Cómo cuidar la piel

Elena Martínez Blasco · 7 enero, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico José Gerardo Rosciano Paganelli el 7 enero, 2019
Para cuidar la piel lo mejor es ducharse con agua tibia e hidratarse con productos naturales que no alteren su pH.

¿Sabes cómo cuidar la piel?

La piel es el órgano más extenso de todo el cuerpo y está expuesto a varias agresiones externas. Para cuidarla podemos seguir unos sencillos consejos fáciles de integrar en la vida diaria.

La relajación del agua caliente

Para que la ducha no sea perjudicial, se recomienda evitar el agua demasiado caliente. Para ello es importante que el cuarto de baño tenga una temperatura ambiente cálida, ya que, al entrar a la ducha sin frío, es más fácil aguantar el agua a una temperatura más baja.

El agua caliente puede ser usada puntualmente, durante un minuto como máximo, para relajar la musculatura. En caso de contracturas de la espalda, por ejemplo, se recomienda aplicar el chorro de agua caliente directamente sobre la zona afectada.

Para todo lo demás, recomendamos el agua tibia, la que sea más similar a nuestra temperatura corporal.

cuidar la piel con agua fría

La tonificación del agua fría

Se recomienda evitar el agua fría en la zona de la cabeza; ya que podrían provocar dolor de cabeza. Utilízala en el resto de cuerpo, y témplala para asearte la cara, cuello y cabello.

Algunos de los beneficios del agua fría son:

  • Mejora la oxigenación
  • Ayuda a prevenir y aliviar las varices y la celulitis
  • Reduce el estrés
  • Ayuda a reducir inflamaciones
  • Da firmeza a la piel

cuidar la piel con agua caliente

Para acostumbrarse al agua fría, se puede reducir la temperatura de la ducha poco a poco, o bien alternar agua fría y agua caliente, y terminar siempre con agua fría.

Al salir de la ducha es imprescindible ayudar a nuestro cuerpo a entrar en calor. Para ello, lo mejor es secarse enérgicamente con una toalla.

El pH de la piel

La piel es delicada, por lo que es importante cuidarla de manera natural sin alterarla. Los jabones convencionales suelen tener un pH demasiado agresivo con nuestra piel. Por eso es preferible usar los que están elaborados con ingredientes naturales o que tiene un pH neutro de 5,5.

Una manera de devolver su pH natural a la piel consiste en aplicarse directamente una mezcla de vinagre de manzana y agua a partes iguales.

Regenerar la piel

Para poder hidratarla correctamente, es importante eliminar las células muertas de la piel que le dan un aspecto seco. La mejor manera de conseguirlo es con una exfoliación con ingredientes naturales, para no alterar el pH de la piel.

¿Qué exfoliantes naturales podemos usar?

exfoliante natural para la piel

¿Cuándo la realizamos?

La exfoliación no debe de hacerse demasiado a menudo. Lo ideal es realizarla una vez por semana. Se debe insistir especialmente en zonas donde se acumule la piel muerta, mediante masajes circulares.

La piel puede quedar enrojecida y sensible durante un rato, por lo que no se recomienda exponerla al sol hasta al menos dos horas después, y siempre con protector solar.

Hidratación en profundidad

El mejor momento para hidratar la piel en profundidad es precisamente al salir de la ducha, ya que nuestros poros están abiertos y absorben mejor los nutrientes. Lo mejor es aplicar el hidratante después de secar la piel con una toalla.

La opción más natural es usar un aceite vegetal como el de coco o el de almendras, que además dejan un delicioso aroma. También podemos añadirles unas gotitas de aceites esenciales (naranja, lavanda, limón, menta, etc.).

  • Dees, K. S., & Certified, H. B. (n.d.). The Benefits of Raw Organic Apple Cider Vinegar. Retrieved from http://www.curezone.com/blogs/fm.asp?i=973740
  • Schmid-Wendtner, M.-H., & Korting, H. C. (2006). The pH of the skin surface and its impact on the barrier function. Skin Pharmacology and Physiology, 19(6), 296–302. https://doi.org/10.1159/000094670
  • Robbins, A. C. (1942). The Effects of Hot and Cold Shower Baths upon Adolescents Participating in Physical Education Classes. Research Quarterly. American Association for Health, Physical Education and Recreation, 13(3), 373–380. https://doi.org/10.1080/10671188.1942.10624768
  • KEATINGE, W. R., MCILROY, M. B., & GOLDFIEN, A. (1964). CARDIOVASCULAR RESPONSES TO ICE-COLD SHOWERS. Journal of Applied Physiology, 19, 1145–1150. https://doi.org/10.1152/jappl.1964.19.6.1145
  • Ventajas e inconvenientes de las duchas de agua fría. (n.d.). Retrieved January 5, 2019, from https://www.abc.es/sociedad/20130422/abci-ducha-agua-fria-201304191611.html
  • Beneficios de las duchas con agua caliente – El portal de salud de España. (n.d.). Retrieved January 5, 2019, from https://www.sanidad.es/beneficios-las-duchas-agua-caliente/
  • Beneficios de ducharte con agua fría. – El portal de salud de España. (n.d.). Retrieved January 5, 2019, from http://www.sanidad.es/beneficios-ducharte-agua-fria/
  • La temperatura ideal del agua de la ducha, entre 25 y 30 grados | TodoDermo – TodoDermo. (n.d.). Retrieved January 5, 2019, from https://www.correofarmaceutico.com/tododermo/cuidados-de-la-piel/la-temperatura-ideal-del-agua-de-la-ducha-entre-25-y-30-grados.html
  • Qué hacer si tengo una contractura en la espalda. (n.d.). Retrieved January 5, 2019, from https://www.colchones.es/informacion/que-hacer-si-tengo-una-contractura-en-la-espalda/