Cómo hacer tu propio exfoliante casero

Si tienes el cutis sensible, ten mucho cuidado a la hora de exfoliar. Si ves que la piel se irrita, interrumpe el tratamiento. Recuerda aplicar una crema hidratante después

Para lucir una piel hermosa no siempre hay que gastarse una gran cantidad de dinero. Uno de los pasos que no pueden faltar en la rutina de belleza es la exfoliación, y con productos naturales puedes preparar tu propio exfoliante.

Queremos darte una receta para que prepares el tuyo en casa. Es rápido, se hace con ingredientes que seguro tienes a mano y es muy efectivo. Pero antes, te vamos a explicar por qué es tan importante exfoliar la piel.

¿Por qué es tan importante exfoliar la piel?

Mujer aplicando un exfoliante

La piel es uno de los órganos más importantes (y más grandes) del cuerpo. Por una parte, nos protege frente a agresiones externas. Por otra, ayuda a eliminar esas toxinas que acumula el organismo.

Estas son las razones por las que es esencial mantener la piel limpia y en perfecto estado, y no solo por una cuestión de belleza. En este sentido, la exfoliación limpia la piel, arrastrando las células muertas y la suciedad. ¿Qué beneficios nos aporta?

  • Previene el envejecimiento.
  • Activa la circulación.
  • Estimula el sistema linfático.
  • Prepara la piel para otros tratamientos de belleza, como la depilación.
  • Ayuda a una mejor absorción de cremas hidratantes y nutritivas.
  • Hace que la piel esté más tersa y suave.
  • Permite que la piel “respire” mejor.

¿Cuándo y cómo hay que exfoliar la piel?

Si eres joven debes evitar exfoliantes a base de retinol (vitamina A) o ácidos frutales (denominados alfa-hidroxiácidos) porque ejercen una acción demasiado activa y podrían llegar a dañar tu piel.

Por otra parte, si tienes la piel grasa es debes exfoliar la piel con cierta frecuencia. Pero si la tienes seca, deja pasar unos días (una o dos semanas). En cualquier caso, no es bueno abusar de este procedimiento.

Para saber si la exfoliación es excesiva fíjate si aparece una zona rojiza sobre la piel de la parte superior de la mejilla. Si  sucede esto, interrumpe la exfoliación. Si piensas que has frotado demasiado fuerte, rebájalo, y si piensas que es por los productos, deja de utilizarlos.

Un consejo más: nunca exfolies la piel seca, te arriesgas a provocar serios daños. Tampoco lo hagas si la tienes quemada por el sol o tienes algún tipo de irritación o eccema.

Lee también: Cómo preparar mascarillas naturales para la piel seca

Cómo elaborar tu propio exfoliante casero

Ahora que sabes lo importante que es mantener tu piel limpia de células muertas, vamos a explicarte cómo hacer tu propio exfoliante casero. Es muy sencillo, apenas tardarás unos minutos en tenerlo listo.

Exfoliante casero

Ingredientes

  • Un puñado de avena (50 g)
  • Tres cucharadas de azúcar (45 g)
  • Medio limón (si tienes la piel grasa) o agua (para piel normal o seca)

Preparación

  • En una batidora introduce primero la avena y el azúcar y tritúralo. Al mezclar estos dos ingredientes proporcionarás una limpieza profunda pero suave que no va a dañar nuestra piel.
  • Ahora exprime medio limón en la mezcla. El limón es un astringente que limpia y purifica la piel. Debes de mezclar todo bien para que quede una pasta uniforme.

No es necesario que prepares tu propio exfoliante justo antes de aplicarlo. Si quieres tenerlo ya casi listo, tritura solo la avena y el azúcar y añade limón o agua, según tu piel, cuando te lo vayas a aplicar.

No te pierdas: Los 7 mejores consejos para rejuvenecer tu piel de manera natural

Aplicación

  • Con la cara limpia y húmeda aplícalo con la mano, que también debe de estar limpia, formando círculos hacia fuera. Después retíralo con agua.
  •  Si usas tu propio exfoliante con limón ten la precaución de aplicarlo por por la noche. Usa un protector solar al día siguiente
  • Puedes usar un cepillo de dientes suave para exfoliar con más profundidad.
  • Después de exfoliar, es conveniente usar un tónico o una crema hidratante.

Como ves, es muy fácil elaborar tu propio exfoliante, así que no dudes en incorporarlo a tu rutina de belleza. Te ayudará a tener la piel mucho más limpia y también más sana.