¿Cómo hacer reír a un bebé?

Contemplar a un bebé mientras ríe es una de las experiencias más simples, pero a la vez más renovadoras que podemos tener. A continuación, te presentamos algunas técnicas para provocarle risas a un bebé.

Muy pocos pueden resistirse ante la enternecedora sonrisa de un pequeño, en especial su mamá. Por ello, todos intentamos hacer reír a un bebé. De acuerdo con estudios, los niños pueden reírse 300 veces al día como promedio hasta los 6 años de vida. ¿A qué se debe este comportamiento?

¿Por qué sonríen los bebés?

Bebé caminando

Un artículo de la revista Consensus señala que “la risa es una manifestación del estado de placer en los bebés, […] producida por situaciones de juego como el cosquilleo”. Sin embargo, aunque los bebés ya sonríen dentro del vientre de la madre, ello no significa que hayan desarrollado su sentido del humor o la risa.

De hecho, se sabe poco de cómo los bebés hacen la selección de estímulos para percibir el humor. Por ejemplo, se ha encontrado en investigaciones que los bebés de todas las edades del grupo de estudio sonrieron, independientemente del afecto que mostraban sus padres.

No obstante, a partir de los 5 meses de edad, la estimulación paterna influyó en el afecto de los bebés, y esta emoción se intensificó a los 7 meses. Es decir, que cuando los padres intentaron hacer reír a su bebé, estos tuvieron mayores probabilidades de lograrlo.

El desarrollo del humor y la risa en el bebé

En el libro Programa para mejorar el sentido del humor: Porque la vida con buen humor merece la pena!, Begoña García hace un breve recuento del desarrollo del humor en los bebés por edades, el cual te compartimos a continuación:

Primer mes

Los bebés sonríen mientras duermen. Igualmente, sonríen en respuesta a estímulos como el tacto y los sonidos suaves mientras se les arrulla.

Segundo mes

madre-bebé

El bebé da señales ante estímulos externos y sonríen en respuesta a las caras humanas.

Tercer y cuarto mes

En esta etapa el bebé ya domina el arte de “hablar con sonrisas” y aparece la risa, ya sea por estímulos o al jugar con ellos.

Sexto mes

La selectividad de los bebés se incrementa. La cantidad de sonrisas del bebé dependerá del nivel de confianza que tenga con cada persona. Según algunos especialistas, hace falta profundizar en el tema de la risa en los bebés.

Sin embargo, lo que sí se conoce es que la risa en el bebé forma parte de su desarrollo social como un importante medio para comunicarse y un indicador del bienestar.

Ahora que conocemos sobre el desarrollo del humor y la risa en los pequeños será más fácil encontrar cómo hacer reír a un bebé.

Puede que tu bebé no sonría tanto porque tal vez esté enfermo, por lo que te invitamos a leer: 7 señales de que debes llevar tu bebé al doctor.

¿Cómo hacer reír a un bebé?

Si es tu pequeño, no tienes de qué preocuparte, su primera sonrisa suele dedicársela a su madre. Pero si necesitas de técnicas más avanzadas para sacarle una bella sonrisa, te presentamos a continuación algunos consejos.

1. Las cosquillas

estimular a un bebé con síndrome de Down

Las cosquillas son una de las técnicas más sencillas para hacer reír a un bebé. Esto se debe a que el tacto es la primera percepción sensorial del bebé. Este efecto es natural debido a que por medio del contacto físico se activan determinados puntos nerviosos.

Además, la piel del bebé es muy suave y sensible. Por ello, las cosquillas producen fácilmente una respuesta en el pequeño haciéndole sonreír.

2. Un buen baño

Los bebés se relajan en un ambiente confortable. Debes aprovechar dichos momentos para hacer reír a un bebé pues es más probable que sonría mientras está calmado. Un buen ejemplo ocurre durante la hora del baño.

Si ya tienes niños pequeños, debes saber que: ¡Los niños disfrutan tanto del agua que luego no quieren salir de la tina! Y es que están acostumbrados al ambiente acuoso desde que fueron engendrados. Así que juega con él y verás que, tanto tu hijo como tú, se lograrán divertir como nunca.

Aprende: ¿Cómo podemos estimular a un bebé en los primeros 6 meses de vida?

3. Juguetes y peluches

bebe-dormido-en-su-cuna-abrazando-un-peluche

Para los bebés todo es nuevo y fantástico. Por esa razón, mover los peluches como si tuvieran vida y hacerlos hablar les divierte mucho. No importa que digas cosas sin sentido porque: ¡A los bebés les fascina!. Por ello, hacer tonterías es válido en procura de ganar una sonrisa de tu pequeño.

4. ¡Peekaboo!

El peekaboo es un juego muy sencillo que, además de divertir a tu bebé, le ayuda en su desarrollo intelectual. Generalmente, los bebés de ya 8 meses pueden participar en este juego. Lo único que necesitas es esconder tu rostro detrás de tus manos y dejar que él te encuentre.

Después de unos segundos, descubre tu cara y haz algún gesto gracioso o bien puedes decir “¡Pekaboo!”. Él se sorprenderá y empezará a reír. Aunque parezca un juego bobo, ayuda al bebé a aprender sobre la permanencia del objeto.

Asimismo, le permite distinguir diversas expresiones emocionales, desarrollar habilidades motoras, entre otros beneficios. Este juego también funciona escondiendo objetos detrás de telas o almohadas.

5. Miradas divertidas

Bebé-cogido-en-brazos-por-su-padre

Desde que nace, el bebé aprende a leer los rostros de su padre y su madre. Además, se convierte en su espejo, como ocurre en un juego de mímica. Por esta razón, otro truco básico para hacer que tu bebé ría es lanzarle miradas coquetas o hacer muecas divertidas.

Puede que cueste algo de trabajo, pero intenta acercarte a unos 20 o 40 centímetros de su rostro. ¡Lánzale una gran sonrisa y a jugar! Este ejercicio le permitirá al pequeño reconocer los distintos significados de los gestos y también le servirá como medio de expresión del lenguaje corporal.

En conclusión, las risas y las sonrisas son la gran puerta del desarrollo social y emocional de un bebé. Esperamos que con estos trucos se diviertan mucho y más importante aún, su relación se fortalezca.

Categorías: Bebés Etiquetas:
Te puede gustar