Cómo hacer un galón de jabón líquido económico

Puedes sustituir la glicerina por aceite de oliva para que el jabón sea más humectante.

Indudablemente, el jabón líquido que usas en tu hogar, es un producto que se consume en abundancia, sobre todo, si la familia es grande.

El jabón líquido se puede usar tanto para la higiene personal como para lavar los platos. A lo largo del artículo se explican diferentes recetas muy sencillas para evitar tener que comprarlo.

Para ahorrar un poco de dinero o tener una alternativa más saludable, puedes hacer un galón de jabón líquido económico y rápido. ¿Cómo? Presta atención al siguiente artículo.

Diferentes recetas de jabón líquido para higiene personal

A continuación, se desarrollan 3 recetas diferentes para elaborar de manera económica y sencilla este producto tan necesario en los hogares.

Receta N° 1

Los ingredientes que necesitarás son: un recipiente con dispensador, un jabón en pastilla de cualquier fragancia, glicerina líquida o aceite de oliva y agua destilada.

Para empezar, ralla el jabón con un rallador de queso, o bien, despedázalo tanto como puedas. Después, calienta  agua destilada en una cacerola. La proporción es de tres tazas de agua por cada taza de jabón rallado.

Introduce el jabón y calienta a fuego lento removiendo hasta que el jabón se disuelva. Cuando ya esté listo, retíralo del fuego y añade la glicerina vegetal.

Puedes usar aceite de oliva si te resulta difícil encontrar glicerina latera, además el aceite es más humectante. Si quieres que tenga algún aroma en particular, le puedes añadir unas gotas de aceite esencial como de lavanda. Deja que se enfríe y luego vierte el producto final donde quieras guardarlo.

Lavar-las-manos-y-eliminar-bacterias

Receta N° 2

Esta opción es similar a la anterior, con la diferencia de que no tienes que calentar la mezcla. Para llevarla a cabo necesitas:

  • 65 gramos de jabón rallado.
  • 330 ml de agua destilada.
  • 30 ml de aceite de almendras (ideal si tienes la piel seca).
  • 20 gotas de aceite esencial a elección.

Coloca todos los ingredientes en la licuadora o en una batidora y mézclalos bien. Si no dispones de estos instrumentos, también puedes removerlos con una cuchara hasta que quede toda la mezcla homogénea.

Receta N° 3

En el caso de esta receta, obtendrás un producto de mayor calidad en comparación con el de las dos anteriores. Los ingredientes necesarios para poder hacerla son los siguientes:

  • 1L litro de agua.
  • 25 gramos de soda o sosa cáustica en escamas.
  • 125 ml de aceite de oliva.
  • Una pizca de sal.

Una vez que tengas todos los ingredientes listos, coloca el agua en una botella de plástico, que será el recipiente en el que almacenarás el producto final, así que elígela a tu gusto.

Después, añade la soda cáustica. Recuerda cubrirte la nariz y la boca y usar gafas protectoras para los ojos ya que este producto puede ser irritante.

A continuación, añade el aceite de oliva y por último la sal. Tapa bien la botella y agita enérgicamente para que todo se integre y tenga una apariencia homogénea.

Durante 15 días debes remover dos veces al día y mantener en un sitio oscuro y fresco. Una vez pasado este tiempo, puedes aromatizar el jabón líquido con aceites esenciales.

 

Receta de jabón líquido para lavar los platos

Como hemos dicho, el jabón líquido tiene muchos usos como por ejemplo el que hemos visto en el apartado anterior de higiene personal.

Sin embargo, también es un producto imprescindible a la hora de lavar los platos. Esta es una receta sencilla para poder elaborar jabón líquido en casa y poder ahorrar algo de dinero.

Los ingredientes que necesitas son:

  • Bórax.
  • Bicarbonato de sodio.
  • Jabón de Castilla.
  • Agua.
  • Aceite esencial a elección.
  • Vinagre blanco destilado.

Para elaborarlo, vierte en una taza de agua de 250 ml dos cucharadas  de vinagre blanco destilado. Después,  caliéntalo en una olla a fuego medio y cuando comience a hervir reduce el fuego.

Luego, vierte una taza de bórax y otra de bicarbonato. Remueve bien hasta que todo esté bien mezclado y añade media taza de jabón de Castilla sin dejar de remover.

Por último, añade un aceite esencial que más te guste, por ejemplo de limón. Cuando se enfríe pasa el jabón líquido a un frasco de vidrio con tapa.