¿Cómo hacer un dentífrico natural?

Al elaborar el dentífrico en casa nos aseguramos de aprovechar las propiedades de sus ingredientes en su totalidad, así como de no incluir ningún elemento que pueda ser perjudicial para nuestra salud

Últimamente el interés de las personas por obtener productos naturales se ha incrementado. Lo cierto es que cuando tienes la posibilidad de preparar tus propios productos de manera natural, como un dentífrico, asumes el control sobre los elementos que aplicas cobre tu cuerpo.

Esto puede ayudarte a prevenir problemas como irritaciones cutáneas o dolencias derivadas de cómo tu cuerpo reacciona a ciertos elementos.

En este caso, queremos ofrecerte una receta sencilla y casera para elaborar tu propia pasta de dientes que, además de ser natural, es más económica que la que puedes comprar.

¿Cómo preparar mi propio dentífrico?

Te daremos 3 opciones para preparar tu pasta dental. Puedes elegir la que más se ajuste a tus preferencias.

Dentífrico a base de bicarbonato de sodio y coco

Beneficios del coco

Para esta receta necesitas los siguientes ingredientes:

  • 1. Aceite de coco.
  • 2. Bicarbonato de sodio.
  • 3. Hierbabuena picada o canela (al gusto)
  • 4. Esencia comestible de menta. En este caso, puedes usar aproximadamente 20 gotas de la esencia. La cantidad varía dependiendo del sabor que se desee.

¿Cómo se hace?

Primero, debes poner todos los elementos en un recipiente, excepto la esencia de menta. Ésta la debes agregar poco a poco, hasta que encuentres el punto deseado de acuerdo al sabor que quieras.

La pasta debe adquirir un aspecto líquido debido al efecto del aceite de coco, que va derritiéndose con la temperatura.

Al tener tu pasta en el estado que deseas, te recomendamos conservarla en el refrigerador. Esta fórmula te permitirá disfrutar no sólo de un aliento fresco, sino que te ofrecerá un sabor agradable. Además, contarás con agentes antibacterianos, proporcionados por el aceite de coco.

Dentífrico a base de infusión de hierbas

Hierbabuena

Para elaborar este dentífrico necesitarás ingredientes naturales, como:

  • 1. Bicarbonato de sodio
  • 2. Agua oxigenada (Peróxido de hidrógeno al 3%)
  • 3. Sal
  • 4. Efusión de hierbas aromáticas (Salvia, menta, tomillo, estevia, lavanda, hierbabuena) Puedes usar una de éstas o varias. Eso depende también del sabor que quieras darle (la hierba esencial es la menta). Las hierbas aromáticas no sólo darán sabor, sino que aportarán sus propiedades antisépticas.

¿Cómo hacerlo?

Es muy sencillo. Primero, mezcla en un recipiente 4 cucharadas de bicarbonato de sodio, 3 cucharadas de agua oxigenada y una cucharada de sal. Revuelve muy bien hasta que tu mezcla adquiera un aspecto homogéneo y una textura similar a la de la pasta.

Después de tener tu mezcla con esas condiciones, puedes añadir la infusión de hierbas a tu creación: le darán un sabor y un aroma riquísimos y naturales.

Ver también: Bicarbonato de sodio: la pesadilla de la Industria Farmacéutica

Dentífrico de sal marina

Bicarbonato

Ahora vamos a elaborar un dentífrico empleando los beneficios de la sal marina. Necesitarás los siguientes elementos:

¿Cómo se hace?

El procedimiento es incluso más sencillo que el de las anteriores pastas. Simplemente, debes mezclar todos los ingredientes hasta obtener una mezcla homogénea que haya adquirido aspecto de pasta. A medida que vayas mezclando, sabrás si necesitas más agua. De ser así, agrégale un poco.

Es importante que tengas en cuenta lo siguiente: no es recomendable que la uses todos los días, puesto que puede ocasionar daños a tu esmalte dental.

El mejor uso que puedes darle es aplicártela una vez a la semana para lograr el objetivo particular de esta pasta: ofrecerle una limpieza profunda a tu dentadura.

NOTA: Si deseas, puedes agregarle a tus pastas ingredientes naturales, como el aceite esencial de árbol, de té, de hierbabuena o de naranja.

Recuerda…

El hecho de elaborar tu propia pasta dental a base de plantas medicinales y productos naturales te está asegurando un mayor cuidado en tu cavidad oral. También está actuando de manera sana en tu higiene bucal, apoyándose en las propiedades antisépticas e incluso anti-inflamatorias de algunas de las hierbas que usas.

Además, con ello estás previniendo los efectos tóxicos de ciertos productos artificiales, muy a menudo implementados en las cremas dentales.