar